Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espectáculos escriba una noticia?

Sorprende polémico rapero Kanye West con mejor disco del año

28/11/2010 07:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El cantante y productor de música hip-hop Kanye West es una figura recurrente en los escándalos entre las celebridades en Estados Unidos, por lo que ha resultado una sorpresa para muchos que su último álbum sea ya considerado como el mejor de 2010. Lanzado apenas la semana pasada, “My beautiful dark twisted fantasy” recibió un impactante 10 por parte del sitio especializado de música Pitchfork, en tanto que la revista “Rolling Stone” le otorgó cinco estrellas, su máxima calificación. La crítica especializada y el público en general han sido unánimes en su consideración del álbum, al que muchos ya han catalogado como “un clásico instantáneo”. La capacidad creativa de Kanye, sin embargo, se puede olvidar fácilmente por la habilidad del artista de hacer de cada una de sus apariciones públicas un momento explosivo o vergonzoso, sobre el que la prensa comenta durante días. Uno de sus más negativos momentos fue cuando en septiembre pasado irrumpió la ceremonia de entrega de premios MTV para interrumpir a una de las galardonadas, Taylor Swift, para decir que su premio era injustificado y que debía ser para la cantante Beyoncé. En esa ocasión, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se refirió a West como a un “patán”, aunque esa no sería la única ocasión en que un primer mandatario aludiera a comentarios hechos por el rapero. Publicado durante este mes, el libro autobiográfico del ex presidente de Estados Unidos George W. Bush “Decision points” menciona que su peor momento en la presidencia fue cuando West lo calificó de racista. En un evento televisado en 2006 para ayudar a las víctimas del huracán “Katrina” en Nueva Orleans, West se salió del guión preparado para comentar que a Bush “no le importaban las personas negras”. West se disculpó con Bush cuando supo que él había sido el causante de tan amargo momento para el ex presidente, igual como hizo con la cantante Swift. Los escándalos, sin embargo, estaban hechos. Hace unas semanas, el cantante apareció también en el programa “Today” durante una entrevista en que se queja de manera constante por el ruido generado por unas imágenes que son transmitidas mientras él contesta una de las preguntas. Ese fue una de sus más recientes explosiones de cólera ante la cámara, a consecuencia de la cual West decidió cancelar un concierto que había ya prometido en los estudios de ese programa de televisión. El aura polémica que rodea a West ha sido magnificada además por los comentarios que ha publicado a través de su cuenta de “Twitter”, como “Dios está drogado, tú” o “A veces cierro la puerta del elevador a las personas que corren hacia él. Algunas veces necesito mi propio elevador, mi santuario en el séptimo piso”. Esa personalidad provocó que muchas personas lo abuchearan en Nueva York cuando apareció montado en uno de los carros alegóricos del desfile del Día de acción de gracias en la ciudad, celebrado el jueves pasado. Ellos, como muchas otras personas, han parecido olvidar que tras el megalómano que adora el escándalo y la controversia se encuentra uno de los músicos más talentosos de Estados Unidos. Por sus mensajes en “Twitter”, sus explosiones frente a las cámaras y, en general, “por su tendencia a convertir incluso la más inocente aparición pública en una guerra publicitaria, es fácil olvidar lo que hizo de West una celebridad en primer lugar: su música”, indicó el diario “The New York Times” en una historia publicada en días recientes.


Sobre esta noticia

Autor:
Espectáculos (21096 noticias)
Visitas:
464
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.