Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Otakutlan escriba una noticia?

Reseña: El lugar donde todo termina

17/06/2013 09:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Derek Cianfrance , director del agridulce romance "Triste San Valentín" vuelve con un drama hipnótico que retrata la voluntad de superar tragedias familiares a pesar de un panorama adverso. Un círculo violento que amenaza con repetirse generación tras generación, así como la ausencia y búsqueda de la figura paterna en medio de un entorno (humilde o acaudalado) de cualquier forma decadente, pone a prueba a un conjunto de personajes todos ellos víctimas de sus decisiones, acaso ingenuas, pero con terribles consecuencias.

¿De qué trata?

Luke (Ryan Gosling) se gana la vida, o al menos intenta hacerlo, participando en una atracción de motocicletas dentro de una feria itinerante. Como cada año monta su espectáculo en el condado de Schenectady, Nueva York, donde Romina (Eva Mendes), uno de los tantos amoríos que el rebelde motociclista siembra en el camino, lo busca con la intención de informarle que es padre de un varón de apenas tres meses de edad. Esta noticia inesperada cambia la perspectiva de Luke, quien decide sentar cabeza y cumplir con la obligación natural de cualquier padre: proveer seguridad y cariño a su hijo, sólo que el salario mínimo no le permite si quiera cubrir sus necesidades básicas.

Situaciones desesperadas requieren acciones desesperadas, así que Luke aprovecha su talento con la motocicleta para asaltar pequeños bancos. Esta decisión detona la trama de la película que involucra a Avery Cross (Bradley Cooper), un novato que busca ascender como la espuma dentro del corrupto departamento de policía local, pero tras una persecución trágica su vida quedará vinculada con la del asaltabancos para siempre, tanto, que el paso del tiempo se encargará de cobrar factura 15 años más tarde.

Lo bueno

Las actuaciones de Ryan Gosling y Bradley Cooper. Sus nombres impresos sobre los posters promocionales no son simple mercadotecnia barata apegada a los estándares del star system . Desde que la película inicia el peso de la historia recae sobre sus hombros y cuando les corresponde resuelven con talento y soltura las situaciones dramáticas a las que son expuestos. Si bien es cierto que en Luke se asoman similitudes con el misterioso conductor de Drive (Winding Refn, 2011), en esta ocasión su personaje transita por un abanico de emociones mucho más amplio, lo cual confirma en el nominado al Oscar que la estatuilla de la Academia es sólo cuestión de tiempo. Por su parte, el franco ascenso de Cooper es una realidad y no es casualidad que lo haya conseguido en el circuito de películas independientes, que desde hace tiempo ofrece mucho mejores historias y personajes que el comercial.

Más sobre

La atmósfera envolvente que retrata un Estados Unidos deprimido, con el sueño americano desquebrajado y a pesar de ello con la firme intención de cuando menos permanecer a flote, se la debemos al magnífico trabajo de Sean Bobbitt , quien logra acaso una de las mejores fotografías en lo que va del año. Su paleta diluida en colores apagados y hacia el final mucho más cálidos, construye un discurso visual inolvidable.

Por último y no menos importante, una banda sonora apetecible a cargo de Mike Patton . Con lapsos oscuros y transgresores, no impiden conmover en el público sus fibras más sensibles, por ejemplo, el tema "The Snow Angel" o la colaboración de Ennio Morricone con "Ninna Manna per Adulteri" le quiebran el alma a cualquiera.

Lo malo

Construida en tres tiempos, la variación de personajes y situaciones resulta un tanto irregular. Por supuesto que la trama inicial que protagoniza Gosling opaca a los dos tercios subsecuentes aunque mantienen ritmos y tonos dramáticos similares. Claro que los giros inesperados revitalizan la atención del público, pero no logran convencer y encantar tanto como el personaje de Luke lo hace desde el principio. Detalles evidentes sin embargo menores que no afectan severamente al filme en su conjunto.

Conclusión

"El lugar donde todo termina", resulta en otro contundente triunfo del cine independiente norteamericano sobre la anestesia y autocomplacencia de los grandes estudios de Hollywood. Con un drama arriesgado, un guión sobresaliente, actores que de verdad actúan y la fina dirección de Derek Cianfrance, nos encontramos frente a una película que ocupará, sin duda, un sitio en los anaqueles de la memoria como una de la mejores de este año. ¡Prohibido perdérsela!

Calificación:


Sobre esta noticia

Autor:
Otakutlan (56 noticias)
Fuente:
otakutlan.blogspot.com
Visitas:
278
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.