Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Rinden homenaje al pintor Pedro Friedeberg en Chapultepec

09/09/2011 04:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Amigos y colegas rindieron anoche un pequeño homenaje al pintor, dibujante y escultor de origen italiano Pedro Friedeberg (1936), durante la presentación de su libro “De vacaciones por la vida. Memorias no autorizadas del pintor Pedro Friedeberg”. En el acto, celebrado en el Alcázar del Museo Nacional de Historia del Castillo de Chapultepec, participaron los escritores Elena Poniatowska, Guadalupe Loaeza y Nicolás Alvarado; la actriz y cantante Astrid Hadad, el editor René Solís, entre otros amigos del festejado. “De vacaciones por la vida” relata las vivencias de Friedeberg desde la salida de su natal Italia y su llegada a México, hasta divertidos pasajes con diversas personalidades del arte, maestros y amigos como Salvador Dalí, Leonora Carrington, Kati Horna, Tamara de Lempicka, Mathias Goeritz, Edward James o Antonio Souza. En su intervención, la escritora Elena Poniatowska celebró la aparición de la publicación y dijo sentir gran aprecio y cariño por el homenajeado. Dijo que en el libro, el autor aborda cuestiones surrealistas de “este México que ya desapareció”, al igual que creadores como Mathias Goeritz, Leonora Carrington, Frida Khalo, entre otros. La autora de “La noche triste de Tlatelolco”, se refirió al texto como una obra ocurrente y “estupenda”. Poniatowska abordó además la pintura de Friedeberg, a la que consideró se encuentra hecha por un “artesano, pues es muy cuidadosa, repetitiva y angustiada”. En su oportunidad, Nicolás Alvarado dijo que en el texto queda plasmado el predominio de la vida del propio Friedeberg. De igual manera, lo recordó como un seguidor de Óscar Wilde. Tras elogiar el trabajo artístico del homenajeado, Alvarado dijo que Friediberg es un personaje que ”parece resucitar su vida y que nos comparte su avatar fantasioso y real”. La obra que contó con el apoyo de la Dirección General de Publicaciones (DGP) del Conaculta y la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), incluye un conjunto de ilustraciones como fotografías de Friedeberg con diversos personajes, cartas, dibujos y obras. El editor René Solís y amigo desde la adolescencia de Friedeberg, escribe en la presentación del libro que dentro del amplio recuento de vivencias, el artista incluyó además a insólitos personajes de la sociedad: “aristócratas genuinos y farsantes, millonarios auténticos y falsos, divas pasadas, pillos, frívolos y fantasiosos”. “Todos comparten una cualidad que, para el autor, es indispensable para incorporarlos a su acervo: la capacidad de divertirlo”, dijo. “Unos son más conocidos que otros, sin embargo, todos contribuyen a edificar una singular torre de interés social, ensamblada por las dotes del artista como observador y narrador”, agregó. Así como en su obra pictórica están ausentes las figuras humanas, abundó Solís, esta torre está densamente poblada por raros habitantes que no podemos saber a ciencia cierta si corresponden a la realidad o si fueron deformados por el talento literario del autor” Refirió que el propio artista no se excluye de este anecdotario y repasa acontecimientos de su vida con la misma mirada humorística de muchos de los textos. Previo a la participación de los escritores invitados, la actriz y cantante Astrid Hadad, quien ofrecería un breve show a su amigo, tuvo un altercado con la seguridad del lugar, quien le impidió portar un sombrero de copa de hojalata plateada con adornos de mariposas, que más tarde obsequiaría al homenajeado. La artista, quien recurre al albur y a los francos sarcasmos en su presentaciones, apenas salió de uno de los pasillos ataviada con un vestido luminoso transparente y el gran sombrero, cuando una mujer de seguridad le impidió continuar, argumentando que su vestuario era “inadecuado” y que “atentaba contra el patrimonio”. Al final, se impidió realizar el espectáculo, y aunque la cantante surrealista reprobó el hecho, tomó la palabra para califircar a Friedeberg no solo como un pintor místico, sino como “un Dios que se empapa de todo lo terrenal y que participa en todo esto que es tan humano que son las anécdotas del día a día”.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
43
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.