Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Rinden homenaje al maestro Jesús Montoya, etnógrafo e historiador

20/06/2009 03:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A un año de su fallecimiento, Jesús Montoya, etnógrafo e historiador, pero más que eso, "maestro y compañero", fue recordado víspera en esta ciudad por alumnos, compañeros y familiares, como uno de los grandes peritos de la etnohistoriografía del México de hoy. El auditorio Fray Bernardino de Sahagún, del Museo Nacional de Antropología, fue el escenario donde Maricruz Ugalde, investigadora de la Universidad de Guanajuato, y los especialistas Andrés Medina, Carmen Amescua y Cristina Morales evocaron la obra de quien fue calificado como "antropólogo clásico". Se hizo un recuento de su obra y se ensalzó "Atla: Etnografía de un pueblo náhuatl", su primer trabajo de investigación, con el que se consagró como etnólogo. Posteriormente, siguió con el estudio de los cacicazgos en la sierra de Hidalgo, que culminó con la obra "Cien años de violencia en la Huasteca". "Su primera obra le dio un destacado lugar como etnólogo, aunque con el paso del tiempo se descubrió como un valioso historiador", señaló Morales, luego de recordar que ella trabajó de cerca con Montoya en diversos proyectos que la llevaron a alcanzar niveles académicos con trabajos realmente valiosos. Los panelistas citaron que su avance como investigador, y consecuentemente como escritor, se dio mientras incursionaba en el estructuralismo de Levi Strauss, labor que le sirvió para proponer novedosas formas de enfocar la teoría etnológica. Los recuerdos fueron atendidos por decenas de estudiantes. Más adelante se dijo que el maestro formó parte del equipo de investigadores que colaboraron en la formación del Museo Nacional de Antropología, y que su labor fundamental consistió en la recopilación de materiales fundamentales para las salas Náhuatl de la Sierra de Puebla y la Huasteca Hidalguense. Al mismo tiempo se puso en relieve que Jesús Montoya abordó en Zacatecas, su tierra natal, el modo de vida ranchero y la migración, que fijó en estudios como "Jerez y su gente", "Región de vírgenes, nomadismo y resistencia cultural", y "Auge y ocaso de un modo de vida ranchero en Zacatecas". Montoya realizó trabajo de campo en comunidades indígenas nahuas, otomíes, totonacas y mestizas de la Sierra Norte del estado de Puebla, en las Huastecas Hidalguense y Potosina. En Tlaxcala, con los coras de la Sierra de Nayarit, con los tepehuanes del sur de Durango, y con grupos mestizos de Zacatecas. Empero, su libro "Atla: Etnografía de un pueblo náhuatl", fue el más evocado. Atla fue el sitio que investigó Montoya en 1961, y donde recopiló fotografías, archivos históricos, entrevistas y notas de observación, a través de las cuales logró rescatar las tradiciones y costumbres de esa población de la Sierra Norte de Puebla. El libro, editado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, brinda un panorama de la historia del lugar con la descripción de sus pinturas rupestres en anaranjado, rojo y blanco, plasmadas en uno de los cerros y de los primeros habitantes huastecos o totonacos de la zona, se explicó. Esa obra, se subrayó, "ubica geográficamente a los estudiosos y al público en general en Atla, sus coordenadas, la etimología, los límites culturales, profundizando en las diferencias entre poblaciones vecinas, la topografía, la fauna y flora que ahí impera, además de cómo se puede llegar al poblado por carretera. La investigación etnográfica también aborda los aspectos social y cultural, mediante tablas con porcentajes de natalidad y mortandad. Describe las condiciones de vivienda y el tipo de construcciones, de piedra, adobe, barro, troncos o tablas con techos de teja o zacate, y los temazcales en la mayoría de las casas. "El era un antropólogo clásico que sabía escuchar, atender y conocer al otro, para de esa forma poder conocerse así mismo", dijo Cristina Morales, al concluir la lectura de su texto, colmado de datos anecdóticos, recuerdos de trabajo y la entrañable amistad que tuvo con este personaje, muerto hace un año.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
189
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.