Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Supo el humanista Francois Rabelais hacer crítica de su época

08/04/2012 05:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El humanista, médico y escritor francés Francois Rabelais, quien nació el 9 de abril de 1553, es recordado por su serie de novelas satíricas, entre las que destacan “Pantagruel” y “Gargantúa”, Francois Rabelais, quien llegó a usar el seudónimo fue Alcofibras Nasier (anagrama de su nombre), nació en La Devinière, provincia de Touraine, Francia, aunque las referencias del año varían de 1483 a 1484 y hasta 1494. De acuerdo con sus biógrafos, estudió Teología y fue novicio en el monasterio de Cordeliers de la orden franciscana. Al poco tiempo se instaló en el convento de Puy-Saint-Martin, de esta orden religiosa, donde se convirtió en fraile y estudió literatura clásica y francesa, así como ciencias e idiomas. Se interesó por la literatura griega y comenzó a estudiar a importantes escritores de la antigüedad entre los que se encuentran el humanista y filólogo francés Guillaume Budé. Tiempo después cambió a la orden benedictina, luego de que los franciscanos le confiscaron sus libros de griego, para convertirse en secretario del obispo Geoffrey d’Estissac. Cuentan que en 1528 empezó a estudiar Medicina en París y dos años después ingresó a la facultad de la especialidad en Montpellier, a unos kilómetros de la capital. Se instaló en Lyon, donde fue nombrado médico del hospital de Notre-Dame. En ese tiempo también se dedicó a la enseñanza y a la publicación de tratados médicos de la antigüedad y de unos almanaques populares sobre astrología, en los que dejó un gran sentido del humor. Con su publicación de folclor y tradición oral “Pantagruel”, en 1532, empezó su éxito literario, la primera de cinco novelas basadas en la historia de un gigante que come en grandes cantidades. Dos años después, escribió “ Gargantúa”. En la obra, señalan los conocedores de la misma, realizó una crítica detallada a la sociedad de la época, haciendo una descripción humorística de las debilidades humanas en la que muestra un vasto conocimiento y un estilo natural que la hacen una de las obras más grandiosas de la literatura. Mezcló la comicidad con situaciones grotescas de diversas problemáticas de la época, e incluyó múltiples temas como la guerra, el imperio, la imprenta, la pólvora, el hambre, la educación, la justicia, la ciencia, entre otros. Sus obras fueron censuradas por la facultad de Teología de la Sorbona, París, donde lo condenaron por obsceno y hereje, por lo que tuvo que apoyarse en conocidos para que lo protegieran y viajó a Roma, Piamonte y Metz, en Italia, donde continuó con la práctica y enseñanza de la Medicina. Murió el 9 de abril de 1553, en París, donde fue enterrado en el cementerio Saint-Paul. La quinta y última obra de su serie de novelas, titulada “La isla sonante” fue publicada después de su muerte hacia 1564.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
207
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.