Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espectáculos escriba una noticia?

Retrata "La nana" mundo de soledad e incomprensión de las domésticas

08/03/2011 08:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En "La nana", el cineasta Sebastián Silva retrata ese mundo de soledad e incomprensión de "Raquel" y de miles de servidoras domésticas en Latinoamérica, quienes carecen, además, de las prestaciones de salud y una buena remuneración económica conforme a la ley. El realizador se sumerge en la vida de esa mujer agria e introvertida, resentida con la vida, quien durante 23 años ha servido leal y sin queja alguna a los "Valdés", una numerosa familia de clase alta. Un día "Doña Pilar", la patrona, decide contratar a una nueva trabajadora para que le ayude en las labores de la casa, acción que "Raquel" considerará como una amenaza a su relación en esa residencia. "La nana", una historia escrita por Sebastián Silva y Pedro Peirano, es uno de esos casos insólitos en el Séptimo Arte, pues siendo una coproducción de Chile y México, de bajo perfil industrial desde su exhibición en el Festival Internacional de Cine de Sundance, en 2009, comenzó un largo peregrinar por diversos festivales: Huelva, Guadalajara, logrando 40 reconocimientos. El filme, que se estrenará el próximo 11 de marzo en cinco salas de la Ciudad de México, en un circuito no muy comercial, espera que el boca en boca la mantenga en la cartelera y logre sostenerse como ha sido el caso de otras producciones similares. Catalina Saavedra, quien da vida a "Raquel", logra una interpretación que toca fibras, que llega al corazón de los espectadores desde el primer instante en que da cuenta de la actitud defensiva de esa trabajadora doméstica que considera amenazada su permanencia en el hogar de "Los Valdés", en el que se siente como un miembro más, y que puede perder sus privilegios. Por ello, en cuanto ve cruzar la puerta a "Mercedes", una de las cuantas trabajadoras que son reclutadas por sus patrones para que aligeren su carga de trabajo, "Raquel" se convierte en una leona que despierta sus más bajos instintos con el fin de hacerle la estancia insoportable en esa casa y huya a la brevedad. A "Raquel", según la mirada de Silva, no le importa la inmensa carga de trabajo que tiene, pues se considera recompensada con el menudo afecto que le brindan en la residencia de esa familia de clase alta, que si le da un cierto lugar es solamente por así convenir a sus intereses de confort. Pronto saltarán a la vista los resultados del acoso de "Raquel" sobre "Mercedes", quien no tarda en renunciar, pero "Pilar", aconsejada por su madre, otra señora que sólo piensa en las actividades sociales, aceptará la presencia de "Sonia", una trabajadora de armas tomar, una señora mayor que intenta infructuosamente responder al ataque de su colega, pero no lo logrará y también saldrá corriendo de la casa. Un día, el intenso trabajo y el estrés de servir en la casa, además de la lucha para que nadie sea contratada hará que la salud de "Raquel" decaiga, por lo que la patrona se hará de los servicios de "Lucy", una joven de provincia que enfrentará de una manera distinta la estrategia de su compañera en la casa. Poco a poco se ganará el afecto de la familia en general, y también el de "Raquel", con quien entablará una relación más que amistosa, lo que generará un cambio de actitud en la agria trabajadora que de ahora en adelante entenderá que no hay qué temer. En realidad, más que una crítica social, la historia devela un mundo, el de la trabajadora doméstica que muchos se niegan a ver y que como todos, es un ser que siente la necesidad de afecto, de cariño y comprensión, a la que no se le da el trato justo. Con esta tragicomedia que expone un fenómeno heredado del colonialismo, tanto Silva como Saavedra llevan al espectador a un raro mundo de emociones, desde la angustia, el abandono, la ausencia de cariño, hasta la sonrisa. Además de Catalina Saavedra, en el filme participan Claudia Celedón, Mariana Lolyola, Andrea García-Huidobro, Luis Dubó; Alejandro Goic; Delfina Guzmán y Anita Reeves, entre otros.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Espectáculos (21096 noticias)
Visitas:
90
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.