Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tecnología Obsoleta escriba una noticia?

Sin anestesia, pero con una sonrisa

08/08/2018 12:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageEl cirujano Ferdinand Sauerbruch hacia 1932, por Max Liebermann (Imagen anagoria/Wikimedia Commons).Repasando algo de bibliografía médica relacionada con cierto proyecto, me acabo de chocar con una anécdota de lo más interesante. De momento no tengo datos adicionales (quiero confirmar los detalles, aunque la fuente es de total confianza), y por falta de tiempo será algo que dejo anotado en la lista de temas pendientes, pero no me he resistido a traerlo a TecOb. Veamos, el protagonista del asunto fue el célebre cirujano alemán Ferdinand Sauerbruch.

¿Quién fue el tal Ferdinand? En la Historia de la medicina se ha grabado su nombre a fuego por diversos motivos, tanto positivos como negativos. Sauerbruch, nacido en 1875, se convirtió desde su juventud en uno de los cirujanos más famosos del mundo, llegando a ser uno de los más influyentes de las primeras décadas del siglo XX. Cirujano del hospital berlinés de Charité durante más de veinte años, desarrolló la conocida como "cámara de Sauerbruch", que mencionaré más adelante. A pesar de haber logrado éxitos indudables, siendo precursor de nuevas técnicas quirúrgicas, su reputación se vio dañada por mantenerse en activo incluso cuando comenzó a padecer problemas de demencia, llevando a cabo operaciones sin sentido y con resultados terribles. Su prestigio hizo que, a pesar de aquellos desastres, casi nadie moviera un dedo contra él. Además, su posición durante el nazismo había sido, como poco, bastante ambigua, cosa que le colocó al final de la Segunda Guerra Mundial en una posición delicada, aunque logró mantenerse en lo alto de su profesión todavía bastante tiempo.

Hacia 1903 Sauerbruch había inventado una cámara neumática de presión negativa para evitar el neumotórax en las operaciones pulmonares. Con ese aparato se pudieron realizar operaciones a tórax abierto, con lo que se revolucionó ese tipo de cirugía (la máquina perdió utilidad más tarde, con la introducción de la intubación traqueal, donde se emplea ventilación con presión positiva).

imageModelo primigenio de cámara de Sauerbruch, 1903.

Bien, ahora que el personaje ha quedado presentado, vamos con la anécdota. Lo refería el insigne profesor de farmacología Benigno Lorenzo-Velázquez en su Formulario-Guía terapéutica de urgencia (he manejado la decimoséptima edición, de 1981):

Nunca olvidaré el caso que refirió el profesor Ferdinand Sauerbruch de haber amputado un brazo a un militar en la primera guerra europea, sin anestesia y sin dolor, quien llegó al quirófano en un estado de gran excitación y euforia por haber ganado la batalla en que intervino. Una liberación masiva y constante de endorfinas encefálicas explican hoy el fenómeno.


Sobre esta noticia

Autor:
Tecnología Obsoleta (548 noticias)
Fuente:
alpoma.net
Visitas:
1357
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.