Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

Segundo Informe Presidencial

08/09/2014 15:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En emotivo evento realizado en Palacio Nacional, Enrique Peña Nieto, acompañado por representantes de todas las fuerzas políticas de la nación, rindió su Segundo Informe de Gobierno, en el que de forma clara y contundente definió las estrategias que harán de México una potencia de orden mundial

En emotivo evento realizado en Palacio Nacional, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, acompañado por representantes de todas las fuerzas políticas de la nación, rindió su Segundo Informe de Gobierno, en el que de forma clara y contundente definió las estrategias que harán de México una potencia de orden mundial.

Dueño de un discurso certero, sincero y emotivo, digno del estadista que es Enrique Peña Nieto, el primer mandatario de la nación dio cátedra de política, economía e historia, al esbozar ante un nutrido contingente de mexicanos patriotas, lo que será su sexenio, el cual estará marcado por las reformas estructurales que el país necesitaba y de las que un grupo de honorables e ilustres diputados y senadores lo han dotado.

Mientras todo esto ocurría en Mexicóatl, un pujante país de un pequeño planeta rocoso, perdido en los confines de una galaxia muy, pero muy lejana, ubicada en un Universo Paralelo, en el México de acá, el del planeta Tierra, todo indicaba que la situación estaba color de hormiga y empeorando.

Y es que definitivamente, por más que los medios de comunicación adictos al poder se empeñen en intentar negar la realidad, a casi dos años del regreso del dinosaurio priísta al poder, la crisis económica avanza imbatible sobre los bolsillos de los que menos tienen, atizada por el desempleo y un salario mínimo que, por mínimo, reza la conseja popular, debería ganarlo el Presidente, e intentar vivir con él, para que sepa lo que se siente.

El ángulo por el que se vea el acontecer nacional, siempre que no se use a las dos principales cadenas televisoras como visor ni se tome en cuenta la agresiva campaña publicitaria de la administración pública federal, define con claridad la situación actual de un país víctima de su temor al cambio y de una clase política y financiera incapaz de hacer algo positivo a favor de los ciudadanos.

Cuando ya ni siquiera El Zócalo de la Ciudad de México se escapa a los devaneos dictatoriales de la dinocracia mexicana, al ser utilizado como estacionamiento particular ad hoc de los invitados que asistieron al Segundo Informe de incoherencias del presidente de la República, queda claro que este país avanza a pasos agigantados, pero hacia el abismo económico, político y social.

Más sobre

Y aún con todo el simbolismo que conlleva hacer cera y pabilo de El Zócalo, ese despropósito que se convirtió en arrebato de impune soberbia es apenas la punta de un iceberg conformado por una veta de corrupción que le niega justicia lo mismo a 49 infantes fallecidos en el incendio de la guardería ABC, que a los 65 mineros que quedaron atrapados en la mina de Pasta de Conchos.

Y si la justicia que tanto se presumía en los ya lejanos días de campaña de un olvidadizo Peña Nieto, aún hoy se le niega a los más desprotegidos de este país, los pueblos aborígenes, por ejemplo, el resto de sus habitantes también es bien poco lo que puede esperar de las autoridades constitucionalmente electas, esas que en su momento prometían el oro y el moro a cambio del voto.

El país que tenemos es éste y así de grotesca es su realidad, misma que no se puede cambiar ni siquiera con las groseras tácticas goebbelianas implementadas por la Presidencia de la República, para hacer de su libreto de mentiras con disfraz de reformas estructurales engañabobos, una verdad que, convertida en inobjetable a punta de spots publicitarios, amenaza con sacar de la pobreza a millones de pobres, pero sólo de manera virtual.

A querer o no, ese es el escenario en medio del cual se presentó el Segundo Informe de Enrique Peña Nieto y es imposible de maquillar por la maquinaria de ocultación de realidades implementada por los empresarios de la industria televisiva y radiofónica, vía la marabunta de spots que se han encargado de diseminar en ocasión de la presunción de logros presidenciales.

Lo patético del asunto es que desde la Presidencia, apoyados en una poderosa y costosa campaña mediática, que incluye cartas personalizadas de Peña Nieto, pretenden demostrar que el regreso del dinosaurio al poder, luego de 12 años de obligadas vacaciones, ha sido y seguirá siendo positivo para 118 millones de mexicanos: repetir esa mentira mil millones de veces podría crear la percepción de que es una verdad inatacable, pero ese argumento está a años luz de ser una realidad. Sí, hasta las eficaces técnicas comunicacionales del nazi Joseph Goebbels, tienen sus limitaciones.


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
508
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.