Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Abdell escriba una noticia?

¿Subrayar o no subrayar? He ahí, el dilema

12/11/2013 12:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todos leemos textos. A través de la educación ante el oficio de la lectura que de forma activa o pasiva se lleva y aplica continuamente. Quienes, sin embargo, lo hacemos por costumbre, hábito o diversión llegamos a convertir los libros en una parte importante de nuestra vida. Cada cabeza es un mundo, interpretamos las cosas según nuestras experiencias y por ende, las realizamos en base a las mismas, lo cual me ha llevado, incluso en lo presente, a notar diversas formas en que cada uno va desarrollando diversas formas de sobresaltar lo más importante de un texto o simplemente, lo que más le gusto. Algunos subrayan, otros marcan mientras que hay quienes prefieren transcribir citas o hasta párrafos completos de uno o varios capítulos en una libreta, agenda o diario. Puedo incluirme, o al menos lo hacía, en esos últimos. Siempre fui de la idea que marcar o subrayar algo en los libros representaba una especie de transgresión o falta de respeto al autor, sin embargo, al adquirir su trabajo mediante el precio sugerido, ¿no pasa a ser el objeto de nuestra propiedad? Mientras la obra no sea alterada, el hecho de que podamos meter mano al libro en pos a un análisis y reflexión de quien atraviesa sus páginas debería ser, al menos eso pienso, un orgullo para el creador del texto y no una transgresión como se tiene tan pensado. image Recuerdo una ocasión. Aquella vez una muchacha me comentaba como el párroco de su iglesia le hacía un comentario que decía: "No hay nada peor que encontrarse con una Biblia inmaculada" , pues a su manera, el hecho de que contar con el presento texto en casa ameritaba una lectura constante y el hecho de hacer anotaciones en la misma, lejos de representar una ofensa contra el texto sagrado, resultaba más una actividad de comprensión e interpretación que cada creyente debería tener. A mi forma de ver, el párroco no trataba más que de hacer ver la importancia del análisis sobre lo escrito, que a su vez, ilustra la importancia de las notas o el subrayar aquello que puede desde resumir lo leído, hasta sobresaltar los aspectos importantes del texto y los puntos en los que uno debe concentrarse. Uno piensa, y debo decirlo, que respetar los libros es mantenerlos inmaculados y pese a que no niego que a veces se hace simplemente como cuidado a los mismos, se debe ser consciente de que todo por servir se gasta. Nada se mantiene por siempre y, pese a que es importante cuidar de ellas, ¿hasta qué punto lo vale si no las disfrutamos?, cuando uno se plantea realmente esa cuestión, entra en consciencia de que mucho de lo que tenemos vivirá incluso más que nosotros, ante la degeneración tan irregular que existe en el objeto a comparación de su dueño, quien ante la finitud se encuentra viviendo la muerte. Tuve tiempo para pensarlo, quizá eso provocó que actualmente algunos de mis libros favoritos se encuentren llenos de anotaciones que, en los repasos me permitan recordar lo que en la primera vuelta llamó tanto mi atención, como los objetos de estudio que me hicieron retomarlo ante posibles dudas que en vueltas puedo ir solucionando. Desde mi experiencia personal resulta más práctico usar marcas que permitan recordarnos no sólo lo que nos gustó del texto, sino lo aparentemente útil que no evita que sigamos buscando lo que el autor esconde entre las palabras. A su vez, para quienes recorran las páginas podrán ser testigo de todo aquel que se tomó el tiempo de atravesar sus páginas, empaparse de esencia y conversar con el autor que siempre intenta decirnos algo. Resulta entonces, una práctica agradable la cual al adoptar, va desarrollando la capacidad de análisis, síntesis y sin duda, de comprensión siempre útiles en la realización de ensayos, resúmenes y otros tipos de textos tan necesarios para algún oficio.

P.D. No aplica con libros ajenos, mucho menos con aquellos prestados por la Biblioteca. No hay que ser ojete.


Sobre esta noticia

Autor:
Abdell (95 noticias)
Fuente:
bitacoradenats.blogspot.mx
Visitas:
1304
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.