Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Estados Mexicanos escriba una noticia?

Resurge Universidad Autónoma de Tamaulipas con proyectos productivos

09/11/2012 04:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La vieja historia negra de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) ya fue contada, pero la de los tiempos actuales empieza apenas a escribirse, con más de mil 200 alumnos, maestros y egresados, involucrados en proyectos productivos con empresas de clase mundial, indicó Julio César Gómez, de Ceprotam. En el imaginario popular, aún queda aquel anuncio clasificado, que hacía referencia a la pobreza académica de la Universidad de entonces: “se solicita empleado, egresados de la UAT abstenerse”. Pero hoy por hoy, más de mil 200 ingenieros, técnicos y demás egresados de carreras de 45 disciplinas están involucrados en proyectos productivos con empresas de clase mundial, independientemente de los que desarrollan con empresas como Petróleos Mexicanos (PEMEX) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) En entrevista, el director del Centro de Proyectos Tamaulipas A.C., (Ceprotam A.C.) de la UAT, Julio César Gómez Hernández aporta datos que señalan esos cambios. “De lo que inició con un pequeño proyecto que básicamente se fundamentó en seis o siete alumnos y uno o dos maestros, actualmente el Ceprotam es un gran centro con oficinas en Monclova, Reynosa, Altamira, Cerro Azul, Poza Rica, Veracruz y en Villahermosa”. Lo que antes era su campo de acción, limitado a la carrera de ingeniería ambiental y a proyectos con la industria maquiladora de Reynosa, se diversificó para convertirse en el Centro de Proyectos Tamaulipas A.C. Éste es uno de los ejes rectores en los que la UAT fundamenta sus vínculos con el sector productivo del estado, de la nación e incluso del extranjero. De la historia negra del porrismo y el rechazo del sector productivo a sus egresados, sobre todo de estados como Nuevo León, la UAT ha dado un viraje, fortaleciendo la formación de sus recursos humanos y vinculándolos con las empresas, el gobierno y la sociedad, para formar egresados con calidad. “Se trata de que antes de que los universitarios salgan de las aulas y que sean profesionistas egresados de la UAT, hayan tenido experiencias formativas, no se trata sólo de transmitir el conocimiento al alumno, sino también de desarrollarle habilidades para hacer las cosas”, sostuvo Julio César Gómez Hernández. Recordó que de los convenios con la industria maquiladora llegaron después oportunidades, para ampliar el esquema de acción. De tal manera que ya se ha trabajado en proyectos con el Banco Mundial, con la Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza (Cocef), con el Banco de Desarrollo de América del Norte (NADBANK) creado con México, Estados Unidos y Canadá con motivo del Tratado de Libre Comercio. “Migramos un poco a proyectos más grandes y empezamos a participar en licitaciones públicas con la CFE, y a la fecha hemos realizado estudios para 39 centrales termoeléctricas, de las más importantes del país”, detalló. De esa forma, dijo, Gómez Hernández, la UAT incursionó en otras disciplinas distintas a la de ingeniería ambiental o complementarias, cuyos resultados los llevaron a involucrarse en el proyecto de la Cuenca de Burgos, en la región de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, y en el proyecto de la cuenca de gas de la Cuenca de Sabinas y Piedras Negras, en Coahuila. Asimismo, en los trabajos del activo petrolero de Poza Rica-Altamira, en el contexto del activo petrolero ATG (Aceite Terciario del Golfo), y en proyectos de remediación de sitios contaminados en el ámbito también de la CFE y PEMEX, entre otros. De tal forma que, dijo Gómez Hernández, esa área de la UAT que él representa actualmente tiene presencia en más de 20 estados de la República y sus proyectos están enfocados al área de energía, que tiene que ver con petróleo, gas, generación de energía eléctrica y medio ambiente. De acuerdo con el director del Ceprotam A.C., ya hay egresados de la UAT trabajando para las firmas Petrobras, Repsol, Superjet, pero también los hay en la industria maquiladora nacional. “Ahora egresan alumnos bien preparados, pero con varias características importantes; primero, conocimiento, segundo, se le desarrollan las habilidades para hacer las cosas y, tercero, ya conocen su entorno laboral”, abundó. Refirió Gómez Hernández que la relación con las firmas nacionales y extranjeras no se inscribe sólo en un servicio social, ya que todas ellas le pagan a la UAT, por desarrollar los proyectos que le son requeridos. “Hemos participado en concursos muy pequeñitos, desde tres o cuatro millones de pesos hasta