Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Señalan expertos encuentros y desencuentros de Rivera y Tamayo

08/12/2010 00:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Además de haber sido dos grandes muralistas, Diego Rivera (1886-1957) y Rufino Tamayo (1899-1991) fueron dos personajes que tuvieron una relación larga y conflictiva, pues ambos disputaban el mercado del arte nacional e internacional, coincidieron en señalar anoche el curador Juan Carlos Pereda y el coleccionista Juan Coronel Rivera. Durante el último encuentro del año del ciclo “Diálogos” organizado en el Museo Tamayo, Pereda, especialista en la obra de Rufino Tamayo, y Coronel Rivera, nieto de Diego, hablaron sobre los temas más intensos en esa conflictiva pero fructífera relación. En la sesión titulada “Diálogos imposibles” señalaron que ambos pintores llevaron una relación de retroalimentación en muchos sentidos, pues los dos sabían que en la década de 1950 el mercado del arte estaba en Estados Unidos y no en México. “A los dos les interesaba (el mercado de arte), de hecho, muchas de las pugnas que había entre Diego, Tamayo y Orozco eran por trabajo, se ganaban el trabajo. Entonces la atención entraba por ese sentido. “Lo manejaban también desde la perspectiva de la función estilista, Rivera tenía la cuestión de que el arte debía de tener un mensaje, mientras que Tamayo tenía la tendencia de Europa, de que el arte debía de ser arte puro”, dijo Juan Coronel. Según el coleccionista, Tamayo y Rivera sostenían pugnas periodísticas, alentadas por otro de los grandes del muralismo mexicano: David Alfaro Siqueiros. “Estas por lo general iban por la función plástica, respecto que el arte no es solo esta expresión para satisfacer ahora el mercado y, sobre todo, las bienales, sino que debió tener una función de análisis hacia un nuevo humanismo”, menciono Coronel Rivera. Había, dijo, un cierto destello de ironía, una especie de debate público que se daba en la prensa, pero que era de ideas. Para Pereda, Rivera y Tamayo fueron un par de humanistas de primer nivel, aunque cada uno había abordado la problemática desde diversos ángulos. “Diego fue un intelectual vasto, en cambio Tamayo era más intuitivo, también culto pero había abrevado de otras fuentes. Diego era un hombre de izquierda, mientras que Tamayo era de una cultura universal. “En su momento cada uno tuvo un grupo que lo apoyó. Crearon dos de los momentos artísticos más importantes del siglo XX a nivel nacional e internacional”, expresó. Comentó que a pesar de las pugnas que se generaban en la prensa, ambos pintores nunca se ignoraron, por el contrario se respetaron y se alababan el uno al otro. Según Pereda, alguna ocasión Diego Rivera visito al lado de su entonces secretaria, Raquel Tibol, una exposición de Pablo Picasso y ésta le pregunto sobre la muestra a lo que Rivera respondió: “Después de Picasso no hay ´naiden´ y después de ´naiden´ está Tamayo”. Tamayo también elogió a Rivera como “un gran virtuoso, pero que está abocado a una cultura oficial que estaba llena de referencias de la historia del arte”. El también museógrafo del Museo Tamayo afirmó: “hubo un gran respeto entre los dos”. A lo largo de poco más de dos horas, Pereda y Coronel ofrecieron una amena charla que al final les valió un fuerte aplauso.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
61
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.