Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Supo Doerr defender la educación para construir la tolerancia

23/11/2011 04:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Uno de los mayores legados de la escritora estadounidense Harriet Doerr se resume en la frase: “la educación es la herramienta para construir la tolerancia en el mundo”, contenido en su segunda novela “Considere esto, señora”, de 1994. Al cumplirse nueve años de su deceso, ocurrido el 24 de noviembre de 2002, Doerr es recordada por ser una literata tardía, pero de gran talento. “Piedras para Ibarra” (1983) fue su primera novela publicada, cuando tenía 73 años de edad, y tuvo gran éxito entre los lectores en Estados Unidos y México, donde el año pasado fue reeditado por el Instituto Cultural de Aguascalientes (ICA). Harriet Doerr Huntington nació en Pasadena, California, Estados Unidos, el 8 de abril de 1910. Fue la tercera de seis hermanos que crecieron dentro de una familia de intelectuales. Su educación académica estuvo a cargo de las escuelas Politécnica y Westridge, de su ciudad natal, y, posteriormente, de la Smith College en 1927, pero un año después decidió trasladarse a la Universidad de Stanford. Para 1930, de acuerdo a los datos biográficos disponibles, ella decidió dejar la escuela y casarse con Albert Edward Doerr Jr., un graduado de Stanford. De ese matrimonio nacieron su hijo Michael y su hija Martha. Durante 25 años vivió en Pasadena, dedicada al cuidado de sus hijos y sus plantas, además de ser voluntaria en proyectos de servicios a la comunidad. Tiempo después, durante la década de 1950, los negocios de Albert Doerr los llevaron a viajar a un pueblo remoto en el estado de Aguascalientes, México. Albert había tomado las riendas de un complejo minero heredado por sus padres. Mientras estuvieron en el país del sur, Harriet quedó horrorizada por la pobreza que imperaba en la zona, donde permaneció hasta 1972, año en que falleció su esposo. A su regreso a Estados Unidos y, con 62 años de edad, Harriet Doerr decidió retomar sus estudios, regresando a las aulas para conseguir su título universitario, el cual le fue dado hasta 1977. Se dice que varios de sus profesores quedaron impresionados por su forma de escribir. Así que le recomendaron continuar sus estudios en el “Creative Writing Programm", el cual dirigía el escritor Wallace Stegner (1909-1993), en uno de los institutos académicos más reconocidos de su país. Su primer libro publicado fue “Piedras para Ibarra”, el cual apareció en 1983 y fue galardonado con el American Book Award, en la categoría “First Work of Fiction”, un año después. Ese texto fue traducido a 10 idiomas y reeditado en 12 países, además de que contó con una versión cinematográfica en 1988. Su segunda novela fue “Considere esto, señora” (1994), en la que la autora sostiene que la educación era la herramienta para construir la tolerancia en el mundo. Posteriormente llegaron la colección de ensayos “Tigre en la hierba” (1995) y una gran cantidad de historias cortas. Entre los reconocimientos que Doerr recibió durante su corta carrera literaria destacan: el Transatlantic Review-Henfield Foundation Award (1982); National Endowment for the Arts (1983): PEN Award for Fiction (1985) y American Academy and Institute of Arts and Letters, Harold D. Vursell Memorial Award (1985). La reconocida escritora estadounidense Harriet Doerr, quien detestaba las falsas pretensiones de la gente y pensaba que el peor problema de la humanidad era la crueldad hacia los demás, dejó este mundo el 24 de noviembre de 2002, en su casa de Pasadena, California, a la edad de 92 años.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
168
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.