Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Revela libro vigilancia de EUA a japoneses en México

02/03/2012 08:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El historiador mexicano Sergio Hernández Galindo revela en su libro “La guerra contra los japoneses en México” que Estados Unidos encaminó la vigilancia hacia los hijos del Imperio del Sol Naciente avecindados en toda América, incluido este país, un hecho poco conocido, que ahora es dado a conocer. El ataque a la base naval de Pearl Harbor, el 7 de diciembre de 1941, clave para el estallido de la Segunda Guerra Mundial, representó la confrontación directa entre Japón y Estados Unidos, tras lo cual este último país llevó a cabo ese acto de espionaje. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó asimismo que su investigador Hernández registró más de dos mil fichas personales de japoneses radicados en México, quienes tenían que informar su giro profesional, e incluso sus movimientos. Añadió que dichos informes fueron consultados en los archivos de la Dirección de Investigaciones Políticas y Sociales, de la Secretaría de Gobernación, abiertos hace un par de años. El INAH precisó que lo anterior es el leit motiv de “La guerra contra los japoneses en México” durante la Segunda Guerra Mundial, publicado por Ítaca, y presentado la víspera en la Dirección de Estudios Históricos (DEH) de ese instituto. La publicación resume cuatro años de recoger testimonios e indagar en fondos del Archivo General de la Nación, de la Secretaría de Relaciones Exteriores, y de los expresidentes Lázaro Cárdenas y Abelardo L. Rodríguez, y en otros concentrados en Los Archivos Nacionales, en las ciudades de Washington y Los Ángeles, en Estados Unidos. Como explica Hernández, especialista en Estudios sobre Japón por El Colegio de México, para su investigación se valió de dos personajes: Kiso Tsuru y Masao Imuro, “los migrantes japoneses más vigilados por la inteligencia no sólo estadounidense, sino británica”, y así narrar la averiguación de la que fue objeto la comunidad nipona en México, que en los años del conflicto mundial ascendía a aproximadamente seis mil inmigrantes y sus familias. De dicha cantidad, buena medida estaban naturalizados mexicanos o habían nacido en el país, por lo que eran ciudadanos, pero debieron abandonar sus hogares en estados como Baja California, Oaxaca o Sonora, —donde sus raíces se remontaban incluso a fines del siglo XIX, cuando les dio la bienvenida el gobierno porfirista—, para concentrarse en las ciudades de México y Guadalajara. “No se trató de una persecución como tal, lo que realmente se buscaba era vigilarlos, concentrarlos, se requería estar informado de sus actividades, en particular si comerciaban con recursos estratégicos, como el petróleo, el mercurio, el espato de flúor… y si tenían relación con la Embajada de Japón en México”, explicó el investigador de DEH. Este interés al interior, abundó, se comprende a partir del contexto del plano internacional, donde las relaciones entre Estados Unidos y Japón eran tensas desde inicios del siglo XX, cuando la nación asiática comenzó su ascenso como potencia, poniendo en riesgo los intereses del Pacífico norteamericano. Ambos países entran en una confrontación, y el gobierno estadunidense comienza a vigilar —a través de los agentes del Buró Federal de Investigación (FBI), sus embajadas y consulados— la migración japonesa en su propios dominios (donde se concentró a más de 120 mil migrantes), en México y, en general, en toda América Latina”. De esa manera, refirió el historiador Hernández, se entiende la relevancia que cobraron las vidas de Kiso Tsuru y Masao Imuro para los servicios de inteligencia de los países aliados de la Segunda Guerra Mundial, específicamente de Estados Unidos e Inglaterra, contra el bando enemigo, el llamado Eje Berlín-Roma-Tokio, que también tenía sus miras en el continente americano. Kiso Tsuru llegó a México en 1918, y fue aquí donde hizo una carrera empresarial prominente y obtuvo dos concesiones para explotar petróleo, las cuales no le fueron confiscadas tras la expropiación del recurso en 1939, pues se había naturalizado mexicano en 1935. Esta circunstancia fue la que comenzó a preocupar al gobierno de Estados Unidos. Tsuru también mantenía una estrecha relación con la embajada japonesa. No obstante ser considerado espía por los servicios de inteligencia norteamericanos, nunca fue detenido, dado los vínculos con políticos mexicanos, entre ellos Francisco J. Mújica, secretario de Economía Nacional y Comunicaciones y Obras Públicas, durante el mandato de Cárdenas, y con el presidente Miguel Alemán. Distinta fue la suerte de Masao Imuro, quien arribó en enero de 1941 siendo un joven. Sin tener relaciones con la embajada de su país, ni con alguna organización ultranacionalista japonesa, tuvo a mal escribir un par de cartas dirigidas a sus amigos, en las que fantasiosamente expresaba que mataría al presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, y haría estallar el Canal de Panamá. Las misivas fueron interceptadas y en represalia fue encarcelado en 1942, sin juicio de por medio; fue liberado por indulto cuatro años después de concluida la Segunda Guerra Mundial. Finalmente, Sergio Hernández comentó que “La guerra contra los japoneses en México” durante la Segunda Guerra Mundial, recupera parte de la injusticia cometida contra la comunidad japonesa en este país, en esos años, y una manera de resarcirla, es contarla.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
67
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.