Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Respeta Centro Cultural “Elena Garro” estructura original del inmueble

10/10/2012 02:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Intervenir el inmueble construido en los albores del Siglo XX en el número 43 de la calle Fernández Leal, en Coyoacán, para convertirlo en un centro cultural, ha sido uno de los más grandes desafíos profesionales de la arquitecta Fernanda Canales (Ciudad de México). “El reto mayor fue conservar esa casa, catalogada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), sin dañar su estructura original, al tiempo que debía crear un espacio lleno de luz, donde los libros lucieran y cuya atmósfera invitara al público”. Durante una entrevista con Notimex, la arquitecta responsable de convertir esa casona porfiriana en el moderno Centro Cultural “Elena Garro”, apenas inaugurado el viernes pasado, explicó que se enfrentó a un reto “cuyas aristas eran contradictorias: Por un lado no tocar, y por el otro, convertir”. Canales detalló que mientras las autoridades encargadas de conservar los sitios, monumentos y edificios históricos pidieron respeto para el inmueble, “el cliente demandaba un espacio moderno, iluminado, ventilado y con las instalaciones adecuadas para conferencias, presentar libros y leer a gusto”. De esa manera, dijo, esa añeja casa con muchos cuartitos, ventanas pequeñas y poca entrada de luz natural, debía ser transformada, con ingenio, talento y buen gusto, en un espacio transparente. “Al final, el proyecto ofreció ambas cosas: Respetando la casa, le adicionó elementos modernos y funcionales”. Según el proyecto arquitectónico, al frente de la casa se construyó un gran marco, una especie de portería de triple altura con ventanas monumentales a la calle, lo que crea un atmósfera que invita al transeúnte a pasar, a ver y leer los libros y conocer cada uno de los espacios con sus respectivas actividades. Los usuarios que ya acuden desde el pasado fin de semana al centro cultural cuentan con todas las comodidades que exige un recinto de esta naturaleza, dejó ver la entrevistada. “Se tiene salón de usos múltiples, estacionamiento, aulas y servicios sanitarios, así como amplias áreas de exhibición de libros”. Detalló que el programa fuerte de servicios que tiene programado el centro cultural para el público amante de la literatura, y las Bellas Artes en general, se lleva a cabo en los espacios posteriores del inmueble, mientras que en el frente se abrió una cara pública con la idea de que todos la vean desde fuera. “Lo anterior se conformó a partir de una serie de jardines, patios y tragaluces que fueron tejiendo el proyecto con la experiencia de haber realizado teatros y algunas intervenciones para crear espacios públicos similares, con mucha interacción de la gente. Aunque en menor escala, aquello fue similar a ésto”. Esos proyectos anteriores sirvieron de base para echar a andar el proyecto de convertir la casa construida en los primeros años del Siglo XX en lo que es hoy, un recinto cultural de barrio en una colonia muy configurada, cobijada por una importante carga histórica que se respeta y acomoda al Siglo XXI. El Centro Cultural “Elena Garro” es amigo de la naturaleza y de la ecología. “Había otra serie de complejidades, como la vegetación, que aprovechamos para hermanar lo viejo y lo nuevo. El deseo era conservar lo existente en oposición, al final conciliada, con una imagen fresca y contemporánea”, dijo. Resolvió rescatar los árboles que ya existían en el frente de la casa y con el nuevo diseño, quedaron dentro de la librería, bajo un conjunto de tragaluces, y se diseñó y construyó un jardín perimetral que cubre todo el inmueble hasta conectarlo con la calle, comentó la arquitecta hoy en la renacida casa. Para alcanzar el objetivo, Canales se apoyó en un grupo multidisciplinario de profesionales del INBA, del INAH y del Colegio de Arquitectos, quienes le dieron asesoría en las áreas de estructuras, restauración, iluminación, sonido y acústica y expertos en “cómo no tocar una casa y sí sacarla a la calle”.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
154
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.