Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Salda Víctor Manuel Mendiola su deuda con Octavio Paz

10/08/2011 13:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con la creación del libro “El surrealismo de Piedra de Sol, entre peras y manzanas”, Víctor Manuel Mendiola (Ciudad de México, 1954) pretende “saldar la deuda que adquirí cuando leí ese poema de Octavio Paz, a los 17 años, y me quede completamente deslumbrado”. En entrevista con Notimex, el autor recordó esta tarde, con evidente emoción, que a partir de la primera lectura de ese poema sintió el deseo, intenso y profundo, “de desentrañar por qué me cautivaba tanto, y no cejé de intentarlo hasta que logré entrar a una parte de sus vetas profundas”. Lo anterior, agregó, lo llevó a muchas cosas. Por ejemplo, a aprender a hacer versos, a rimar, a pensar, y a leer y releer a autores como el Marques de Sade. “Yo adquirí una deuda con la lectura de este poema”, subrayó, y fue claro al precisar que saldar la deuda le costó un ejercicio de casi 35 años. Sin embargo, aclaró, este libro, editado por el Fondo de Cultura Económica (FCE), más que ser una obra sobre “Piedra de Sol” o sobre Octavio Paz, es el intento de crear una biografía de “Piedra de Sol”. “De encontrar esa biografía y volver al poema como el sujeto que es, no sólo como un objeto”. Añadió que ese emblemático poema de la literatura mexicana contemporánea ha tenido una vida enorme, y tiene, hasta hoy, una movilidad gigantesca. “Admiré el poema desde muy joven. Lo leí a los 17, con un grupo de amigos, y desde entonces no lo he dejado de leer muchísimas veces”. Desde su perspectiva, se trata de un poema que evoluciona, pero que al mismo tiempo tiene un centro. “Es como la Piedra de Sol de nuestro Calendario Azteca, está llenó de significados y sentidos, sin dejar de tener un centro circular que nos conecta con el universo; eso pasa con el poema”. Con el timbre y el tono de los filósofos, de los poetas, de los literatos que conocen su entorno, dijo que Piedra de Sol “nos conecta con problemas sociales, con el mundo interior, con el desasosiego del hombre moderno, con la arquitectura hoy, y con lo que representa la calle por las que caminamos”. Pero también, abonó el ensayista, autor del libro “Xavier Villaurrutia: La comedia de la admiración” y ganador de premios prestigiados como el “Sor Juana Inés de la Cruz. Letras del Bicentenario”, con el árbol y el río que se transforman y nos conectan con las estrellas, en particular con Venus. Sobre el perfil del lector para este libro, señaló que tiene que ser un apasionado. “Aunque es muy fácil apasionarse con este poema, porque en toda esta circularidad que posee, y en este carácter, tan abierto y tan cerrado, al mismo tiempo que tiene el poema, hay un centro, un centro erótico”. Se trata, dijo al final de la entrevista, de un centro erótico y amoroso, “de exaltación de la libertad sexual y amorosa. En el poema hay un carnaval de mujeres, de princesas, de hadas y de reinas”. Consecuentemente, hombres y mujeres pueden, con cierta facilidad, identificarse con el erotismo de este poema”.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
116
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.