Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Greturviajes.com escriba una noticia?

El Bosforo: unión de Asia y Europa en la ciudad de Estambul

06/10/2011 15:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Vista satélite del Bósforo

Sus aguas dividen Estambul en dos, unen Europa con Asia y otorgan a las aguas del Mar Negro sus cualidades naturales. Y sus orillas son una maravilla para la vista, dignas de descubrir al tratarse de un lugar único en el mundo.

Allá por el 5600 a.C., una repentina crecida tanto del Mediterráneo como del Mármara dio como resultado el mar Negro por un lado, y el estrecho del Bósforo por el otro, dos particulares sorpresas de la naturaleza que constituyen respectivamente un fenómeno único en el planeta y un incomparable dibujo en los mapas geográficos. Además de permitir el acceso de agua salada al gran charco, el canal que nos ocupa separa la Turquía europea de la asiática, a la vez que secciona en dos la ciudad de Estambul. Es por este motivo que también se lo conoce como estrecho de Estambul, por más que su longitud supere los 30 kilómetros abarcando otras ciudades.

Por su reducida anchura total, el lugar ha sido siempre de gran importancia tanto comercial como estratégica, por lo que pese a sus formas irregulares y la peligrosidad de sus corrientes, a día de hoy es uno de los recorridos navales con más tráfico del planeta. Eso significa que a lo largo de sus orillas, la vida se aglutine: la propia ciudad de Estambul se vuelca sobre sus aguas, y numerosos reclamos para los ojos se descubren a derecha e izquierda. Palacios, terrazas veraniegas, atardeceres sobrecogedores y un marco sin parangón hacen de un paseo en barco una actividad obligatoria para el turista.

Navegando por el estrecho

Tres son las vías que pueden emplearse para recorrer las aguas de Estambul de arriba a abajo. La más común es la contratación de un crucero específicamente pensado para visitas. Con una duración total de tres horas (hora y media de ida, hora y media de vuelta), desde el barrio de Eminönü sale una embarcación que llega a la fortaleza Rumeli por la orilla derecha y luego emprende la vuelta por la izquierda, y que comienza su ruta a las 10:30, las 12:00 y las 13:00 h.. El único problema reside en su popularidad, que obliga a llegar al puerto con tiempo para no correr el riesgo de decepciones inesperadas.

Algo menos conocido es el crucero que se contrata en la puerta imperial de Santa Sofía (frente a la Mezquita Azul), que desde ahí sale a las 16:00 h.... y cuyo guía es español. De hecho, para comprar el billete hay que buscar a un hombre con gorra de España, y a partir de ahí se emprende el viaje de igual duración que el anterior. Eso sí, ya avisamos de que en ambos casos, el precio no es demasiado económico. Aunque queda lejos del elitismo de contratar un barco privado, segunda vía para hacer turismo por el Bósforo, a precio de rey (desde 300 a 2000 Euros).

image
Más sobre

Palacio a orillas del Bósforo

En cambio, una tercera y nada desdeñable opción pasa por organizarse la excursión al margen, a base de ir tomando ferrys y barcos de línea, e ir bajando en las paradas que se consideren oportunas. De este modo, la libertad es total, y cabe la posibilidad de realizar la ruta al atardecer para concluirla en el puerto de Harem, desde donde se contempla el anochecer en la ciudad (cerca de la Torre de Leandro se encuentra el lugar más indicado para disfrutarlo). En caso de optar por esta elección, los palacios de Dolmabahçe, Beylerbeyi o Ciragan se hacen imprescindibles.

Los Yali: casa de ensueño en las orillas de Estambul

A lo largo de las orillas del Bósforo se alzan innumerables edificaciones de gran valor, pero a buen seguro las miradas de propios y extraños se desviarán más de una vez hacia las monumentales villas que van despuntando aquí y allá. Se trata de los yali, grandes mansiones privadas turcas entre las que destacan los yali de Fethi Ahmet Pasa y de Sadullah Pasa (de los primeros al empezar la ruta), y el de Köprülü Amcazade Hüseyin Pasa (el más antiguo del Bósforo). Si hay especial interés por visitarlos a fondo, los muelles de Kanlica y de Yeniköy ofrecen una miríada de villas, siendo las de Yeniköy del siglo XIX. Y ya en el Alto Bósforo, se hallan las casas de verano de los embajadores extranjeros en Turquía (también del siglo XIX).

De Asia a Europa y vuelta: los puentes del Bósforo

Hasta ahora hemos hablado de las virtudes de una visita en barco por Estambul, pero ¿qué ocurre si uno quiere llegar de un lado al otro de la ciudad? Para tal fin, dos puentes cortan las aguas, erigiéndose como sendas uniones euro-asiáticas desde su construcción hace no más de un par de décadas.

De hecho, el primer puente del Bósforo (punte BoÄŸaziçi) fue inaugurado en 1974, después de cinco años de trabajos que culminaron en 1740 metros de largo y con la unión de los barrios de Ortaköy y Beylerbeyi. Debido a un aumento constante del tráfico, en 1988 se estrenó, a cinco kilómetros de distancia del primero, el segundo puente del Bósforo (el Fatih Sultan Mehmed) de 1014 metros.


Sobre esta noticia

Autor:
Greturviajes.com (860 noticias)
Fuente:
greturviajes.com
Visitas:
10069
Tipo:
Reportaje
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.