licitaciones internacionales de una gran envergadura, sobre todo con la CFE y con Pemex, que son grandes empresas que están obligadas por ley a licitar públicamente. “Sobre todo, lo hacen de manera internacional cuando el monto es muy importante y cuando las tecnologías pueden estar tanto fuera como dentro del país”, explicó. Respecto a si las contrataciones de los egresados de la UAT, por parte de esas firmas son temporales o permanentes, dijo que el contrato por tiempo indeterminado es un contrato permanente. “Nosotros lo que hacemos es apegarlo estrictamente a ley y la mayor parte de nuestros educandos están por tiempo indeterminado, aunque hay algunas contrataciones que son por alguna obra determinada o por algún aspecto muy particular, pues van de tres a cuatro meses, pero una gran parte de nuestra gente está por tiempo indeterminado”, dijo. En relación con los recursos que esos contratos le generan anualmente a esa casa de estudios, Gómez Hernández dijo desconocer los montos porque él no maneja ese aspecto, pero los recursos ingresan directamente a la tesorería de la UAT. “La institución emite una factura por cada servicio que presta, a nosotros nos dan los gastos de operación que requerimos: nómina, vehículos, en sí toda la operación”. Dijo que una ventaja importante para quienes participan en los proyectos es que esa casa de estudios les paga de manera adicional por sus servicios. Explicó que un profesor que trabaja como catedrático de la institución, tiene la posibilidad de allegarse más recursos, que normalmente por criterios de definición de sueldos y salarios en el sector público, a lo mejor no se podría. Aseguró el funcionario universitario que todos los alumnos, incluso los del servicio social que están participando en los proyectos tienen un sueldo. En el caso de los del servicio social se trata de un sueldo pequeño, como una especie de beca y tienen un ingreso mensual de aproximadamente cinco mil 500 pesos, “que les sirven bastante, tomando en cuenta que su participación no es del 100 por ciento porque están solamente unas horas, y obviamente se les da ese apoyo básicamente para que terminen sus estudios”. De acuerdo con el entrevistado, los alumnos y egresados con mayor demanda en el terreno productivo son: arquitectos, geólogos, petroleros, biólogos, ambientalistas y economistas, que son las carreras dominantes, a las que les siguen los ingenieros electrónicos, mecánicos, electricistas y otros. Sobre los convenios en puerta, Julio César Gómez Hernández dijo que están por arrancar un proyecto importante del que formarán parte ingenieros en sistemas computacionales, en informática y en administración, pero incluso antes estarán iniciando un proyecto sobre certificación de instalaciones petroleras. Aunque sólo había estado operando en México, el 23 de agosto representantes de esa institución educativa estuvieron en China, donde sostuvieron los primeros contactos con la compañía más importante del país asiático en materia de petróleo y con una Universidad del Petróleo de China. “El interés de la Universidad del Petróleo de China es porque una vez que nosotros fuimos creciendo como centro y dada la cercanía que tenemos con Pemex, en conjunto definimos que era importante que la UAT tuviera una carrera de ingeniero petrolero. “Es decir, formar ingenieros petroleros en la Universidad, dado el desarrollo que viene para la zona del Golfo, por lo que abrimos con Pemex la carrera de ingeniero petrolero en Reynosa, que ya tiene dos años”, abundó. Es este caso particular, dijo que el programa curricular de ingeniero petrolero la UAT lo trabajó conjuntamente con Pemex y con el Colegio de Ingenieros Petroleros, lo que se hizo en atención a la realidad actual. “Esa carrera es importante, porque Pemex aporta ingenieros para la formación de los alumnos y aporta recursos para la construcción de laboratorios, aulas, entre otras cosas, por lo que es muy importante sobre todo para los alumnos porque van a estar formados de acuerdo a los requerimientos particulares que tiene la empresa petrolera de México y tendrán seguro su campo de acción”, comentó el funcionario. Al preguntársele si se podría decir que la mayoría de los alumnos egresados de esa universidad, que participan en estos proyectos tiene asegurado su futuro laboral dijo “sería mucho decirlo, pero yo creo que una buena parte de ellos sí”. Comentó, por último, que esto más bien va en función de la demanda, de que las relaciones se mantengan sanas con sus clientes y de que económicamente México esté bien, en los aspectos de desarrollo e inversión.


Sobre esta noticia

Autor:
Estados Mexicanos (36803 noticias)
Visitas:
278
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.