Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Darinel Ruiz escriba una noticia?

Sensibilidad de la persona al veneno del alacrán

28/05/2009 14:39 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

El tener o no una sensibilidad innata hacia ciertos elementos naturales es una característica inherente a cada persona, forma parte de su propia naturaleza y poco se puede hacer para cambiarla

Por lo que se refiere al veneno del alacrán, existen algunas personas que tienen una natural resistencia hacia esta toxina, que permanecen indiferentes a las picaduras de especies poco tóxicas y que reaccionan con mucho más tolerancia frente a las peligrosas. Otras en cambio, alcanzan complicaciones clínicas de suma gravedad que, con frecuencia, conducen a fatales desenlaces.

Por todo lo señalado aquí, las manifestaciones clínicas que ostentan las personas picadas por alacranes peligrosos son sumamente variables. Hablando en términos generales, se presenta dolor y una especie de ardor muy intensos, con inflamación en el sitio de la picadura; a veces se observa decoloración del lugar. Es frecuente la inflamación de los ganglios linfáticos y una sensación de somnolencia y entumecimiento general; hay elevación de la tensión arterial; la persona comienza a sudar intensamente y a producir grandes cantidades de saliva, que tiene que estar tragando constantemente. Esta situación cambia después, secándose la boca; a veces hay palidez y flujo nasal; se presentan contracciones, sobre todo en la punta de la nariz y de la barba, en los lóbulos de las orejas y en los dedos de los pies y de las manos; el individuo estornuda, tose y se frota la cara por la sensación de cosquilleo en toda esta región, incluyendo la garganta; todo esto se complica con dificultades en hablar y tragar. Hay también palpitaciones, vómitos, espasmos musculares, sobre todo en el abdomen; los movimientos de los brazos y de las piernas se entorpecen; se presentan convulsiones y trastornos mentales; el individuo empieza a alucinar, a hacer bizco, se afecta el tacto y la vista, le molesta la luz directa y puede llegar a la ceguera temporal; también puede haber parálisis parcial o total; mucha sed, pulso rápido y débil, orinar poco o nada; la temperatura se eleva a 40° C o más; pueden presentarse hemorragias internas, a veces se afecta el páncreas; hay trastornos del corazón y la respiración se hace cada vez más débil y rápida, hasta que la persona llega a morir por parálisis respiratoria. Si el paciente es tratado a tiempo y las condiciones mencionadas antes han sido favorables para él, puede empezar a recuperarse al cabo de dos o más horas; si no, puede morir antes de cumplirse las 24 horas de haber sido picado. En casos menos fortuitos el deceso puede presentarse al cabo de hora y media, después de la inyección del veneno.

La toxina de los alacranes está compuesta de una mezcla muy compleja de sustancias proteicas, la mayor parte de las cuales son tóxicas. Por diversas técnicas electroforéticas y cromatográficas se han logrado aislar sus diversos componentes.

En los laboratorios de experimentación o de preparación del suero antialacrán se acostumbra extraer el veneno de la vesícula del animal vivo, mediante la aplicación de ligeros toques eléctricos; al sentir este estímulo, el animal responde lanzando su aguijón con la correspondiente carga de veneno; éste es recogido en una probeta especial, previamente instalada para el efecto. El veneno, conservado en estado seco, puede mantener sus propiedades tóxicas (por lo menos, la mayoría) durante meses y hasta años.

No se va a entrar en detalles respecto al estudio bioquímico de dicho veneno, tan sólo baste saber que se trata de una toxalbúmina clara, opalescente y viscosa que, dependiendo de la especie de alacrán involucrado, contiene cantidades variables de diversas sustancias, entre las que se cuentan una o dos neurotoxinas, que son las que originan los síntomas nerviosos y de parálisis, responsables de la muerte del individuo. Poseen también hemolisinas, que destruyen los glóbulos rojos de la sangre, hemorraginas, que provocan hemorragia en el lugar de la picadura, una sustancia que estimula a las glándulas adrenales, diversas enzimas y otros componentes más. El dolor muy intenso podría deberse a grandes cantidades de serotonina, pero en el caso de los alacranes, parece que se debe a una proteína específica. Algunas de estas sustancias se encuentran también en el veneno de algunas víboras, de ciertas arañas, avispas y abejas.

Uno de los más altos índices de morbilidad y letalidad causados por la picadura del alacrán, que se registra en el mundo, se encuentra en el territorio de la República Mexicana. Aunque las cifras varían mucho año tras año, se calcula que un porcentaje general sea de 150 000 casos al año, de los cuales 1 000 o 2 000 resultan fatales. En algunos poblados chicos del trópico mexicano, que se encuentran aislados de los centros asistenciales, la picadura del alacrán es la causa de uno de los más importantes índices de mortalidad; sobre todo, durante los meses de abril a octubre, que es la época de lluvias, de mayor temperatura, y también, de más intensa actividad de los escorpiones. Los estados de mayor incidencia son Colima, Nayarit, Durango, costas de Jalisco y Michoacán, Guerrero, Morelos y Puebla.

