Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Versus escriba una noticia?

Se rogaba a Dios por el "Texano"

20/07/2009 11:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

JC lloró junto a la mamá del púgil

Puerto Vallarta, Jal..- Mientras que Marco "Texano" Nazareth luchaba por su vida en una sala de terapia intensiva del hospital Amerimed, sus padres y familiares lanzaban plegarias para que pudiera salir adelante en su batalla más importante.

El "Texano" sufrió derrame cerebral tras el nocaut técnico en cuatro asaltos a manos de Omar Chávez, el sábado aquí.

Durante la contienda, el bravo Nazareth recibió durísimos golpes en la cabeza, pero también aplicó severo castigo a Omar, en la tercera ronda.

ESTO entrevistó ayer en el citado nosocomio a los locutores Marco Antonio Nazareth Aréchiga y Livier Nazareth, padres del de-safortunado pugilista.

Muy triste, el señor Marco Antonio dijo:

"A mi hijo lo intervinieron quirúrgicamente la madrugada del domingo. Le quitaron una parte del lado derecho del cráneo para que drene. Los médicos nos dijeron que durante 96 horas seguirá en coma y después esperamos que se le desinflame el cerebro para ver si pueden despertarlo".

Dentro de la gravedad, ¿cómo ve a su vástago?

"Está sedado, en un principio no podíamos tocarlo, pero ahorita sí. Se le ve el parche en su cerebro, que está muy hinchado.

"No guardamos ningún rencor contra la familia Chávez -prosiguió- porque este es un deporte peligroso y le pudo haber pasado a Omar. Le pido a la gente que no insulten a los Chávez, ya que aquí no hay culpables. Marco es mi hijo mayor y queremos que Dios nos lo preste más tiempo".

-¿Cuál es el pronóstico de los galenos?

"La operación estuvo a cargo del doctor Javier Aguilar, quien nos dice que mi hijo está muy grave. No se animan a dar algo positivo, dicen sí y no".

La señora Livier, con voz entrecortada, manifestó:

"Marco tiene buenas atenciones de los doctores, esperamos en Dios que gane esta batalla. Hemos orado mucho por él. La tarde del sábado antes de irse a la arena le di la bendición en casa y estuve en oración porque a mí nunca me gustó que fuera boxeador".

La dama hizo una pausa y con lagrimas en los ojos vino un momento conmovedor, al decir: "Dios, Marco está en tus manos, no te lo lleves, préstamelo más tiempo".

La señora Livier continuó: "De ninguna manera, Omar ni nadie son culpables de lo sucedido. Mi hijo quería esa oportunidad de pelear contra Chávez".

Relató que "al poco tiempo que Marco ingresó a este hospital vino Julio César Chávez padre, lloró conmigo, me expresó que siente grandemente lo que pasó y que lo que se nos ofreciera se lo comunicáramos. Después también vino Omar y nos dijo lo mismo".


Sobre esta noticia

Autor:
Versus (15 noticias)
Visitas:
2538
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.