Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ekkyban escriba una noticia?

Sobre el poder

06/07/2009 11:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El poder ha sido el centro de muchos objetivos humanos, explícita o implícitamente, pero el poder en sí no tiene un centro único que establezca relaciones interpersonales irreversibles

Quien lo ejerce o quienes lo ejercen fijan códigos y reglas que luego imponen, y cuyos contenidos, para el momento de su vigencia, se presentan como inmutables.

Sin embargo, por no tener el poder un centro único -esto quiere decir, que se desplaza dentro de la variabilidad que su noción connota-, se nos muestra como la diversidad de fuerzas que interactúan en distintos campos para lograr cierta organización. En ese interactuar, nutrido por choques y luchas incesantes, se refuerzan o se invierten los códigos, reglas y relaciones pretendidas como sacrosantas. De ahí los cambios en el engranaje social, los vínculos entre Estado e individuo se alteran, comienzan las rupturas dando paso a nuevos rumbos para la voluntad.

No obstante, no escapamos del poder ni de sus trampas.

Pareciera difícil plantearse relaciones a partir de la más clara depuracion, fuera de toda fuerza interactuante: el poder nos es inherente, nos ha marcado desde el origen.

Este fenómeno poderoso se encuentra en todas partes, no porque lo abarque todo, sino porque nos llega de todos lados, ni siquiera los afectos se hallan a resguardo, porque primordialmente el poder es lenguaje, lo pensamos, lo pronunciamos y manipulamos, queramos o no, al otro con la palabra.

Imaginarse entonces un mundo sin que el poder tenga el poder que tiene es realmente algo complejo. Sería como imaginarse a un hombre sin los elementos exclusivos que lo han acompañado hasta ahora. Un hombre sin la necesidad de la injuria ni la humillacion en el discurso, sin la tendencia a utilizar al semejante para beneficio propio; un mundo donde el ciudadano común dejaría de ser la víctima de los excesos presuntuosos de quienes pretenden dirigir un país con la verborrea retórica y el barroquismo a ultranza, diluyente de toda sustancialidad. ¿Cómo sería ese lugar donde no se confundiera el ser ALGUIEN con el ser ALGO, donde el ser ALGUIEN no se reduce al escalafón logrado, porque bastaría con el simple hecho de EXISTIR para poseer un valor incalculable?. No tendríamos que respetar jerarquías sino personas, alargando nuestro respeto también a todo aquello que no es similar a nosotros, sencillamente porque EXISTE,

porque ES.


Sobre esta noticia

Autor:
Ekkyban (3 noticias)
Visitas:
1108
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

    Comentarios

    Aún no hay comentarios en esta noticia.