Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Filibustero escriba una noticia?

El Banquete del Centenario de la Independencia

11/04/2010 09:24 3 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una mirada al afrancesamiento culinario del México porfiriano, como símbolo de desarrollo, progreso y clase

Por Arqueólogo Ricardo Rincón Huarota

Hace algunos años llevé a un grupo de turistas nacionales a conocer el Castillo de Chapultepec. Con ojos de admiración los visitantes observaban sus lujosos salones y amplias habitaciones. Pero lo que más interés despertó en ellos fue el elegante comedor que aloja en el centro una espléndida mesa de caoba.

De pronto, mi explicación sobre los detalles de este espacio, el mobiliario y sus afortunados ocupantes a lo largo de la historia, fue abruptamente interrumpida por una de las señoras del grupo, que dirigiéndose a todos y a nadie en especial exclamó: ¡imagínense cómo hubiera lucido la mesa bellamente engalanada para las grandes ocasiones con fina mantelería, cristalería y candeleros; pero sobre todo ver en torno a ella a Don Porfirio, acompañado de distinguidas personalidades, catando selectos vinos y degustando deliciosos platillos! ¡Cómo me hubiera gustado vivir en esa época para asistir a una de esas recepciones de ensueño!

Tales palabras, que seguramente la dama escuchó de su madre y de su abuela, me llevaron al instante a reflexionar sobre la bien ganada fama de la que goza Porfirio Díaz, aún 100 años después, por sus gustos sibaríticos y la proclividad que tuvo para realizar fastuosos acontecimientos durante el periodo que gobernó el país entre finales del siglo XIX e inicios del veinte.

Con el ánimo elevado, la visitante prosiguió diciendo que los exquisitos hábitos culinarios del General Díaz, provenían de la gran fascinación que sentía por la gastronomía francesa, por lo que promovió la llegada a México de reconocidos chefs franceses. En esos años, continuó la señora haciendo un gesto facial con aire aristocrático, “lo francés” tenía encanto, un savoi-faire que era sinónimo de elegancia y progreso.

Apoderada ya del uso de la palabra, y yo escuchando en respetuoso silencio, la distinguida dama habló de los banquetes oficiales organizados por los chefs franceses en honor de representantes diplomáticos, empresarios extranjeros y ricos hacendados. Por fin intervine para mencionarle que no olvidara que los cocineros galos también consentían a los más exigentes paladares en sus propios restaurantes, tales como La Maison Dorée, el Sylvain y el Chez Montaudon. Además, referí que los menús eran redactados en francés y el comensal que era capaz de traducirlos elevaba su estatus.

El afrancesamiento culinario en México alcanzó su punto máximo en 1910, durante la celebración de los 100 años de la Independencia

Quise aprovechar ese momento para dar por terminado el recorrido que se había alargado, no sin dejar de comentar al grupo que el afrancesamiento culinario en México alcanzó su punto máximo en 1910, durante la celebración de los 100 años de la Independencia. El festejo incluyó los hoy denominados Banquetes del Centenario en los que se ofreció a cientos de invitados especiales una amplia variedad de platillos de la cocina francesa. La comida mexicana, por su parte, estuvo reservada a la gente del pueblo que durante la celebración fue agasajada con barbacoa, tamales, atole y mole de guajolote.

Pero contra lo que pensé, y fue ahí cuando comprendí el porqué de sus constantes intervenciones, nuestra señora volvió a la carga diciendo con orgullo que unos antepasados suyos fueron invitados a la cena–baile más sobresaliente que tuvo verificativo en Palacio Nacional el día 23 de septiembre de 1910. De hecho, su familia había conservado por generaciones la invitación para el baile y el menú de la cena de gala el cual nos recitó de memoria, faltaba más, en estricto francés:

Consommé Riche

Petits Patés á la Russe

Escaloppes de Dorades á la Parisienne

Noisettes de Chevreuil Purée de Champignons

Foie Gras de Strasbourg en Croutes

Filets de Drinde en Chaud Froid

Paupiettes de Veau a l’Ambassadrice

Salade Charbonniére

Brioches Mousseline Sauces Groseilles et Abricots

Glace Dame Blanche

Desserts

Café-Thé

Jerez Fino Gaditano

Chablis Moutonne

Mouton Rothschild 1889

G.G. Mumm & Co. Cordon Rouge

Despedí a los visitantes en la explanada del Alcázar, en donde abordaron el pequeño autobús que los llevaría de regreso a su hotel. Abrumado por la singular y larga visita, había decidido bajar caminando por la rampa que lleva hasta el Bosque de Chapultepec. Durante el trayecto, recordé que la gala del 23 de septiembre de 1910 fue uno de los últimos acontecimientos sociales en los que participó Porfirio Díaz, ya que un par de meses después estalló el movimiento revolucionario que lo derrocó y a la postre lo exilió de México, precisamente a Francia.

Imaginé que el viejo dictador, instalado hacia 1915 en su departamento de París, cansado y enfermo quizá recordaría con nostalgia los magnos eventos en los que mostraba sus atributos de gourmet consumado. Pero también, tal vez secretamente, rememoraría sus años mozos como militar y hombre de rudos modales, cuando se alimentaba con tamales y mole oaxaqueños, menudo y tacos de tripa gorda que sólo hubiera podido volver a saborear en el país que dejó atrás, en el México de sus recuerdos.

Porfirio Díaz, aún 100 años después, tiene fama por sus gustos sibaríticos y procilividad para realizar fastuosos acontecimientos durante el periodo que gobernó


Sobre esta noticia

Autor:
Filibustero (42 noticias)
Visitas:
9212
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Julio Díaz (30/09/2010)

Saludos!!!
tu amigo "El Virtuoso" espero te comuniques pronto!
Cel: 55 28 02 68 74 Gracias!!!

-1
+ -

ricardo (04/10/2010)

Estimado Julio, ya te envíe un msj al cel, espero que pronto platiquemos, saludos y gracias por leer los artículos.

1
+ -
Responder

Ernesto (05/07/2011)

Muy bien hermano, me gusta la narracion, saludos.