El antiguo Departamento de Salubridad, ahora de Salud, ha emprendido desde hace muchos años intensas campañas en contra de los alacranes, lo que ha ocasionado enormes bajas en sus poblaciones. Esto que muchos consideran como benéfico, ha repercutido en forma muy grave en la ecología de las biocenosis o comunidades locales. Los alacranes no sólo pican al hombre y a sus animales, y siempre en defensa de su propia vida, sino que, a su vez controlan muchas poblaciones de otros artrópodos, que también pueden constituir plagas muy dañinas, igualmente nocivas para el humano (langostas, cucarachas, etc.). Lo único que se ha logrado con estas campañas es alterar las cadenas de alimentación y, por ende, el equilibrio biológico de los ecosistemas.

Lo indicado en estos casos sería tomar las medidas necesarias para protegerse de los alacranes dentro de las casas y sus alrededores, matando, ahora sí, a todo ejemplar que se acerque a este territorio propio del hombre; pero es recomendable dejar tranquilos a estos animales en su hábitat natural, lejos de los asentamientos humanos, lo que en nada perjudica a la vida de los humanos.

Como medidas de protección en las regiones de peligro, se recomienda poner cielo raso en las habitaciones humanas, con el fin de que no caigan sobre uno los alacranes que se desprenden del techo; quitar todo tipo de vegetación pegada a las casas y procurar que toda esta zona quede libre de escombros, desperdicios, basura u objetos donde los alacranes puedan refugiarse; construir tramos bajos de pared muy lisa, si es posible de mosaico, alrededor de las casas para evitar que los alacranes puedan subir por los muros; asimismo, que las escaleras de acceso a la casa sean de un mosaico liso, vidriado, que también cubra los pisos y se continúe como friso interior en todas las paredes de los cuartos. Es esencial mantener limpios y vigilados todos los clósets y gabinetes de la casa, así como los almacenes y bodegas en las cercanías de ella; sacudir bien sábanas, toallas y ropa en general, antes de usarla; revisar con cuidado botas y zapatos antes de calzarse. Conviene que las patas de los muebles sean lisas también, sin adornos, o meterlas en protectores de vidrio. La gente que trabaje en el campo deberá llevar siempre botas y guantes gruesos.

Todas estas precauciones pueden parecer molestas para recordar y llevar a cabo por personas no acostumbradas a ello; sin embargo, para la gente que vive en sitios peligrosos y que está consciente de las posibilidades, todo esto se vuelve rutina.

Cuando una persona es picada por un alacrán que puede ser de cuidado debido al lugar donde se encuentran, lo primero que debe hacerse es aplicar un torniquete para aislar el sitio de la picadura; esta ligadura deberá aflojarse cada 20 o 30 minutos para no perturbar la circulación de la sangre y de la linfa. De inmediato, deberá hacerse una incisión en el sitio de la picadura, mediante un bisturí o algún otro objeto cortante, de mucho filo, y succionar para extraer lo más posible del veneno. Muchas personas hacen esto con la boca, escupiendo después de cada succión y enjuagándose, pero es correr el peligro de tener una caries o alguna otra lesión en la boca, por donde puede penetrar el veneno a su propio organismo. En la actualidad existen aparatos adecuados para succionar este y otros venenos, como el de las víboras, lo que es mucho más recomendable. Lo antes posible deberá llevarse a la persona picada con un médico conocedor del problema, que sabrá si aplicar o no el suero antialacrán; éste no siempre es recomendable, pues cuando se hace con personas alérgicas a él, en vez de solucionar la situación la complica aún más. Por esta razón, antes de aplicar el suero el médico deberá hacer siempre las pruebas pertinentes. Eventualmente se inyectará por vía intramuscular, aunque hay médicos que prefieren aplicar la mitad por vía intravenosa y el resto por vía subcutánea o intramuscular. Para calmar las molestias podrán suministrarse los analgésicos y antihistamínicos que el médico recomiende. Ayuda el poner una bolsa de hielo o cloruro de etilo en el lugar de la picadura. Desde luego, deberán tomarse las medidas necesarias para evitar una infección secundaria en la lesión causada por el alacrán.


Sobre esta noticia

Autor:
Darinel Ruiz (1 noticias)
Visitas:
6246
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

    Comentarios

    ×
    ¿Desea borrar este comentario?
    Borrar
    0
    + -
    Responder

    Edgardo (07/01/2011)

    Gracias por tu información. Que hay de cierto de que si me pica un alacrán que poco antes haya picado a algo, no me hará mucho efecto debido a que en "su almacén de veneno" tenga por esa razón menor cantidad de este. ¿Qué cantidad de veneno es necesario para que "trabe" a una persona de sensibilidad promedio?

    0
    + -
    Responder

    Nairoby (02/03/2011)

    Muchisimas gracias por la info.acabo de matar uno dentro de mi casa de casi 5 pulgadas (rojizo). Que horrible!
    O sea, que el alacran sube paredes y hasta puede caminar por el techo?
    Como evito que estos entre a mi casa aparte de mantener el pasto bajito, pues en mi caso ese no es el problema!!
    Existe algun tipo de repelentes en aerosol que puedan disminuir el riesgo de que estas crituras entre al hogar??