Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

¿Para qué sirven las leyes?/Gustavo Rommel Hernández Uranga

28/08/2013 16:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Gustavo Rommel Hernández Uranga

¿Para qué sirven las leyes? Para regular la conducta de los seres humanos como parte de la sociedad, es la primera respuesta que se le ocurrirá a la mayoría de los estudiantes del derecho, pues es "el concepto generalmente aceptado" en las escuelas de derecho, y que tal o cual autor (necesariamente extranjero en estos tiempos) lo expresa de manera "exquisita" en un libro cuyo título perfecto sería: Don´t think. Repeat. Dogmatica para Abogados.

Sin embargo, la misma pregunta hecha a un doctor, ingeniero, albañil, arquitecto, maestro, ama de casa, carretonero, policía, empleado bancario, burócrata, o en cualquier ciudadano común y corriente suele ser contestada recurrentemente con la afirmación de que "las leyes no sirven de nada". Mentes más candidas piensan que la vida sería más grata, si las leyes se aplicaran cabalmente.

En mi opinión, la aplicación a cabalidad de las leyes existentes, tal como están, no beneficiaría en nada al ser humano ni al planeta en general, sino que, por el contrario, provocaría mayores diferencias sociales, económicas y culturales, además de desastres para el planeta, pues las leyes existentes no fueron diseñadas para el beneficio de la humanidad, la protección y la conservación de los recursos naturales. Fueron diseñadas para beneficio de las personas que detentan el poder.

Desde mi punto de vista, el principal problema de las leyes es un problema de diseño.

Las leyes existentes, (o debiera decir casi todas las leyes vigentes) fueron diseñadas por políticos que buscan su conveniencia y la de sus representados (que, no se equivoque, no lo somos ni Usted que lee esto, ni yo, que lo escribo) en base a su sistema de creencias y las de sus respectivos dueños. Solo recuerde el caso del anatosismo, por citar un ejemplo, que autoriza a los banqueros a cobrar intereses sobre intereses a los usuarios de la banca, (ahora sí, Usted y yo). Ya sé que esa no fue una ley, sino una jurisprudencia, y los puristas del derecho saltarán histéricos y con chicote en mano para fustigar a este insensato que osó confundir una ley con una jurisprudencia… Sin embargo, el ejemplo perfectamente ilustra a lo que me refiero.

En fin, así están las cosas, y en opinión de muchos, así seguirán por los siglos de los siglos, hasta que llegue una revolución y cambie las cosas para adaptarlas a las creencias y conveniencias de los triunfadores de esa lucha por el poder, porque en su manera de pensar, las leyes al igual que la historia, las hacen los triunfadores.

Cambiar de pais no resuelve el problema. Las leyes en otros paises no son mejores. El país del Norte y el de más al Norte, están igual. Al Sur, ni qué decir, compare Perú con Venezuela y verá que la diferencia es tan sutil, que depende más del canal de televisión o del periódico en que se "informa", que de la propia realidad. Europa, está en las mismas, solo observe España con sus desahucios.

"Las leyes se han deshumanizado" diría algún otro nostálgico que insista en que todo tiempo pasado fue mejor. ¿Pero es que alguna vez estuvieron humanizadas? Lo dudo. No obstante lo anterior, ello no significa que las cosas deban seguir así. Si como dije, el principal problema de las leyes es su diseño, empezando por quien las diseña, dicho problema tiene solución.

Las Leyes deben ser diseñadas por equipos de científicos de distintas áreas de la ciencia, que, mediante el uso del método científico, identifiquen no solo problemas, sino que busquen soluciones a los problemas que se enfrenta el ser humano en ese momento, buscando prevenir que dicha problemática vuelva a presentarse. El diseño científico de las leyes debe estar cimentado en estudios de caracter psicológico, sociológico, antropológico y de todas las disciplinas científicas.

Pongamos por ejemplo la legalización de la marihuana. Para legalizar su consumo, tendríamos que considerar los resultados de estudios realizados por científicos especializados en diversas áreas del coocimiento que nos resuelvan estas y otras interrogantes: ¿Que consecuencia tiene en la salud de personas de entre tal y cual edad, el uso de la marihuana? ¿que consecuencias tiene fumarla? ¿que efectos psicológicos tiene su uso en sujetos de tal o cual edad? ¿que usos terapeuticos tiene? ¿que consecuencias económicas tiene el cultivo casero de marihuana? Etcétera.

Del resultado de dichos estudios, debiera depender si se legaliza o no el consumo de la marihuana.

El diseño científico de las leyes, debe tener por objetivo el desarrollo, evolución y prosperidad

de la humanidad como tal y de este planeta en general, con todo lo que ello puede implicar.

Para eso DEBEN servir las leyes.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
250
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.