Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cuauhtemoc Mavita E. escriba una noticia?

Las señales sucesorias del presidente Felipe Calderón

30/06/2011 14:56 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los presidentes terminan su mandato generalmente construyendo mundos invisibles en los que se perpetúan en el poder. Es esa, por la obsesión, una especie de locura

Cuauhtémoc Mávita E./periodista

Los investigadores de la conducta de los presidentes mexicanos coinciden en que después de transcurrida la mitad del sexenio, estos tienden a preocuparse desmedidamente por su futuro y, como consecuencia, terminan generalmente construyendo mundos invisibles en los que se perpetúan en el poder. Es esa, por la obsesión, una especie de locura.

LA OBSESION DE LOS PRESIDENTES

Luis Echeverría Alvarez (1970-1976), traumado por las crisis de su gobierno y su incomprendida visión tercermundista, pretendió continuar en el escenario político promoviéndose para el Premio Nóbel de la Paz y la Secretaría General de la ONU; José López Portillo (1976-1982), frívolo, quien no supo “administrar la abundancia” y quien se comprometió “a defender el peso como un perro”, quiso retirarse como el mejor presidente de México, y terminó “llorando”, pidiendo perdón y nacionalizando la banca.

Miguel de la Madrid Hurtado (1982-1988), quien en los seis años de su gobierno se la llevó pidiendo a los mexicanos que se “ajustaran el cinturón” y quien se ufanó que sacaría “al buey de la barranca”, pretendió ser un abanderado de la renovación moral y concluyó hundiendo aún más en la crisis y la corrupción al país; Carlos Salinas de Gortari (1988.1994) pretendió, con el respaldo de su “grupo compacto”, crear las estructuras políticas y legales para su reelección. No lo logró. En cambio tan pronto abandonó Los Pinos” estalló y se le culpó de “la crisis de diciembre”, y ante lo cual habría de realizar una huelga de hambre en Monterrey, Nuevo León, para exigir que no se le exhibiera como responsable..

Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-2000), le apostó al poder financiero transnacional, de tal manera que eso es lo que lo mantiene vigente. Según él su mayor compromiso fue “hablar con la verdad a la gente”, pero aún se desconoce que clase de acuerdos suscribió con los poderes económicos y políticos que reclamaban la alternancia, y porque se decidió por Vicente Fox (2000- 2006) del Partido Acción Nacional.

Vicente Fox Quesada (2000-3006), se la pasó todo el sexenio tratando de solucionar el conflicto de Chiapas, el mismo que dijo que resolvería en cinco minutos; su gobierno se caracterizó por la corrupción y las corruptelas (lo cual no le fue privativo), así como los desmanes, el sarcasmo y la soberbia. Mareado por el poder y la facilidad de desviar recursos públicos para sus empresas, le dio por dedicarle gran parte de su tiempo al continuismo a través de su esposa Marta Sahagún, a quien pretendió hacerla candidata presidencial del Partido Acción Nacional.

Una locura, más si emana de un poder absoluto. Y es que como subrayara el historiador ingles Lord Acton (1834-1902): “ Con un poder absoluto hasta a un burro le resulta fácil gobernar”.

LA LOCURA CALDERONISTA

Finalmente, con Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), al país y a los gobernados les está “lloviendo sobre mojado”. Los resultados no son positivos. El presidente del empleo no le ha cumplido a la gente. Sin embargo, como todos, pretende imponer a un sucesor que lo proteja del vendaval que se desatará tan pronto desocupe la silla presidencial.

Las señales pueden interpretarse de manera equivocada. Quienes se han “destapado” tienen su trayectoria

Calderón Hinojosa, empero trae muy pocas cosas consigo. Para muchos observadores políticos el presidente se está quedando solo. Por eso se cree que fue eso lo que lo condujo a expresar públicamente que el PRI está fortalecido y que es probable que Acción Nacional pierda en 2012 la Presidencia de la República. Y en esa acción antipolítica, de “sinceridad”, al hablar acerca de quienes se ostentan como precandidatos de su partido, se atrevió prácticamente a demeritarlos, ya que para él, en alusión al ex gobernador de Guerero, Ruben Figueroa Figueroa, “la caballada está muy flaca”.

No obstante, en política la mayor de las veces lo que se ve, se escucha y se da como un hecho generalmente no es; hay, por supuesto, las excepciones de la regla.

Por eso, las señales que ha enviado el presidente pueden interpretarse de manera equivocada. Los tres mosqueteros que se han “destapado” en Acción Nacional tienen su trayectoria, tan o más fuerte que el mismo Calderón Hinojosa cuando sacó de la carrera presidencial, en 2005-2006, a Santiago Creel Miranda.

Alonso Lujambio Irazabal, doctor en ciencias políticas, docente, investigador, Secretario de Educación Pública. No ha ocupado ningún cargo de elección popular.

Ernesto Cordero arroyo, economista, subsecretario de Egresos en Hacienda y Crédito Público, director de Administración de Riesgos en BANOBRAS, subsecretario de Planeación Energética y Desarrollo Tecnológico, en la Secretaría de Energía, ex secretario de Desarrollo Social, Secretario de Hacienda. No ha ocupado ningún cargo de elección popular.

Josefina Vazquez Mota, economista, periodista, asesora empresarial de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), diputada federal del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN) durante la LVIII Legislatura, en el que se desempeñó como subcoordinadora de Política Económica, secretaria de Desarrollo Social (2000-2006), coordinadora de la campaña presidencial de Felipe Calderón Hinojosa, ex secretaria de Educación Pública, diputada federal y coordinadora de la fracción parlamentaria del PAN en la LXI Legislatura.

Por la trayectoria y experiencia de los precandidatos, se puede determinar quien tiene los atributos para la candidatura presidencial. Lo más probable es que la candidatura recaiga en una candidata y no un candidato.

Así mismo es evidente, y así lo ha demostrado Acción Nacional, en la próxima elección presidencial como en las dos anteriores, el blanquiazul desparramará diestra y siniestra carretadas de dinero; eso se observa abiertamente en las estructuras federales del gobierno, los gobiernos de los estados y los ayuntamientos donde el PAN gobierna.

Entonces ¡que señales envía realmente el presidente Calderón?


Sobre esta noticia

Autor:
Cuauhtemoc Mavita E. (70 noticias)
Visitas:
787
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Cuauhtemoc Mavita E. (30/06/2011)

Hay que aprender a leer entre líneas (Rogelio Baez)