Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Retinopatía diabética

05/06/2013 03:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Retinopatía diabética SyM

Sin tratamiento adecuado la diabetes puede contribuir al deterioro de diversos órganos, entre ellos los ojos, provocando trastornos que pueden derivar en ceguera, como Retinopatía diabética, complicación más frecuente y más seria que afecta la vista como consecuencia de altos niveles de glucosa en sangre.

¿Qué es la retinopatía diabética?

Retinopatía es el término médico que refiere al daño en los diminutos vasos sanguíneos, también llamados capilares, que nutren la retina, parte del ojo donde están las células visuales que nos permiten captar lo que vemos.

Es en la retina donde la imagen que vemos se transforma en impulsos eléctricos que el nervio óptico transmite al cerebro, donde se captura y procesa la información para después enviarla de regreso transformada en imágenes.

Cabe mencionar que la retina es muy frágil, por tanto, un daño en esta parte impide que dicha información se procese obstaculizando la visión y el daño es irreversible.

La Retinopatía diabética es un trastorno en que los altos niveles de glucosa provocan micro hemorragias y micro infartos en la retina, por lo que pequeños vasos sanguíneos pueden romperse y la sangre quedar estancada ahí, como si fuera una cicatriz, la cual provoca visión borrosa y con el tiempo causa ceguera, sobre todo en personas con diabetes de 20 a 64 años de edad.

Existen dos tipos de Retinopatía diabética:

  • No proliferativa (no creciente), también llamada Retinopatía diabética de fondo es la más común entre las personas que tienen diabetes, manifestándose como la etapa más temprana de la enfermedad, en que los síntomas a menudo son leves. Al progresar, los daños aparecen como zonas como fibras nerviosas hinchadas, especie de cicatrices que pueden llegar a disminuir la visión central, aunque la periférica se conserva.
  • Proliferativa (creciente). Es la forma más avanzada de la enfermedad, en que crecen o proliferan nuevos vasos sanguíneos anormales o "rotos" en la retina y el nervio óptico, e incluso en el vítreo, debido a los altos niveles de glucosa en sangre, que enturbian o bloquean la visión. Puede tener complicaciones como desprendimiento de retina debido a la formación de tejido cicatricial y una forma de glaucoma vinculada al crecimiento de vasos sanguíneos anormales en el iris.
Signos y síntomas de la retinopatía diabética

Este trastorno generalmente no presenta síntomas visuales ni dolor en etapas tempranas, incluso puede progresar a formas avanzadas sin ningún cambio notorio en la visión. Entre los síntomas que puede incluir se encuentran:

  • Apreciación de diminutos fragmentos comúnmente llamados "arañas", "telarañas" que flotan en la visión.
  • Estrías oscuras o una película roja que bloquea la visión.
  • Pérdida de la visión, por lo general, de ambos ojos, pero más en uno que en otro.
  • Visión borrosa que puede fluctuar.
  • Una mancha oscura o vacía en el centro de la visión.
  • Deficiente visión nocturna.
  • Dificultad para ajustarse de la luz brillante a la luz baja.

Factores de riesgo

Los factores que ayudan al desarrollo y progresión de la Retinopatía diabética son un mal control glucémico, hipertensión arterial, duración de la diabetes y tabaquismo, enfermedad renal, colesterol elevado, obesidad, infecciones.

De hecho, los riesgos de desarrollar este trastorno aumentan entre más tiempo se tenga de padecer diabetes. Alrededor del 80% de las personas que han tenido diabetes durante por lo menos 15 años, presentan algún tipo de daño en los vasos sanguíneos de la retina.

¿Cómo se diagnostica la retinopatía diabética?

Debido a que el desarrollo de esta enfermedad puede pasar inadvertido, las personas con diabetes deben practicarse exámenes de detección con un especialista.

Para detectar la presencia de Retinopatía diabética, el oftalmólogo examina el interior del ojo usando un instrumento llamado oftalmoscopio. Es posible que sea necesario dilatar las pupilas por medio de unas gotas para los ojos. En caso de que el médico compruebe la presencia de esta enfermedad, puede decidir tomar fotografías a colores de la retina o recurrir a una prueba especial llamada angiografía con fluoresceína para determinar si se requiere de tratamiento, mismo que depende del tipo de retinopatía que presente el paciente, pero hay que tomar en cuenta que esta enfermedad no se cura, solo puede tratarse.

Si ya se detectó Retinopatía diabética, los exámenes deben realizarse una vez cada cuatro o seis meses. Pero ante cualquier cambio en la visión es importante acudir con el médico.

Tratamiento para la retinopatía diabética

Cuando esta afección ocular es detectada a tiempo, el tratamiento temprano es esencial para prevenir la ceguera. Asimismo existen métodos como la fotocoagulación láser, que consiste en que el rayo láser al ser enfocado en la retina selle los vasos sanguíneos o capilares que presentan fugas y con ello reducen también en número.

Cuando el problema es más avanzado y severo, se requerirá de otro tipo de intervenciones como:

  • Crioterapia. Técnica de frío, que se utiliza cuando hay un gran depósito de sangre en el humor vítreo del ojo.
  • Vitrectomía. Microcirugía que sirve para extraer el humor vítreo lleno de sangre y reemplazarlo con una solución transparente. Alrededor del 70% de los pacientes que se someten a este tipo de cirugía tienen éxito y logran mejorar su visión.

Medidas de prevención contra la retinopatía diabética

Para evitar este padecimiento se tendría que curar en definitiva la diabetes, pero como sólo es posible controlarla para impedir sus complicaciones, es necesario tomar medidas de prevención como:

  • Control adecuado de glucosa en sangre, así como también de presión arterial alta.
  • Alimentación adecuada con bajo contenido de grasas saturadas y carbohidratos.
  • Beber 8 vasos de agua natural al día.
  • Practicar ejercicios, por los menos 30 minutos, tres días a la semana.
  • No fumar
  • Moderar el consumo de alcohol.
  • Acudir a revisiones médicas periódicas.

Mantente atento y cuida tus ojos, si percibes que tu visión es borrosa, doble o ves manchas, si tus ojos te duelen y tienes constante enrojecimiento debes acudir con el especialista.

SyM

Última actualización: 06-2013


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
71
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.