Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Satisface trabajo de Juan Villoro en “El filósofo declara”

24/03/2012 04:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Inspirado en la profesión de su padre, uno de los intelectuales más reconocidos del país, el escritor y dramaturgo mexicano Juan Villoro (1956) concibió “El filósofo declara”, que bajo la dirección de Antonio Castro, se estrenó anoche en el Foro Shakespeare, de esta capital. La puesta en escena, que ofrecerá funciones de viernes a domingo en el foro capitalino, es un texto de excelente factura y estructura meticulosamente armada por Villoro, quien sin duda se está abriendo un lugar destacado dentro de la dramaturgia mexicana. A través de un raudal de palabras, Villoro expone la historia de dos compañeros de estudios que aun cuando en el fondo se aprecian y admiran entre sí, las costumbres y el destino los han llevado a ser rivales. Desde su adolescencia comenzaron a competir por una buena calificación, o bien por conquistar a la chica más popular del colegio. Años más tarde, sus propias ideas los separan. “El Profesor”, de carácter idealista, se ha dedicado íntegramente a la filosofía, mientras que “Pato”, mucho más práctico y ambicioso, ha ocupado cargos oficiales o culturales que conllevan generosa remuneración. La trama da inicio cuando los colegas ya tienen sus vidas hechas. “El Profesor” está intrigado porque tras un largo periodo sin verse ni hablarse, “Pato” le ha anunciado que irá a visitarlo. Supone que tratará de convencerlo de que lo releve en el cargo de Presidente de la Academia Mexicana de Filosofía. En su casa comienza a urdir, junto con su esposa, la manera de rechazo que aplicarán a “Pato”. Utiliza tanto su imaginación para tal fin que hasta llega a decir que le gustaría aniquilar al visitante. Mediante diálogos incisivos y certeros, de gran inteligencia, se trasluce la extraordinaria relación que tienen “El Profesor” y su esposa “Clara”. Entre ellos existe una comprensión tal que supera el amor desde el punto de vista cinematográfico o novelesco. En complicidad absoluta se disponen a hacer sentir mal a “Pato”. Inesperadamente llega desde lejanas tierras la hija de la hermana de “El Profesor”, quien aporta el peso de los lazos familiares y el de la cotidianidad a los “macabros” planes del anfitrión. Alguien que también está presente en estos avatares es el chofer de la familia que nos sorprenderá en sus distintas responsabilidades. En definitiva, Villoro analiza la forma de pensar y el sentir de cada uno de sus personajes para exponérnoslos en forma contundente y mucho muy amena. Situaciones que dan el balance exacto entre lo que es la razón y lo que provoca la pasión. Con una escenografía sencilla pero elegante, una muy atinada dirección por parte de Antonio Castro y unas extraordinarias interpretaciones de todos, sobresaliendo la de Arturo Ríos con una memoria impresionante para el largo texto –prácticamente habla todo el transcurso de la obra– y Pilar Ixquic Mata, quien se compenetra totalmente con “Clara” para enaltecer los valores de la mujer en un mundo dominado por hombres. La puesta en escena cuenta con las actuaciones de Arturo Ríos, Pilar Ixquic Mata, Emilio Echeverría, Sophie Alexander Katz y Edgar Parra.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
95
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.