Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Satisface a los mexicanos la respuesta del público en Montreal Coinciden en que es un paso que les debe abrir nuevas puertas

12/07/2009 05:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Motivados por la respuesta que encontraron ayer en los diferentes escenarios en los que se presentaron, los músicos Eugenio Toussaint, Héctor Infanzón y Odisea, integrante ésta del grupo Los de Abajo, confían en que el resultado de esta exitosa presencia mexicana en el 30 Festival Internacional de Jazz sea un parteaguas que les abra nuevas puertas en el mundo. Consultados por separado luego de sus presentaciones, los artistas hablaron a Notimex de su experiencia en el festival que es considerado el más importante del género en el mundo y agradecieron, sobre todo, el gran apoyo que les ofreció la comunidad mexicana en esta ciudad, donde no obstante el "diluvio" que despidió a Infanzón, la gente permaneció hasta el final para aplaudir su virtuosismo. Para Eugenio Toussaint, del trío Sacbé, fue muy importante haber pasado de un escenario abierto, como es el Canada Trust, en el que tocaron el año pasado, a uno cerrado y exclusivo como el que compartieron en esta ocasión con el canadiense Jean-Pierre Zanella, porque es foro al que llega gente más conocedora y exigente, pues paga por el boleto. Desde luego la diferencia está no sólo en el espacio sino en la respuesta del público, agregó, pues se da una velada más íntima y también un acercamiento diferente con la gente que, en este caso, igual se derbordó al final, cuando se pone de pie y aplaude y grita y demás. Los Toussaint tienen relación con Zanella desde hace unos 25 años, cuando Eugenio era director de la orquesta de Paul Anka y el saxofonista era parte de la sección de alientos de esa formación. Esa relación, expuso Eugenio, ayudó mucho para que ahora con sólo un par de ensayos quedara este concierto que, en su ejecución, reflejó el entendimiento que existe entre ambos artistas, a través de un idioma universal como es la música, que se fundió en un sólo arreglo y que dio como resultado una experiencia sensacional. Ciertamente, dijo, no saben qué va a pasar, pero confían en que como se los ha dicho Zanella, sea el principio de más cosas; por ahora, añadió, lo importante para Sacbé es disfrutar el momento "hay que gozar lo de ahora". Por su parte, Héctor Infanzón guarda la misma actitud de no echar campanas al vuelo y aunque no oculta su gozo por la respuesta del público y esa conexión que logró establecer con canadienses, latinos y mexicanos que asistieron a su par de mini conciertos, señaló que por ahora es un sueño más el de haber podido traer su propuesta a este foro. Lo importante, dijo, es que "nuestra música pueda ir llegando a los lugares más importantes del mundo, que vean lo que se hace en México". La respuesta fue muy buena, ahora las expectativas son que se abran más puertas tanto en México como en el extranjero, dijo el pianista, quien se ha presentado ya en foros de Nueva Orleáns, Nueva York, Colombia, Lisboa, etcétera. Montreal, expuso, es una vitrinota, "esperamos que haya venido la gente indicada para que luego tengamos la posibilidad de tocar de manera constante en estos lugares donde el jazz es bien apreciado". Esta comitiva de mexicanos, abundó, ha mostrado que el jazz mexicano tiene diferentes facetas que mostrar y que todas pueden ser muy ricas y diversas, como diverso es el propio género sincopado. Seguramente, acotó, Montreal se acaba de convertir en un parteaguas de la historia del jazz en el país, que abrirá además espacios a nuevas generaciones. Y hablando de nuevas generaciones, Odisea, una de las vocalistas de Los de Abajo, recordó que la presencia de la agrupación en Montreal se conjuga con una gira canadiense, en la que ya se presentaron en Québec y ahora van a Toronto a llevar su alegría y desparpajo. La respuesta en Québec fue super, pero aquí estuvo increíble porque había más "banda" y se "prendió", dice la joven, para quien ya es común la buena respuesta del público ante sus múltiples fusiones que van del punk al ska, pasan por el rock, pero igual se pueden disparar hacia el norteño, ranchero o la cumbia. El éxito de esta propuesta, dijo, quizá se debe a que les gusta ser auténticos y congruentes, pues cantan lo que ven, son lo que viven y así lo predican. "No somos salseros, skatos o roqueros, sino todo al mismo tiempo", afirmó Odisea, a quien no le preocupa que algunos quieran ponerles etiquetas o encasillarlos en el "world music". Finalmente, sobre el hecho de que muchas veces sean más conocidos fuera que dentro de México, consideró que no se trata de que se les quiera más o menos, en un lado o en otro, sino de que en el extranjero hay muchos más foros y más flexibilidad de los mismos, lo cual les permite ser lo que son, una fusión de todo, sin limitaciones, lo que le permite divertirse y divertir a los demás. Lo que Los de Abajo busca con el público, añadió, es que se "prenda", que salten, griten, canten y se desahoguen, que a partir de sus letras la gente se vaya con un poco de conciencia y ver que no es la única que está harta de los políticos y la corrupción; que "la raza" sepa que no está sola, que hay un movimiento que puede decir lo que siente y lo que piensa de manera libre. Esta tarde, la mexicana Magos Herrera cerrará la participación de los mexicanos en Montreal, donde el pasado viernes también se presentó Lila Downs, con un recital nostálgico que igual provocó la catarsis del público que desde días antes agotó las entradas para verla en el Club Soda, de esta ciudad, donde hoy concluye la edición 30 de este festival.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
135
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.