Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Deportes escriba una noticia?

La Sub-17: Los niños que tocaron el cielo en Copa Mundial México 2011

21/12/2011 06:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un Tri perfecto", "México en la cima del mundo", "Histórico bicampeonato", "Los niños que tocan el cielo", "Generación dorada", "Nuevos niños héroes", fueron los titulares que plasmaron la coronación de la selección mexicana Sub-17 de futbol en la Copa del Mundo México 2011. Desde esa tarde noche del 10 de julio se empezaron a dar en los medios electrónicos dichos encabezados que se apoderaron de las ediciones impresas de los periódicos en todo el país para resaltar el título ganado por el equipo dirigido por Raúl Gutiérrez. En un futbol sediento de títulos mundiales, apenas el segundo -con el primero ganado por el equipo de Jesús Ramírez y los "Gio", Vela, Villaluz, Juárez, Moreno, Araujo y demás, la coronación fue una fiesta nacional que tuvo su clímax, no en la final, sino en el partido semifinal ante Alemania. Si bien el "Potro" Gutiérrez y sus adolescentes tuvieron desde el proceso de preparación ese único sueño de jugar los siete partidos y levantar el trofeo, lo cierto es que tuvieron un inicio que dejó dudas, incertidumbre y hasta desconfianza en el trabajo del estratega y desenvolvimiento del conjunto. Y cómo no iba a ser así si el goleador norcoreano Jo Kwang inauguró el marcador del partido de apertura apenas a los tres minutos y los tricolores no tenían gol al paso del tiempo, hasta que Carlos Fierro igualó al 33. El panorama se aclaró al 54 con la expulsión del arquero asiático, y la ventaja para los de casa se produjo al 68 en un centro de Giovani Casillas que cabeceó Jong Kwang Sok para anidar el esférico en su propia meta y al 86 cerró la cuenta Casillas, quien salió de la banca para la conducción del triunfo 3-1 en la cancha del Estadio Morelos. Sin claridad en las acciones ofensivas transcurrió gran parte del primer tiempo del segundo encuentro ante Congo, hasta que Jorge Espericueta abrió el marcador al minuto 40. Y otra expulsión para el contrario, en la persona de Cisse Bassoumba, pero los africanos igualaron al 73. Una nueva tarjeta roja, ésta para Gildas Mpassi, replegó a los congoleños ante el empuje de los tricolores que nada más no la podían anidar, hasta que Casillas mandó servicio raso que rubricó Julio Gómez al 86 para el 2-1 definitivo. La victoria de la clasificación a octavos de final. La nueva cancha fue la del Estadio Universitario, donde Casillas puso el 1-0 al minuto 29 ante Holanda y Carlos Fierro el 2-0 al 43, pero, si de por sí los campeones europeos atacaron desde el primer tiempo, todo cambió en el arranque del segundo periodo. Memphis Dempay acortó distancia al 47, Annas Achahbar cobró tiro penal al 59 y el arquero Richard Sánchez hizo una gran atajada, Kyle Ebecilio puso el 2-2 al 63, y al minuto cuatro de reposición registró José Tostado el gol del triunfo por 3-2. Vaya qué partido y a qué circunstancias se sobrepuso el conjunto mexicano. "Es el espíritu de lucha. Felicito a los jóvenes por su excelente trabajo. He aprendido que gana quien anota goles y nosotros hicimos eso hoy. Fue un partido típico de equipos Sub-17, ambos cometieron errores y nosotros tuvimos los chispazos", expresó el "Potro" Gutiérrez. Después el equipo se instaló en Pachuca y en el rectángulo verde dio cuenta de Panamá en octavos de final por 2-0, con goles de Carlos Fierro, minuto dos, y Marco Bueno, al 89. Ambos crecieron e hicieron una gran labor ofensiva para llevar al equipo a la siguiente fase. Kevin Escamilla puso al Tricolor 1-0 al 14, pero Jordan Ikoko marcó el 1-1 para Francia, aunque después Fierro ingresó por izquierda para hacer magistral golpeo al balón para el 2-1 al 50 y clasificar a la ronda semifinal. Pero qué obstáculo para llegar a la final, nada más que el equipo de Alemania, poderoso como siempre y una