Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sociedad Mexicana escriba una noticia?

Retrató Notimex la tragedia en Haití pese a la adversidad

11/01/2012 03:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando soltaron las amarras de la nave “supe que no había vuelta atrás, después sonó la sirena de zarpe y en ese momento mi estómago se hizo nudo” En el buque hospital El Huasteco de la Armada de México, el reportero Daniel Pensamiento y yo viajamos con un grupo de comunicadores de otros medios asignados para cubrir la afectación generada por el sismo de siete grados Richter del 12 de enero de 2010 y sus réplicas. Con su uniforme impecable, el capitán de la embarcación nos invitó diario a compartir el pan y la sal en el camarote-comedor de oficiales, pero “yo siempre llegaba comido, ya que lo hacía antes en el comedor general, donde los alimentos eran deliciosos”. Recuerdo la desesperación de los reporteros, fotógrafos y camarógrafos enviados desde México en el barco por llegar al área afectada, ante la urgencia de la tragedia, pues la unidad zarpó de Veracruz el 14 de enero y llegó siete días después. La travesía fue de malestar. Por el vaivén de las olas un reportero permaneció encamado, con vómito y suero, aunque a mí me exasperó no poder llegar antes a ese país para empezar a hacer mis tomas. El 21 de enero los representantes de los medios de comunicación llegamos a Haití en la nave que transportaba 200 toneladas de ayuda humanitaria, aunque el desembarque fue en lancha, pues no había autorización para que el buque mexicano llegara al puerto. Nos urgía ir al lugar de los hechos, pero otro de los problemas que enfrentamos fue el idioma, por lo que contratamos a un traductor para luego dirigirnos a la embajada mexicana, donde nos instalamos. Al llegar a la zona de desastre de Puerto Príncipe, me impresionó ver que todo estaba cuarteado, caído y que mucha gente seguía lesionada en el suelo y a la espera de ayuda médica. Se percibía el desamparo y un olor a muerte. Dormíamos en el suelo; quería comprar una bolsa para dormir pero todas las tiendas estaban cerradas. Quería ir a un hotel pero no había, comimos alimentos enlatados y más alimentos enlatados. Internet y la energía eléctrica fueron motivo de preocupación, pues en ocasiones faltaban y era necesario enviar el material gráfico e informativo. En esos días la mayoría de los comunicadores y profesionales de la lente salíamos a trabajar con luz de día, debido a que en la noche se carecía de alumbrado público. Fue así como a pesar de la adversidad Notimex contó gráficamente, a través de la lente de sus fotógrafos, la vida en el buque El Huasteco, retrató el caos en Haití e ilustró el reparto de víveres y los saqueos, así como la vida en hospitales improvisados y orfanatos. Un hecho que sin duda me marcó, fue cuando visitamos un orfanato, donde desde que llegamos un niño tomó la mano a un reportero y no lo soltó. Tampoco el reportero dejó de tomar la mano del pequeño. La Agencia de Noticias del Estado Mexicano también plasmó a la gente, a los haitianos, durmiendo en la calle ante el temor de un nuevo sismo. Aún me llegan a la mente los gritos de mi colega José Luis Salmerón durante la madrugada: “¡Levántense todos, está temblando otra vez!” por lo que salimos corriendo de la tienda de acampar. El camarógrafo José Luis Leone buscó salir por todos los medios, mientras que nuestro traductor cayó a la piscina con todo y bolsa para dormir. Con un español afrancesado se escuchaba: “ayuda, ayuda”, y en la penumbra los rezos de los haitianos agobiados por el dolor y la tragedia.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Sociedad Mexicana (21910 noticias)
Visitas:
104
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.