Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Teomigue escriba una noticia?

¡Con rezar acabamos con la pederastia!

24/11/2010 11:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

pederastia romana

El pasado ocho de septiembre (del dos mil diez), Benedicto XVI –el Papa– concluyó su audiencia semanal con una frase polémica en contexto con la segunda parte de su catequesis sobre Hildegarda de Bingen (santa benedictina del siglo XII). Textualmente sus palabras fueron: «Los abusos del clero no se combaten tanto con el cambio de las estructuras de la Iglesia, como con un sincero espíritu de penitencia y un trabajoso camino de conversión».

Para comprender las palabras del pontífice tenemos que trasladarnos al motivo que las desencadenaron. Últimamente, con los destapes que se han hecho de casos de pederastia por parte de religiosos y sacerdotes en diferentes partes del planeta, se ha intentado presionar al clero –específicamente al Vaticano– a cuestionar la postura del celibato sacerdotal con el argumento de que la causa de que sus miembros abusen de los menores es el veto a su libido sexual.

Pero está atestiguado que los abusos a menores de edad no es algo exclusivo de las personas sin una aparente vida sexual activa sino que profesores, parientes del infante o conocidos abusan de ellos incluso cuando los criminales tiene y llevan una vida sexual activa con una pareja mayor de edad. Así podemos concluir que una aparente vida sexual inactiva no desencadena necesariamente una conducta psicópata sexual.

La imagen que ilustra este artículo representa al dios Apolo de la mitología griega seduciendo y toqueteando partes íntimas de un menor de edad, así del mismo modo encontramos vestigios de este crimen en la cultura japonesa, romana, china, persa, islámica, otomana y la pre-moderna europea. Como vemos, el que un hombre –o mujer– sea privado de una vida sexual activa no potencializa la práctica pedófila. Hay antecedentes históricos que sustentan que no es algo exclusivo para personas sin actividad sexual.

Otras de las razones también aparentemente irrefutables por parte de los opositores al celibato es el hecho de que los seminaristas son obligados a vivir en la castidad. Esto no es cierto; el celibato es una opción de vida que el futuro sacerdote opta por llevar por libre voluntad. Una vez un ateo me dijo: pero son forzados a vivir sin relaciones sexuales. Yo le dije que estaba en un error, que ellos –los seminaristas– abrazaban el celibato libremente.

El que quiere estudiar, por ejemplo, medicina, necesariamente necesita haber concluido los estudios de bachillerato, no se le obliga a cursar la educación media superior pero si quiere estudiar una carrera tuvo que haber concluido estudios previos, así pues, el celibato es un requisito para un futuro sacerdote como el bachillerato para un estudio profesional. No se obliga pero se requiere para cursarlo.

Es a esto a lo que se refiere Benedicto XVI con la primera parte de su frase final (Los abusos del clero no se combaten tanto con el cambio de las estructuras de la Iglesia) pero, como saben amables lectores siempre le encuentro un pero a todo, y es que la segunda parte del enunciado no fue de mi agrado. Recordémoslo: como con un sincero espíritu de penitencia y un trabajoso camino de conversión [hablando sobre el cómo combatir la pedofilia en las filas de clero].

En julio de este año (2010) el Vaticano actualizó –como resultado de destapes sobre acusaciones de abusos sexuales infantiles por parte de miembros del clero alrededor del orbe– las normas que rigen internamente a los sacerdotes en casos de abusos ampliando la prescripción de diez a veinte años como castigo además de considerar como pederastia los abusos de personas con capacidades especiales  y definiendo como delito el uso de pornografía infantil. No se impuso la denuncia a los tribunales, porque, según el Vaticano, las normas ya prevén que se siga la ley de cada país además de que no se considera la opción del retiro de la licencia eclesial para abusadores sólo la penitencia y el temporal alejamiento del trabajo pastoral.

Es esto lo que da coraje, tristeza, frustración o ¡qué se yo! ¿por qué?, porque la institución llamada Iglesia Católica Romana con sede en el Vaticano ha venido solapando, tapando, ocultando y protegiendo a sacerdotes que han sido acusados por víctimas de acoso y abuso sexual. La Iglesia de Irlanda, italiana, mexicana, entre otras, ha sido sometida a fuertes juicios morales acerca de la conducta de sus miembros, y ¿qué han hecho sus líderes? Callar, ocultar y tratar de hacerle creer a las personas que no pasa nada, que son casos aislados mientras los ministros de culto abusadores ¡siguen oficiando misa! como si sus actos criminales fueran parte de su trabajo como pastores de una comunidad parroquial

Y es que lo que el Papa propone –o propuso en su discurso en el aula Pablo VI en Roma– es limitarse con los sacerdotes violadorescastigarles  con una simple y vana penitencia. Esta bien, como creyente católico estoy a favor de abogar por el derecho que tiene los criminales con sotana a una confesión y si se arrepiente al perdón divino pero, el gran pero, es que tienen y deben purgar una pena ante la autoridad civil porque fue con su cuerpo con lo que se cometió el abuso a los menores pero esto se les olvida a las diócesis, arquidiócesis y al mismo estado pontificio que no denuncian ni enjuician a los que un día le juraron a Dios fidelidad perpetua.

Bien dice el Evangelio de Lucas en su capítulo 20, versículo 25: "Entonces Él (Jesús) les dijo: Pues dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios". Así, siendo coherentes con la cita bíblica, que el hombre –la autoridad– juzgue y castigue los actos de los pedófilos disfrazados con sotana y que la Iglesia imponga su penitencia por estos actos para ellos pero en la cárcel. Es eso lo que da coraje: que la jerarquía católica no permita que se castigue conforme a derecho a los criminales y que sólo los castiguen con un par de rosarios o mandándolos a un exilio de oración como con Marcial Maciel.

Me despido con una frase polémica pero interesante de Ricardo Arjona: rezando dos padres nuestros el asesino no revive a su muerto. 

Si te gustó el artículo se te agradece si puedes  votarlo  en Menéame  para difundir más el  Blog de Migue. De antemano,   ¡gracias!Vota dando clic aquí 

Link permanente:  http://bit.ly/benedictoylapederastia

Imagen | Wikimedia

Texto de declaraciones del Papa | Vatican.va

Información adicional | Elperiódico.com (diario español).

También puedes recibir los  nuevos artículos en:  Facebook Twitter


Sobre esta noticia

Autor:
Teomigue (149 noticias)
Fuente:
teomigue.blogspot.com
Visitas:
501
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.