Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Leonel Robles escriba una noticia?

Rumbo al poema

14/07/2020 05:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El arte, y hay muchas opiniones al respecto, algunas incluso se contraponesn tiene en su inutilidad su verdadera aliada, pero en un segundo plano, busca siempre un cómplice

 

Sin rumbo (Poema) — Steemit

 

El arte, y hay muchas opiniones al respecto, algunas incluso se contraponen,   tiene en su inutilidad su verdadera aliada, pero en un segundo plano, busca siempre un cómplice.

Un poema, un cuento, una novela, un cuadro, una partitura, etc. cumplen el propósito para el cual fueron creados, concebidos, sólo hasta cuando encuentran la complicidad del otro, aquel que en algún lugar y un tiempo los está esperando, sin importar ideologías, géneros, estratos sociales, idiomas. Antes de esta anagnórisis están reducidos, como lo entendía Heidegger, a cosas, a objetos.

Así pues, las resonancias, el campo magnético que desprende la obra artística necesitan del sujeto para poder contagiarlo, y no hay poder humano, si es que dicha obra estaba destinada para ese sujeto, de evitar tal contagio.

En ese sentido el lector, el espectador, están desprotegidos ante tal influjo, porque nadie puede contener la tentación de probar las aguas de su propia imagen.

Para alcanzar el grado de obra artística, el proceso es largo y tormentoso, las más de las veces se queda en mero accidente, y algunos creadores se vuelven consumidores de su propia obra. Otros, buscan la opinión de terceros, que suponen con mayor capacidad para despejar el camino de telarañas y mala yerba, las armas para entrar en el meollo de un laberinto lleno de cantos contagiosos de sirenas, y despejarles un camino hacia los distintos mecanismos técnicos, concretamente en el del género de la poesía, cuyo objetivo es, si no representar la poesía, sí vislumbrarla, asomarla.

De modo pues que en poesía se ha pronunciado una buena cantidad de fórmulas o de modas poéticas, desde las más rigurosas hasta las más disolutas o libres, desde apuestas por lo nuevo, el gusto por lo experimental hasta las imitaciones más grotescas, con el fin de hallar en la particularísima voz de la poesía, el lenguaje del hombre mismo, esa otra invención que comienza a partir del lenguaje de todos los días.

La poesía es encuentro, don, hallazgo por gracia, pero también trabajo, conocimiento, espesura, paciencia, diálogo de unos cuantos, la «inmensa minoría, diría Juan Ramón Jiménez. Dejo tres poemas que nos aclaren mejor el destino del poema y su autor.

VALLEJO

Charles Bukowski

es muy difícil encontrar un hombre

que escriba poemas

que no te decepcionen.

Vallejo nunca me decepcionó de esa manera.

Algunos dicen que murió

de tanto pasar hambre.

como sea

Sus poemas sobre el terror a estar solo

son en cierto sentido amables y no gritan.

Estamos cansados de casi todo el arte.

Vallejo escribe como un hombre

y no como un artista.

Está más allá de

nuestro entendimiento.

Me gusta pensar que Vallejo todavía está

vivo y caminando por la

habitación, encuentro

el sonido de sus pasos firmes.

Imponderable.

La poesía es encuentro, don, hallazgo por gracia, pero también trabajo, conocimiento, espesura, paciencia.

 

LA POESÍA

Salvador Novo

Para escribir poemas,

para ser un poeta de vida apasionada y romántica

cuyos libros están en las manos de todos

y de quien hacen libros y publican retratos los periódicos,

es necesario decir las cosas que leo,

esas del corazón, de la mujer y del paisaje,

del amor fracasado y de la vida dolorosa,

en versos perfectamente medidos,

sin asonancias en el mismo verso,

con metáforas nuevas y brillantes.

La música del verso embriaga

y si uno sabe referir rotundamente su inspiración

arrancará las lágrimas del auditorio,

le comunicará sus emociones recónditas

y será coronado en certámenes y concursos.

Yo puedo hacer versos perfectos,

medirlos y evitar sus asonancias,

poemas que conmuevan a quien los lea

y que les hagan exclamar: «¡Que niño tan inteligente!»

Yo les diré entonces

que los he escrito desde que tenía once años:

No he de decirles nunca

que no he hecho sino darles la clase que he aprendido

de todos los poetas.

Tendré una habilidad de histrión

para hacerles creer que me conmueve lo que a ellos.

Pero en mi lecho, solo, dulcemente,

sin recuerdos, sin voz,

siento que la poesía no ha salido de mí.

 

A QUIEN PUEDA INTERESAR

José Emilio Pacheco

Que otros hagan aún

el gran poema

los libros unitarios

las rotundas

obras que sean espejo

de armonía

A mí sólo me importa el testimonio

del momento que pasa

las palabras que dicta en su fluir

el tiempo en vuelo

La poesía que busco

es como un diario

en donde no hay proyecto ni medida

 


Sobre esta noticia

Autor:
Leonel Robles (505 noticias)
Visitas:
1568
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.