Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sociedad Mexicana escriba una noticia?

Señala cardenal que el país proyecta una “crisis moral”

23/04/2011 16:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El cardenal Norberto Rivera Carrera advirtió que la desigualdad, la injusticia y la ausencia de una educación social y espiritual están en la base de la violencia en el país, que proyecta una “crisis moral”. Agregó que la desigualdad social está en la raíz de muchos de los problemas que enfrenta el país, y por ello llamó a enfrentar ese reto social desde la práctica concreta de la opción preferencial para los pobres que no debe quedar en una bella "expresión abstracta". En un mensaje emitido durante la misa de vigilia pascual desde la Catedral Metropolitana, en penumbra para evidenciar el dolor por la muerte de Cristo, recordó que la celebración de la pascua es la fiesta del triunfo sobre el pecado y la muerte. Pero ante el insoslayable clima de violencia que cotidianamente se experimenta en toda la nación, hizo notar que el clima cultural que la propicia proviene de la desintegración de la familia, de la confusión juvenil, de la indiferencia religiosa y de la pobreza. Mencionó además como raíces de ese mal la ausencia de una educación espiritual y social, la injusticia, la descomposición de la comunidad y la falta de credibilidad en las instituciones que deberían tener la vocación de servir a los demás; se trata, en suma, "de una crisis moral". El cardenal Rivera insistió en que todo cristiano que acepta la resurrección de Cristo debe estar comprometido en la causa a partir del reconocimiento de que la paz y la justicia provienen exclusivamente de Dios. Ante el señalamiento expreso de que su mensaje iba dirigido incluso a los no creyentes, el arzobispo primado de México afirmó que la desigualdad social está en la raíz de muchos de los problemas que hoy se viven. En este punto subrayó que los pobres son una consecuencia de la sociedad en su conjunto, es decir de la organización de la sociedad y de los valores sobre la que se basa la propia convivencia social. "La presencia de la pobreza material, cultural y espiritual como manifestación del pecado e injusticia obliga a un compromiso de lucha por el cambio de mentalidad y de costumbres, lucha por un cambio ético y de organización social de un sistema que se alimenta de la pobreza y por lo tanto la ve como normal", expuso. Agregó que el problema de la desigualdad, que lleva a la confrontación de los pobres con los menos pobres y con los abiertamente ricos, no se puede rehuir ni evadir porque representa un desafío crucial en el México de hoy. Para enfrentar este reto desde el evangelio de la fraternidad, la justicia, la paz y la reconciliación se preguntó si en realidad "viviremos en la práctica concreta de la opción preferencial por los pobres o haremos de ella sólo una bella expresión abstracta". Explicó que no se trata de adherirse a una de tantas ideologías que buscan el poder o el control, sino adoptar la experiencia de Cristo, de acercarse a aquellos que sufren en cuerpo y alma. Confió en que como hijos de Dios y agentes de evangelización los miembros de la iglesia se conviertan en misioneros de la paz, de la caridad, de la no violencia al servicio preferencial de los jóvenes y de los más pobres y alejados del influjo del evangelio para hacerlos capaces de que las semillas del verbo fructifiquen en ellos. Con este mensaje social, el cardenal Rivera Carrera coronó la vigilia pascual en un ambiente de sobriedad y recogimiento debido a la penumbra en que se sumió la Catedral como muestra de duelo por la muerte de Cristo en la cruz. Dentro de la Catedral las únicas luces que alumbraban eran las débiles llamas de las veladoras encendidas en el cirio pascual, mientras la ceremonia se realizaba prácticamente en silencio. Afuera evangélicos que celebraron su marcha de la gloria, con una manifestación pública de fe por las principales avenidas de la ciudad, cantaban por todo lo alto sus alabanzas y oraciones a su Dios acompañados por un potente sonido que se escuchaba más allá del Zócalo.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Sociedad Mexicana (21910 noticias)
Visitas:
56
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.