Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Todo responde a algo, nada es al azar/José Manuel Tovar Herrera

27/08/2013 10:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

José Manuel Tovar Herrera

México siempre ha sido un país muy rico, no solo en el terreno de los recursos naturales, también en lo social, histórico y cultural. Se pueden realizar muy buenos trabajos de investigación. Basta con ver de manera creativa los procesos, hechos y personajes para poder comprenderlos. Pero tenemos un problema, y es que hoy día, nos hemos visto envueltos en un paradigma que nos invita a no reflexionar, sino a vivir tal como se presenten las cosas. Esto puede responder a mil y un motivos, lo importante es que hay un desencanto impresionante por conocer y estudiar lo social, lo histórico y lo cultural (va incluido lo artístico), ello bajo la suposición de que no es tan productivo como las ciencias liberales o napoleónicas y ciencias exactas.

Todos podemos llegar a tener una conciencia histórica, a diferentes niveles, pero la tenemos. Se podrá tener una conciencia histórica-social, económica o básica, es decir, solo se conocen cuestiones que se han aprendido a través del modelo nacionalista-revolucionario... la historia de los héroes, nombres y fechas. Todos dicen que es bueno saber algo de historia y también todos dicen saber de historia. No obstante, cuando se tiene enfrente se reniega de ella, se le aísla o hasta se le ataca (la mayor de las veces). Esto nos hace darnos cuenta de muchas cosas; la primera que la sociedad mexicana parece resistirse a los cambios, le tiene miedo al futuro, mejor dicho, a uno diferente; no quiere, mucho menos le interesa saber el porqué de las cosas, si se ve afectada por algo, ya es motivo para que sea calificada categóricamente de mil maneras; se ha mal interpretado que México es un país de clase media, en el cual todos tenemos acceso a internet, que todos podemos leer noticias acudiendo a fuentes distintas a las convencionales (televisión y radio), es decir, damos por hecho que todos son de la misma condición que el león; finalmente, la sociedad está desencantada de todo, principalmente aquellas generaciones que vieron truncadas sus luchas en los sesenta, setenta, ochenta y noventa. Asimismo, las generaciones nacidas a finales de los ochenta y en las posteriores, no tienen interés en nada, son víctimas de una globalización mal encausada, de una desideologización, desorientación y sobre todo, de una desintegración familiar y social, lo cual los ha hecho proclives a engrosar las filas del Crimen Organizado, entre otras más.

Ante todo ello y la falta de conciencia socio-histórica, gran parte de la sociedad mexicana no comprende que estamos ubicados en un país de constantes movilizaciones sociales, que desde hace mucho tiempo siguen activas. Qué muchas de ellas han respondido a diversas problemáticas sociales, cupulares o entre grupos sociales. Si bien muchos de ellos también se han resistido a rencauzar su ideología para no vivir en los años anteriores a la caída de la Unión Soviética; otras han tratado de cambiar de estrategia para poder alcanzar sus objetivos.

Los descontentos, confrontaciones, traiciones y fracturas entre grupos es algo "normal", me refiero a normal, porque la totalidad de ello responde a la falta de acuerdos o a la falta de respeto hacia los mismos, también a cuestiones ideológicas. Muestra de ello han sido los cientos de sindicatos independientes y organizaciones que buscan no responder a intereses cupulares u oficiales como la CTM, CNC o CNOP, principalmente.

Desde la década de los treinta del siglo veinte mexicano, las movilizaciones obreras, estudiantiles y campesinas han sido factor de cambio social, económico, político y cultural, que muchas de las ocasiones se transforman en hitos referenciales de la historia mexicana. En este sentido, la educación ha sido uno de los motivos centrales del nacimiento de cientos de movilizaciones sociales, entre ellas las de profesores (pre-sindicalistas) durante los años de la Revolución Mexicana, los cuales participaron en los contingentes revolucionarios villistas, zapatistas, carrancistas y obregonistas, entre los cuales podemos distinguir a personajes como Pablo Torres Burgos, Otilio Montaño, Manuel Chao y Plutarco Elías Calles, entre otros más.

Fue 5 años después del inicio del movimiento armado ya señalado que a los profesores se les reconoció una agrupación sindical, misma que nació en Veracruz. Las luchas sindicales fueron tomando forma en las dos décadas subsecuentes, llegando durante el Cardenismo (1934-1940) a su máxima expresión cuando se logró estructurar un sindicato nacional, el Sindicato de Trabajadores de la Educación de la República Mexicana (STERM). Los años del STERM no fueron para nada fáciles, el nacimiento de la CTM en 1938 dio paso a una nueva modalidad de participación en la escena nacional bajo la tutela del Corporativismo. Si bien Lázaro Cárdenas del Río impulsó la creación del sistema corporativista, a partir del gobierno de Manuel Ávila Camacho se le dio el uso que ya todos conocemos, el ser el brazo "social" del régimen.

