Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Tablero Geopolítico/Marte Guía Ferrer

29/08/2013 15:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Marte Guía Ferrer

UN MUNDO MULTIPOLAR

El mundo siempre ha estado en constante evolución, es cuestión natural de la humanidad, es el modo de supervivencia y de mantenernos como especia dominante del globo terráqueo. Durante los miles de años que nosotros hemos existido como homo sapiens sapiens, la teoría de la supremacía del más fuerte de Darwin, ha cobrado su valor, hemos visto a lo largo de la historia, como pueblos, civilizaciones y países han intentando imponer sus valores, ideología, o modo de producción, de manera natural o violenta. Grecia, Roma, los reinos antiguos de España, Inglaterra y Portugal, entre muchos otros, en su espacio temporal-espacial, coinciden en la búsqueda y mantenimiento sobre sus férulas a otros.

Nuestro tiempo no es diferente, tras la segunda guerra mundial y la derrota de las potencias del Eje (Alemania, Italia y Japón) sobrevino una fase que perdura con temor aun en la memoria de muchos: la Guerra Fría, ese enfrentamiento no pronunciado entre los Estados Unidos de América y la Unión Soviética que estuvo al borde de una guerra nuclear total en 1962, con la crisis de los misiles en Cuba. Corea del Norte, Vietnam y Afganistán son los más conocidos escenarios de guerra convencional indirecta entre estas naciones líderes, respectivamente de capitalistas y socialistas, ya que no solo estaba en juego la hegemonía del modo de producción, sino también los recursos naturales del tercer mundo, una verdadera espiral de rivalidad a escala global había nacido, pues una ganancia para uno, era automáticamente una pérdida para el otro. Era una pugna militar que encontró su ápice en la carrera armamentista de ICBM (misiles balísticos intercontinentales) con carga nuclear, al grado de que cada superpotencia tenía en su arsenal los necesarios para pulverizar la vida en el planeta decenas de veces. Las alianzas no se hicieron esperar, y al nacimiento de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) y la SEATO (La Organización del Tratado del Sudeste Asiático) vino la respuesta soviética con el Pacto de Varsovia. Pero no todo fue un "equilibrio del terror", pues de esa confrontación, se nos dieron adelantos tecnológicos que gozamos hoy en día, como lo son precisamente proyectiles para misiones espaciales (la V-2, irónicamente antecesora de varios de los cohetes usados por la NASA, creados por el ilustre alemán Wernher Von Braun); los satélites artificiales (Sputnik, soviético, primer satélite lanzado el 4 de octubre de 1957), tan imprescindibles para las telecomunicaciones ahora en nuestro ciclo; el extenso internet, creado primeramente con fines militares de la DARPA estadounidense (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa), entre muchos otros, vieron su nacimiento en el choque por el control mundial entre estas dos superpotencias.

Tras la caída oficial de la URSS en diciembre de 1991, los Estados Unidos se erigieron como la única superpotencia del planeta y se invistieron la figura de Gendarme Mundial. La guerra del golfo en Irak de (1990-1991), la desintegración de Yugoslavia tras el fin de la guerra fría, la invasión de Afganistán (en represalia al ataque a las torres gemelas de Nueva York en 2001 y enarbolándose el símbolo de la guerra contra el terrorismo), y posteriormente Irak (con el pretexto que hasta la fecha nunca se corroboró, de que Hussein guardaba armas de destrucción masiva), hicieron patente la enorme influencia de nuestro vecino del norte en todo el mundo sin parangón.

Las guerras por lo visto siempre existirán, ya lo ha referido anteriormente el Premio Nobel de la Paz, el Presidente norteamericano, Barack Obama, que al recibir esa distinción en 2009, sin tapujos manifestó que a veces para mantener la paz, es necesaria la guerra, tal y como se ha venido demostrando en sus intervenciones en Libia, en apoyo financiero y militar a Israel, en su influencia en los conflictos de Egipto y Siria, etcétera. Empero poco a poco, de un sistema global unipolar, regido con los dictados norteamericanos, ha estado naciendo un mundo multipolar, con el BRIC (Brasil, Rusia, India y China) OTSC (Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, suscrito entre Rusia y otros países exsoviéticos) OCS (Organización de Cooperación de Shanghái que liga a China con Rusia) y la propia Unión Europea (con su moneda unificada) y muchas más agrupaciones, como alternativas económicas, militares o de mercado al resto del mundo.