máquina de engranaje fino, y para ese encuentro los mexicanos se trasladaron a Torreón. Sobre la cancha del Estadio Corona se escribió una de las historias más brillantes del futbol mexicano por el triunfo, dramatismo y heroísmo de Julio Gómez. Jorge Caballero mandó centro desde izquierda y Gómez remató de cabeza para el 1-0 apenas al minuto tres, para jugar de tú a tú ante los alemanes con un peligrosísimo Samed Yesil que desarrolló fulminante contragolpe para el 1-1 al 10. El capitán Emre Can recibió el balón, se quitó dos defensas y disparó para el 2-1 al 60. Un duro golpe para los tricolores y el "Potro" Gutiérrez empezó a mover sus piezas y al 63 ingresó Casillas y al 66 lo hicieron Tostado y Marcelo Gracia. Empezó la fuerza ofensiva y Jorge Espericueta fue al tiro de esquina derecha y le pegó maravillosamente al balón que salió muy cerrado, techó al portero y se internó por segundo poste, donde Gómez entró con todo para el remate con la cabeza, nunca hizo contacto con la de gajos, pero sí con la testa de Yesil. El 2-2 al minuto 76 y todos corrieron a festejar con los de la banca, menos Gómez, quien se quedó tendido en el césped, ingresaron los del servicio médico, le limpiaron la sangre, le vendaron la cabeza, salió en camilla y volvió como un guerrero a la cancha para ser apodado "La Momia". Al minuto 90 realizó Espericueta otro tiro de esquina por el mismo lado, ahora corto y por primer poste Marcelo Gracia prolongó con la cabeza a segundo palo para un solitario Julio Gómez, quien moviéndose vio venir el esférico, quedó de espaldas del arco y entonces dejó caer la espalda, mantuvo el apoyo en la pierna izquierda y elevó la derecha para empalmar el esférico. Luego del impacto, el balón salió cruzado, el portero sin posibilidad de hacer algo para cubrir el primer palo, un defensa todavía trató de despejar con la pierna izquierda, cayó el esférico apenas antes de la línea de gol y al bote se internó para el triunfo 3-2, el festejo y la locura de la afición. El médico Diego Moreno explicó al final que "´La Momia´ sufrió una cortada de diez centímetros en el perietal izquierdo, recibió diez puntos de sutura. Afortunadamente nunca perdió la conciencia. Está bien neurológicamente". Para el estratega mexicano llegó el momento del desahogo: "Pocas personas nos daban como vencedores, pero sé que tengo un equipo muy fuerte. Mis jugadores tienen los pies en la tierra, ellos son muy maduros para su edad. Estoy muy orgulloso de ellos". Con casta de campeón llegaron los tricolores a la Ciudad de México y desde temprana hora se empezó a vivir un bullicio en los alrededores del Estadio Azteca y varios estaban vendados como "La Momia". Querían estar a la moda. El combinado de Uruguay fue el rival, difícil por la garra charrúa, pero después de lo vivido con la exhibición ante los alemanes, los aficionados tenían confianza y el capitán Antonio Briseño aumentó la confianza con el 1-0 al 31. Giovani Casillas cerró la cuenta al 92 para un 2-0 de locura, los aficionados en las gradas del estadio convirtieron aquello en una sucursal del manicomio y más cuando el capitán recibió y levantó el trofeo. Fue un festejo heroico. "Es uno de los momentos más importantes del deporte mexicano. Tengo el privilegio de poder dar alegría a mi país. Amo este trabajo, amo este equipo. Hoy es un día maravilloso", expresó entonces Raúl Gutiérrez. Al día siguiente, los flamantes campeones fueron al Angel de la Independencia, el lugar predilecto para los festejos del futbol, y ahí recibieron los vítores y el reconocimiento de miles de aficionados, para luego ser recibidos por el presidente Felipe Calderón en la Residencia Oficial de Los Pinos. Pero la historia no termina ahí para los jugadores, pues quieren alargarla, porque en dos años participarán en la Copa Mundial Sub-20.


Sobre esta noticia

Autor:
Deportes (40198 noticias)
Visitas:
75
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.