Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Sigue Truman Capote “Desayunando con diamantes”

24/08/2011 03:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Como un homenaje al escritor estadounidense Truman Capote y a una de sus más conocidas obras adaptadas al cine, “Desayuno con diamantes” (1961), una editorial española publicó este año una nueva edición del libro que inspiró la cinta: “Desayuno en Tiffany’s” (1958). Para conmemorar el medio siglo del estreno, la Academia de Hollywood proyectó en días pasados una versión digital del filme que es considerado uno de los más importantes y emblemáticos de la década de 1960, y que en septiembre próximo saldrá al mercado en formato DVD. Truman Streckfus Persons, mejor conocido como Truman Capote, el pionero del Nuevo periodismo, nació el 30 de septiembre de 1924, en Nueva Orleáns, Estados Unidos, y murió el 25 de agosto de 1984, en Los Ángeles. Tenía cuatro años cuando sus padres se divorciaron. Vivió con su madre en las granjas del sur de los Estados Unidos, y durante el resto de su niñez existió con la peripecia y la soledad del típico producto de “hogares separados”. Según sus propias palabras, empezó a escribir para mitigar el aislamiento sufrido durante su infancia. Su madre se volvió a casar con un hombre cubano llamado Joe García Capote, apellido que le dio al después escritor estadounidense. Estudió en la Trinity School y en la St. John's Academy de Nueva York. A los 17 años ya trabajaba como periodista para la revista “The New Yorker”, que cuatro años después abandonó para publicar su relato “Miriam” en la revista “Mademoiselle”, el cual lo hizo acreedor al Premio O’Henry, 1946. Y desde entonces la crítica le aplaudió y lo consideró un discípulo de Poe. A los 23 años, en 1948, publicó su primera novela “Otras voces, otros ámbitos”, una de las primeras en las que plantea de forma abierta el tema de la homosexualidad. En esta novela Truman Capote plasmó reflejos autobiográficos, y fue comparado con Alain-Fournier, el autor de “El gran Meaulnes”, por su peculiar objetivación poética del mundo de la infancia, por su atmósfera lírica y por su exaltación de la naturaleza. Después llegaron los años de viajes y de residencia en Italia, Grecia y España, además de una visita a la Unión Soviética. En los años 50 del siglo XX reanudó su actividad periodística, realizando entrevistas para la revista “Playboy”. Durante este tiempo siguió con sus producciones literarias, entre las que se encuentran: “Un árbol de noche y otros cuentos” (1949), “Color local”, “El arpa de hierba” (1951), “Se oyen las musas” (1956) y una de las más famosas “Desayuno en Tiffany’s” (1958), la cual fue adaptada al cine por Blake Edwards, con Audrey Hepburn en el papel de “Holly Golightly”. Su interés por el periodismo y su intensa colaboración con la revista “The New Yorker” lo acercaron a la disciplina del reportaje de investigación, lo que dio como fruto, en 1966, su trabajo más celebrado y reconocido, “A sangre fría”. Con ella acuñó el término “non-fiction-novel”, creando un referente para lo que luego sería el Nuevo periodismo estadounidense. Esta novela fue publicada tras cinco años de investigación y cuenta el suceso real del asesinato de la familia Clutter, basándose en documentos policiales y el testimonio de los implicados. Combina la ficción narrativa y el periodismo de reportaje dentro de una nueva concepción de la relación entre realidad y ficción, el nuevo periodismo, y así la crítica no tardó en saludarla como la novela más "dura" y significativa de la década de la década de 1960. Se ha dicho que esta novela es un estudio incisivo de los Estados Unidos de su época, que exponía el desorden y la violencia latente bajo una feliz apariencia de progreso y desarrollo. El libro vendió más de 300 mil ejemplares, permaneciendo en la lista de los más vendidos del “The New York Times” durante 37 semanas. Un año después de salir a la luz este texto lo llevó al cine Richard Brooks. Sus relaciones con el cine se extendieron a la escritura de guiones, entre los que destaca: “Suspense!”, de Jack Clayton (1961). Incluso interpretó un papel en “Un cadáver a los postres”, de Robert Moore (1976). Se dice que uno de los más excéntricos personajes de Truman Capote fue él mismo. Su éxito literario llegó acompañado de otro, el social, lo que le permitió tratar con intimidad a buena parte de la aristocracia neoyorquina de su época. Pero sus relaciones con la alta sociedad se vieron truncadas y rotas, definitivamente, cuando publicó algunos capítulos de su novela inconclusa, “Plegarias atendidas”, en la que aireaba vivencias íntimas de algunos amigos más famosos apenas disfrazados de personajes de ficción. Truman Capote hablaba de esta novela como de su gran obra, para la cual había tomado el libro “En busca del tiempo perdido”, de Marcel Proust, como modelo. En su autorretrato, el libro “Música para camaleones” (1975), dijo de sí mismo: “Soy alcohólico. Soy drogadicto. Soy homosexual. Soy un genio”, frase que desde entonces se asocia con él. Este material literario fue el último de su bibliografía, es una colección de entrevistas, con un relato central, “Handcarved Coffins”, una clara representación del espíritu periodístico del autor, además de la semblanza que realiza a Marilyn Monroe, en la entrevista titulada “Una adorable criatura”. En ellos bucea, se dice, con implacable lucidez en la poesía y el horror de la vida. Truman Capote puede considerarse entre los mayores narradores del siglo XX estadounidense. Para los estudiosos de su obra, fue un maestro en el arte de la construcción imaginativa tanto en relatos cortos, reportajes o novelas, y sobre todo un obsesivo de la perfección estilística. Su trabajo quedará al lado de los textos clásicos de Faulkner, Penn, Welty y McCullers. Para 2005 se realizó una versión más de la película “Truman Capote”, bajo la dirección de Bennet Miller, en la cual se narra el periodo de vida transcurrido durante la investigación de su libro “A sangre fría”, sobre el asesinato de una familia en Kansas, y la relación estrecha que surge entre el escritor y el asesino Perry Smith. Philip Seymour Hoffman ganó el premio Óscar por su interpretación de Truman Capote. Además, la película estuvo nominada en cuatro categorías más, como Mejor película, director, actriz de reparto y guión adaptado. Los traumas que sufrió en su infancia y los excesos en su vida adulta lo llevaron a una depresión que terminó en autodestrucción. Dependía cada vez más de los psicofármacos que, combinados con el alcohol, deterioraron su salud y sus relaciones con sus amigos. Así, por una sobredosis, murió el 25 de agosto de 1984. Sus restos aún se encuentran en el Cementerio Westwood Village Memorial Park de Los Ángeles, California.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
28
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.