Ahora bien, recientemente, el precitado líder estadounidense, acusó al gobierno de la Federación de Rusia (heredera de la Unión Soviética) de mantener comportamientos de guerra fría, al no extraditar a Snowden, activista que filtró información de los programas de espionaje que mantiene Estados Unidos en prácticamente todos los ámbitos sobre el resto de nosotros y de cancelar su reunión bilateral con Vladimir Putin en el marco de la Convención del G-20 que tendrá lugar en los primeros días de septiembre de este año. Error. Obama y los radicales estadounidenses creen que aun tratan con la Rusia de Yeltsin, a la que pusieron de rodillas en toda la década del 90, ya que Rusia (heredera del arsenal nuclear y del derecho de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, de la Unión Soviética), tras la escaramuza contra Georgia en 2008 por su intromisión en Osetia del Sur, dejo evidente que no se amedrenta ni con la OTAN (a la que Estados Unidos expandió en sus puertas con la anexión de los países bálticos, aun cuando le habían prometido –con palabras- a Yeltsin de no ampliar la alianza atlántica) ni con los propios Estados Unidos. El hecho de no concretar su visita con Putin, no es sino más que su réplica a los constantes bloqueos de Rusia en la ONU de imponer sanciones a Siria por la guerra civil que ya lleva años y la cual acaba de acontecer algo totalmente reprobable, que ha sido un ataque con armas químicas a los rebeldes (tema del cual trataré ampliamente en otra publicación).

El verdadero comportamiento y mente de guerra fría lo traen los propios estadounidenses, sobre todo con su pretendido esquema del Sistema de Defensa Antimisiles, que a dicho de la administración norteamericana está dirigido contra países no seguros e imprevisibles, (Irán y Corea del Norte) pero se niegan a dar garantías jurídicas (como lo fue el caso de la ampliación de la OTAN a partir de la caída de la URSS) a Rusia de que no está enderezado contra ellos, pues incluso los rusos habían expresado su deseo de tener un sistema de defensa unificado conjunto con Estados Unidos, desde la península de Kamchatka hasta Portugal, a lo que los norteamericanos también se negaron. No es necesario ser un experto para adivinar las intenciones futuras de Estados Unidos, máxime cuando no se habla mucho de su programa futuro Prompt Global Strike (Ataque Global Inmediato) que esta proyectado para ataques convencionales en cualquier parte del mundo en menos de 30 minutos, sustituyendo así los temibles artefactos nucleares, y evitaría (con el escudo antimisiles) cualquier represalia de cualquier nación que lo intentara.

Estados Unidos es el único país del mundo que tiene bases militares en todo el planeta, con un presupuesto militar que rebasa al conjunto de los presupuestos militares de los siguientes 50 estados, pues en 2012 alcanzó la escalofriante cifra de 682 mil millones de dólares, lo que significó que tuvo el 40% del gasto militar global, mientras China tuvo 166 mil millones de dólares invertidos, y la Federación de Rusia tuvo un gasto de 90 mil millones de dólares, y estas cifras (sobre todo del lado estadounidense) no hacen sino más que incrementar.

Tras Libia y los constantes problemas con Corea del Norte, se ciernen amenazadoramente dos escenarios sobre la faz de la tierra: intervención en Siria por parte de Occidente, por la razón que referí en líneas precitadas, e Irán, por su controvertido programa nuclear, el cual aduce que es para fines pacíficos, más no lo considera así el bloque EUA-OTAN, el cual -curiosamente- levanta la bandera de la justicia e igualdad en naciones en las que hay recursos por explotar (petróleo, gas, etc.). Por ahora no queda más que decir que como fue ayer, hoy y lo será mañana, en el tablero geopolítico, siempre hay partidas por jugar.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
263
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.