Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Hablandodeciencia escriba una noticia?

Reseñas HdC: Masters of Sex

13/08/2014 07:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Masters of Sex

Año: 2013

Duración: 60 min.

Directores: Jennifer Ge tzinger , Michael Dinner , Michael Apted

Intérpretes: Michael Sheen, Lizzy Caplan, Caitlin Fitzgerald, Teddy Sears, Nicholas D'Agosto

País: Estados Unidos

Guión: Noelle Valdivia, Michelle Ashford (Libro: Thomas Maier)

Número de temporadas: 2

Web oficial: http://www.sho.com/sho/masters-of-sex/home

SINOPSIS

Masters of Sex es una serie que hasta la fecha cuenta con dos temporadas, en la que se narran las peripecias que atraviesan William Masters y Virginia Johnson para llevar a cabo un pionero estudio sobre la sexualidad humana, tema tabú y por tanto desconocido para la comunidad científica hasta entonces. Ambos deberán enfrentarse a problemas tanto personales como en el ámbito científico, que deberán resolver si quieren continuar en su empeño de desvelar los aspectos fisiológicos de nuestra sexualidad.

La serie está basada en la vida real de estas dos personas, cuyo trabajo acabó revolucionando la forma de concebir la sexualidad, especialmente la femenina, en Norteamérica durante los años 60.

Y después de esta breve sinopsis, vayamos al meollo del asunto: considero Masters of Sex, sobretodo en sus primeros capítulos, una serie magnífica, por varios motivos.

El principal es que va mostrando cuáles son las etapas del método científico. Los autores parten de unas hipótesis que pueden romper o no con las creencias establecidas hasta el momento, diseñan un protocolo experimental para validar o refutar sus hipótesis (que, como se verá, no siempre podrán llevar a cabo por falta de medios) y después de obtener cientos de datos con los que elaborar análisis estatísticamente significativos, deducen sus conclusiones. Muestra, además, que todo es susceptible de estudiarse científicamente.

En contraposición a lo que estamos acostumbrados a ver en televisión, donde arácnidos radiactivos hacen que un tipo corriente pueda ponerse a escupir telas de araña, o donde se dan infinidad de cosas por sentadas sin tener absolutamente ninguna prueba de ello, es sencillamente maravilloso encontrar una serie donde se rinde culto a la racionalidad y la ciencia.

Por otro lado, describe a la perfección algunas de las relaciones que se establecen entre la ciencia y la sociedad: Bill y Virginia tienen infinidad de problemas para lograr que el simple planteamiento de su estudio sea aceptado. En una sociedad repleta de tabús y cruzada por la religión, el machismo y la homofobia, tienen que lidiar con diversas personalidades para conseguir financiación, para poder llevar su estudio en un entorno seguro y en general para que sus análisis sean considerados como Ciencia y no como el vulgar producto de unos pervertidos con talento.

Más sobre

Según van avanzando en los estudios, revolucionan conceptos muy arraigados en el imaginario colectivo, como la cópula como único medio de satisfacción de la mujer. Me gustó especialmente la parte en la que empiezan a cuestionar los planteamientos de Sigmund Freud, quien estableció el paradigma vigente hasta entonces para la psicología y en especial la sexualidad humana, que eran ciertamente misóginos y carecían de soporte científico. Así, no solamente establecen sus estudios en un laboratorio, sino que contribuyen a un cambio significativo en el pensamiento de las diferentes capas sociales.

Otra de las relaciones entre ciencia y sociedad es aquella inevitable que surge del hecho de que los científicos son también personas. La tensión entre ambos investigadores, las dificultades que atraviesa Virginia para conciliar su vida laboral y familiar, los problemas conyugales de Bill... pone de relieve que la Ciencia no es un ente abstracto hecha por personas muy listas que viven en las lunas de Venus, sino que son personas de carne y hueso que deben aprender a conjugar su pasión por la Ciencia con problemas algo más mundanos.

También me gustaría resaltar cuánto hace reflexionar esta serie en cuanto al contenido social. En ella se plantean cuestiones tan importantes como el feminismo (se pone de relieve varias veces la falta de mujeres en un campo como la obstetricia, Virginia es menospreciada en varias ocasiones por el hecho de ser mujer), la concepción del amor romántico como anticuado, la religión, la homofobia, los maltratos infantiles, la falta de educación sexual... Para mí fue especialmente emotivo cuando se leyeron unas líneas de Simone de Beauvoir en El Segundo Sexo, obra capital para entender el feminismo moderno.

Ya por último, decir que a partir del capítulo 5-6 de la primera temporada el espíritu científico empieza a diluirse un poco. En general no me gusta este giro, aunque se siguen tratando los temas antes citados.

En definitiva, y pese a mis recelos respecto a ciertos capítulos, es una serie altamente recomendable, que trata el sexo de forma respetuosa y nos enseña las bases de la ciencia y las relaciones que ésta establece con la sociedad. Espero haberos animado a verla, y se agradecerán todos los comentarios que podáis tener.

Cristina Novillo Ibáñez

Share

Sobre esta noticia

Autor:
Hablandodeciencia (206 noticias)
Fuente:
hablandodeciencia.com
Visitas:
1548
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.