Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Rescatan mexicanos Tumba Tebana del segundo profeta del dios Amón

21/01/2011 06:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

* Descubren piezas y objetos que aportan novedades sobre la cultura egipcia * Concluyó sexta etapa de rescate de la “TT39” perteneciente a Pui-Em-Re México, 21 Ene. (Notimex).- El equipo de especialistas mexicanos, entre arqueólogos, restauradores y arquitectos, encabezado por Gabriela Arrache, culminó la sexta etapa de reconstrucción de la Tumba Tebana 39 (“TT39”), de Pui-Em-Re, segundo profeta del dios Amón durante el reinado de Hatshepsut. Así lo dio a conocer hoy Gabriela Arrache, doctora y presidenta de la Sociedad Mexicana de Egiptología (SME), quien en conferencia de prensa enfatizó que con el trabajo realizado, “México ya está inscrito en el Libro de Hallazgos del sitio arqueológico más importante del mundo, lo que es motivo de orgullo”. Explicó que durante los trabajos de la expedición mexicana se encontraron pedazos de la fachada y estatuillas de la época de la dinastía XVIII, conocidas como “ushabtis”, y objetos únicos de la época de la construcción de la tumba, de hace 3400 años. El proyecto, dijo, podría continuar por cuatro años más. Entre los hallazgos se encuentran martillos de madera, conos de adorno de tumbas con inscripciones y cientos de fragmentos que agilizan desde ahora la restauración de un gran mural. “La meta es convertir el monumento funerario de la ciudad en un sitio abierto al público y devolverle su esplendor original”, señaló. La especialista recordó que la labor de Dulce María Grimaldi, Luis Eduardo Amaro, Patricia Meehan, Alicia Valdés, Angelina Macías Goytia, José Topiltzin List, Félix Valdés Corral, Gabriela Bautiza, David Jiménez, Enrique Sánchez Gómez y Manuel Villarruel Vazquez, fue reconocida en Egipto. Con el apoyo de una serie de fotografías, diagramas y mapas, Arrache explicó que el equipo de especialistas reconstruyó la estructura y decoración de la tumba, y ahora se pretende hacer un estudio profundo en cuanto a sus murales, repletos de escritura y escenas, lo que permitirá una aportación más a la historia de la cultura egipcia. Luego de esta sexta etapa de excavación, el Servicio de Antigüedades de Egipto abrió un libro para registrar, por primera vez, los objetos hallados por la misión arqueológica mexicana, y por su trascendencia, las piezas y una muestra fotográfica del trabajo se exhiban en el Museo de El Cairo, en abril próximo. Sobre los hallazgos más relevantes realizados entre 2005 (año en que partió por vez primera la expedición mexicana a Egipto) y 2010, la doctora mencionó que luego de quitarle más de 600 toneladas de escombros, hoy es posible admirar la fachada, desde el camino, al Templo de la reina en Deir-El-Bahari. Durante su exposición audiovisual, Gabriela Arrache puso de relieve que la Tumba Tebana 39 se compone de un patio con un pórtico en el exterior, mientras que en el interior hay un corredor que da acceso a tres cámaras y en todo el edificio se observan relieves de gran calidad y escritura jeroglífica. En 2007 se trabajaron tres capillas, la central decorada como templo funerario sin dar la impresión de ser una tumba; se laboraron los relieves directamente en la roca, y se observó que los relieves son de una gran belleza, con una conservación de colores intensos, aun después de tantos años de existencia. Durante 2008 se logró, con éxito, restituir fragmentos importantes de muros dentro de la “TT39”, así como la consolidación de murales a punto de perderse, y se iniciaron trabajos de limpieza que devolverán su belleza a la tumba que perteneció a un noble de la XVIII dinastía, agregó. En 2009 se restituyeron más de 70 fragmentos en las paredes de la tumba y se removió material del frente del patio, demostrando que se trata de una mediana explanada, lo que confirmó la teoría mexicana en el sentido de que este monumento no sólo fue una tumba, sino un importante templo funerario. Durante 2010 se repusieron casi 100 fragmentos en las paredes, recuperando su belleza original; se hallaron objetos únicos, de hace 3 mil 400 años, como los “ushabtis” de madera, figuras con forma humana que se ponían en la tumba para que, mágicamente, ellos hicieran el trabajo que el muerto debía hacer en el más allá. También se encontraron seis conos funerarios, que se ponían a la entrada de las tumbas, con las inscripciones en perfecto estado, lo que permitirá determinar a qué tumbas pertenecen, aunque hay uno que claramente es un culto a “Ra”, Dios del Sol, con inscripciones y la figura del sacerdote.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
219
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.