Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Sarcoma de Ewing, cáncer en los huesos de niños y adolescentes

10/07/2013 15:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Sarcoma de Ewing, cáncer en los huesos de niños y adolescentes SyM - Karina Galarza Vásquez

Aunque puede presentarse a cualquier edad, las estadísticas muestran que es el segundo tumor canceroso más frecuente entre los 11 y 16 años de edad, además de que afecta con mayor frecuencia al sexo masculino. El éxito en el tratamiento depende de su detección temprana.

El sarcoma (tumor en vasos sanguíneos, hueso, músculo o cartílagos) de Ewing ocupa el quinto lugar de frecuencia dentro de la República Mexicana y fue descrito hace aproximadamente 100 años en Estados Unidos por el Dr. James Ewing, lo que fue motivo de reconocimiento, ya que en un principio se pensó que no era cáncer, cuando en realidad se trata de tumoración sumamente maligna.

"En el área de Oncología de las instituciones pediátricas vemos este tipo de tumor con relativa frecuencia; sin embargo se le conoce poco y, como todo cáncer infantil, es de causa desconocida", refiere el Dr. Roberto Rivera Luna, quien se desempeña como subdirector de Hemato-Oncología del Instituto Nacional de Pediatría (INP) de la Secretaría de Salud (Ssa) con sede en la Ciudad de México.

¿Qué lugares afecta?

Las estructuras óseas que se ven más afectadas por este tipo de sarcoma son pelvis y huesos largos (húmero, cúbito, radio, fémur, tibia y, ocasionalmente, peroné). No obstante, el advenimiento de las técnicas de diagnóstico modernas ha permitido identificar desde hace 15 años que el sarcoma de Ewing también afecta tejido blando (aquel que se ubica en músculo y otros tejidos blandos).

El tumor que se origina en los huesos puede aparecer desde los 0 a 18 años, en tanto que el que se origina en tejidos blandos se presenta entre los 3 y 5 años. "El primero es el más común y se caracteriza por crecimiento de alguna parte ósea", comenta el oncólogo pediatra.

Asimismo, a agrega que cuando el tumor se desarrolla en pelvis es, en un principio, muy silencioso, sin síntomas. "Dicha estructura ósea se encarga de sostener, guardar y proteger las vísceras del organismo. Y en el paciente con sarcoma de Ewing, a veces llega a existir dolor leve en esta zona o, en ciertos casos, puede experimentarse desplazamiento de intestinos o riñón, que al inicio del padecimiento es difícil precisar". Por ello, cuando se diagnostica, el chico suele mostrar un tumor en grado avanzado.

Ahora bien, si la tumoración se presenta en las extremidades, sin duda, se torna muy evidente, produce dolor y hay deformidad en el lugar, por lo que el diagnóstico resulta más sencillo y se efectúa de manera temprana.

Importancia de la detección

"Si el tumor no se identifica de manera precisa y, por tanto, se le deja evolucionar, comienza a diseminarse a otras partes del organismo; a este proceso se le conoce como metástasis. Los sitios más comunes adonde se disemina este cáncer son, en primer lugar, los pulmones, aunque también puede llegar a otros huesos y ganglios linfáticos (estructuras que forman parte del sistema de defensa)", explica el entrevistado.

Al llegar la metástasis a los campos pulmonares, el paciente ingresa al hospital con dificultad respiratoria. "Sin embargo, la situación en México ha mejorado y ahora los niños con sarcoma de Ewing ya no llegan como hace 20 años, es decir, sin poder caminar ni respirar", menciona el Dr. Rivera Luna.

Cuando el médico de primer contacto, ya sea familiar o pediatra, sospecha o detecta el tipo de tumor descrito, tiene que canalizar al paciente a institución de tercer nivel para que reciba tratamiento inmediatamente.

Al detectarse por medio de estudios radiográficos es necesario realizar biopsia, lo que implica extraer muestra del tumor para que sea analizada por el patólogo, quien confirmará el diagnóstico de la enfermedad. "Inmediatamente después, se tiene que determinar si ha producido metástasis, pues cuando se busca atención médica de manera tardía el cáncer se ha diseminado", advierte el subdirector de Hemato-Oncología del INP.

Para ello es necesario realizar estudios específicos y, una vez que se tiene la imagen completa del paciente, se procede a lo que en la jerga médica se conoce como estadificación, lo que significa que es necesario ver si el tumor está localizado o diseminado.

Tratamientos

Los niños con tumores localizados (se encuentran en un solo lugar) tienen mayores posibilidades de curación total que aquellos que tienen el padecimiento diseminado.

En este sentido, cabe destacar que el tratamiento se constituye por tres piedras angulares: cirugía, radioterapia y quimioterapia, que son como los cimientos de una casa. "La primera se efectúa, en especial, cuando la tumoración es localizada y puede resecarse en su totalidad; posteriormente, si en los bordes quedan células malignas se aplica la radioterapia. Siempre el paciente deberá recibir posteriormente tratamiento con quimioterapia", describe el oncólogo pediatra.

Cuando el paciente tiene la enfermedad diseminada, se toma la biopsia como en todos los casos para obtener el diagnóstico, y si hay un sitio con tumor demasiado grande puede darse radioterapia o practicarse cirugía para mejorar las condiciones de vida del niño. "Por lo general, en casos diseminados, lo primero que se proporciona es quimioterapia muy intensa para que la metástasis desaparezca y los sitios que queden con cáncer se le aplica radioterapia", añade el especialista.

Las posibilidades de curación completa de un paciente con sarcoma de Ewing localizado son de 75% y si lo tiene diseminado, las esperanzas se reducen a 20%. En este último caso, la mayoría de los afectados fallece a pesar de emplear quimioterapia de primer nivel.

Todo niño debe tener pediatra de cabecera para que lo vigile en su crecimiento y desarrollo, ya sea a nivel institucional o privado. Desafortunadamente después de los 10 u 11 años, muchos padres ya no llevan a sus hijos al médico, a menos que estén enfermos y se sientan muy mal. Es necesario adquirir cultura médica y que todo infante asista a revisión general por lo menos una vez al año después de los 8 años de edad.

SyM

Última actualización: 07-2013


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
32
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.