Fue por ello que durante el sexenio de Ávila Camacho se formó el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) con la finalidad de poder aglutinar a los profesores e influenciarlos a través de un sindicalismo estatal. Si bien durante los primeros años del SNTE, estuvo conformado por diversas corrientes, entre las que destacaban las provenientes del Partido Comunista Mexicano y los seguidores de Lombardo Toledano, no tardaron mucho en ser desplazadas de la zona de influencia y del círculo de decisión interna.

Más sobre

Fue a partir de la incorporación del SNTE al PRI que el charrismo sindical emergió. Desde finales de los cuarenta, dicho sindicato ha tenido una sola tarea histórica, el de defender y enarbolar la filosofía y política educativa del sistema y de los gobernantes en turno. Por lo tanto, una de las principales causales de la constante crisis y rezago educativo nacional, proyecto que ha sido a base de ensayo y error, tal cual lo ha mostrado la historia de la educación en México. De ahí también que ese gremio ha estado sujeto a tres grandes cacicazgos; el de Jesús Robles Martínez (1955-1972); Carlos Jonguitud Barrios (1972-1989) y el de Elba Esther Gordillo Morales (1989-2013) y ahora vemos el inicio de un cuarto, el de Juan Díaz de la Torre, quien solía ser la muy allegado a Gordillo, pero que sin dudarlo obedeció al régimen para reencauzarlo por el camino del bien (sarcasmo).

Fue durante los años de Jonguitud Barrios que nació la Coordinadora de Trabajadores de la Educación y Organizaciones Democráticas (CNTE) (1979) como respuesta a las inconformidades de diversos sectores de la base docente ante lo ya mencionado, el charrismo sindical. Las movilizaciones intensas comenzaron al año siguiente de la creación de la CNTE en Chiapas, con las pugnas internas en las secciones 7 y 40, posteriormente en la sección 22 ubicada en Oaxaca, la cual se ha mantenido hasta nuestros días como el principal bastión de los disidentes . El mismo movimiento democratizante se vio implícito en las movilizaciones de 1981-1982 en Guerreo, Hidalgo y el valle de México. Desgraciadamente las movilizaciones terminaron en sangrientas confrontaciones que terminaron con las muertes de Pedro Palma Salazar de la sección 15 de Hidalgo y Misael Acosta Núñez, quién era parte de la sección 36 del Valle de México.

También las protestas y pugnas al interior del sindicato y entre la CNTE y el SNTE eran pos cuestiones salariales. Una de las mayores pugnas se dio en 1989 con la rebelión de las secciones 9, 10 y 11 ocasionaron una fuerte ruptura en el sindicato lo cual finalizó con la caída de Jonguitud Barrios y el aumento de 35% al salario de los docentes.

En últimos días hemos visto una fuerte movilización por parte de la CNTE, misma que ha respondido a la intención del Poder Legislativo de modificar el ámbito jurídico-educativo y las relaciones entre los profesores y el Estado, así como la implementación de una nueva forma de evaluar a los profesores (digo nueva, porque ya anteriormente se ha intentado hacer). Las movilizaciones constantes de los profesores, no solo en la capital del país, sino también en la michoacana, han respondido a esa pugna entre poderes magisteriales y gubernamentales, así como los propiamente políticos. No hay duda de que se quiere provocar una contracción en la educación nacional, eso se ha ido realizando con frecuencia desde el gobierno de Miguel de la Madrid; pero tampoco podemos negar que la CNTE y organizaciones similares han sido utilizadas por partidos y grupos de izquierda. Como menciona Mario Alberto Leyva Galicia, "En los momentos actuales, con un conflicto poselectoral que ha marcado prácticamente la dinámica de todas las organizaciones sociales en México, la CNTE se debate entre la preservación de su independencia y formas de movilización, y los intentos por llevarla a engrosar las filas de apologistas del lopezobradorismo." Y tiene razón, el perredismo prácticamente se ha mimetizado en el PRI a través del Pacto por México. Mientras Andrés Manuel López Obrador ha mantenido su capital político mediante la fractura entre los amarillos.

Si se tiene conciencia de donde estamos ubicados, nos daremos cuenta que nos encontramos frente a inercias históricas, que todo tiene su porqué. Que nada es realizado al azar. Claro, no se puede negar que ciertos grupos al interior de la CNTE quieren crear un cacicazgo al estilo del SNTE y que otros han ido aumentado su radicalismo usando las trilladas posturas de socialismo al estilo soviético, sabiendo que el socialismo real fracaso por las pugnas internas y un totalitarismo dogmático. Los extremos no son sanos, es algo que se debe de evitar, pero tampoco podemos dejar a un lado a las fuerzas históricas que han imperado en el país desde hace décadas.

He dejado muy en claro en artículos pasados que no estoy de acuerdo que las movilizaciones respondan a la búsqueda de concesiones o paternalismos como el otorgamiento de plazas automáticas y negarse a ser evaluados. También en cuestión de evaluación andamos mal, a México le encanta copiar modelos de otros países, teniendo grandes instituciones educativas como la UNAM que pueden ser punta de lanza para poder realizar una evaluación acorde a la realidad mexicana.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
361
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.