Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Primero, la salud; luego el resto

01/01/2021 00:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dos mil veintiuno llega con ilusión, esperanza y buenos principios. Después de un fatídico 2020, que saturó de luto y temor a la sociedad, el nuevo año se estrena con la noticia más deseada: una vacuna contra el coronavirus. Lograda contra el reloj en un alarde de los profesionales de la ciencia, que hay que reconocerles, promete ponerle coto a la pandemia que venía condicionando nuestras vidas.

Es la luz al fondo del túnel que nos dará tranquilidad y ánimos para recuperar de una vez la normalidad perdida. Sin ánimo de amargar la buena nueva, hay que añadir que todavía no será fácil. El destrozo causado por la maldita covid-19 va a obligarnos a trabajar con ahínco en la reconstrucción de nuestras condiciones de vida y especialmente en la renovación de ideas.

Algunos han dicho que está comenzando una nueva era lo cual implica que tendrán que producirse cambios. Un reto, desde luego, pero no grave: la historia recuerda que los pueblos demuestran especial capacidad para emprender una recuperación tras los desastres. Desgraciadamente, no habrá remedio para rescatar a las víctimas, pero sí para paliar los daños materiales.

La mayor preocupación tanto en España como en el resto del mundo es rescatar a la economía y ponerla de nuevo a producir, a crear empleo, generar dinamismo social y atender las necesidades materiales de una sociedad que surge con ansias de recuperar el tiempo perdido y la calidad de vida erosionada. Contamos para conseguirlo la ventaja de no estar solos.

Con el cambio de Administración en los Estados Unidos, con la desaparición de Donald Trump y su antipatía visceral a la Unión Europea y el escaso y dudoso respeto a las organizaciones internacionales, incluidas la ONU y la propia Alianza Atlántica, se inicia una etapa distinta en la política mundial. Normalizar las relaciones con la Administración de Biden será prioritario.

En Europa, a diferencia de otros continentes, la Unión que integran Veintisiete países constituye un motivo de confianza. Pronto llegarán sus ayudas a cada miembro y facilidades financieras para que los proyectos con que siempre se inicia un año puedan salir adelante. Todos miramos a Bruselas donde la Comisión se estrena de verdad con este reto.

El futuro está pasando de dramático a optimista. Claro que, para ello, todos los afectados, y somos muchos, tendremos que volcarnos en la primera exigencia: la unidad. En vías de superación de la pandemia, las organizaciones comunitarias tendrán que volcarse en la integración de fuerzas. Ya hemos aprendido el valor de la dispersión con el Brexit.

Precisamente el abandono del Reino Unido, con los cambios y problemas que implica, tendrá también que ser abordado con prioridad. El acuerdo logrado con fórceps para cerrar el abandono tendrá ahora que ser llevado a la práctica. Será la parte de recuperación comunitaria para reducir los daños, que tendrá que avanzar en paralelo con la recuperación sanitaria y la económica, aunque sin olvidar otras prioridades también importantes.

La nueva sociedad que salga de esta dura prueba que estamos viviendo tendrá que volcarse en afrontar otro problema humanamente delicado y legalmente indeclinable: la migración irregular no puede continuar convertida ni en el juego de burlar las normas, ni un chantaje de las mafias de la emigración, ni una tentación al suicidio en aguas del Atlántico en el empeño por mejorar la vida de personas.

Quizás, también conviene recordarlo, se impone en esta etapa que comienza ? con nuevos proyectos, nuevas exigencias, nueva Comisión y nuevo Euro parlamento ? que se revise la propia organización comunitaria, que no frene sus objetivos y que se vuelva a fijar las normas de manera que pretensiones de Gobiernos como los de Hungría y Polonia, de aprovechar ventajas para moverse por libre no tengan cabida en la Unión.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (15628 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
1522
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.