Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

El teatro, lugar donde confluyen todos los tiempos: Hugo Arrevillaga

10/05/2011 10:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En el terreno de la dirección teatral, Hugo Arrevillaga se ha dejado guiar por su intuición y hasta el momento no le ha fallado, para él lo más importante es la posibilidad de diálogo que pueda ejercer con la audiencia. Actualmente, Arrevillaga es considerado uno de los mejores directores jóvenes, gracias a puestas en escena como “Incendios” y “Sentido”, ésta última se presenta con gran éxito en el Teatro El Granero, del Centro Cultural del Bosque (CCB). Pero, ¿cómo es que logra montajes tan exitosos?, ¿existirá una clave para elegir el proyecto adecuado?, a lo que responde: “tiene que ser un texto con poder de discurso, con posibilidades emotivas fuertes, contundente, que no divague demasiado, que sea un golpe certero en la conciencia del espectador”, expresó en entrevista con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta). “Puedo decir y estar muy orgulloso que de los 15 montajes que he hecho, todos y cada uno de ellos ha sido porque yo he necesitado hacerlo, es decir, he leído el texto, me ha resultado importante y urgente montarlo; cuando entra en mi conciencia tengo que correr y generar un equipo para llevarlo a escena”. Eso es justo lo que le ha pasado con la tetralogía “La sangre de las promesas”, del dramaturgo, director y actor libanés canadiense Wajdi Mouawad, conformada por las obras “Litoral”, “Incendios”, “Bosques” y “Cielos”. Al respecto, consideró que Mouawad “es un autor preocupado por decirle al espectador que puede ahondar en sus raíces, encontrar de dónde viene, hasta dónde se está dirigiendo y me parece una reflexión fundamental para el ser humano en este momento”. Si bien el director egresado del Centro Universitario de Teatro de la Universidad Nacional Autónoma de México ha montado con la compañía Tapioca Inn textos de dramaturgos mexicanos como Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio, por una cuestión azarosa se ha interesado en el trabajo de escritores extranjeros como Evelyne de la Cheneliére, Anja Hiling y Daniel Damis. “Emprender un proyecto de teatro implica mucho trabajo, luchas, horas de trabajo y a veces una apuesta económica. Uno tiene que hacer una apuesta por un proyecto que le resulte fundamental. “Si a mí no me entra profundamente, no me derriba el texto, decido mejor no hacerlo”, expresó el becario del Fonca en la especialidad de Ejecutante durante el periodo 2002-2003. Consideró que en los textos teatrales pasa lo mismo que con los libros. “Dicen que uno no escoge un libro, que cuando de verdad tiene que ser parte de ti, llega a tu cabecera. Por lo menos en mi caso, yo siento que voy por la vida y de pronto las obras de teatro se atraviesan en mi camino y me piden que se lleven a escena y que se hagan visibles para el espectador”. Entre los temas que rondan su imaginario están la muerte, la ausencia del ser querido y la marca profunda que queda entre los que siguen vivos, pero también el amor y las catástrofes de la vida que nos construyen como seres humanos. “Me interesa la tragedia contemporánea, estos temas que cimbran al ser humano, al personaje y por lo tanto al espectador, trato de encontrar de alguna manera el misterio de la vida. Quizá eso sea un afán demasiado grande pero me parece que un espectador va al teatro porque ahí se va a decir algo de su vida. “Me gusta pensar que ahí se va a develar un misterio y me gusta propiciarlo, no sé si lo estoy logrando pero me gusta pensar que hay un misterio que se devela en cada noche en cada función; que el actor trata de intuir, trata de buscar en su proceso creativo el misterio de su vida, qué hace aquí, hacia dónde se está dirigiendo, por qué es quien es, cuánta gente tuvo que vivir y que luchar para que él esté en este momento. “El teatro para mí es el mejor lugar donde podemos encontrarnos, donde confluyen todos los tiempos”, describe Hugo Arrevillaga. Durante el 2010, la crítica especializada lo citó como uno de los mejores directores escénicos, situación que Hugo Arrevillaga, ganador de la beca México en Escena con la Compañía Los Endebles en 2005, recibe con compromiso. “Lo que tú pones en escena va a ser visto por muchas personas, entonces saber que vas a entrar a su conciencia, a sus sueños, a su corazón, te vas a plantar frente a ellos a hablarles de algo, hace que tengas una responsabilidad social, artística y humana. “Hay mucha gente que hace esto para un nivel comercial, ocio o de forma de recuperación económica. Yo trato de pensar que lo que hacemos es dar cada paso hacia un fortalecimiento y un consuelo de la sociedad mexicana”. Actualmente como director de la compañía Tapioca Inn establecida en 2003 con la intención de llevar a escena historias con lenguajes escénicos contemporáneos y estéticamente poderosos, reconoció que es una fortuna lograr el montaje de cinco proyectos que caminan al mismo tiempo. Y es que además de “Sentido”, la compañía está por estrenar el próximo 11 de junio la obra “Bosques”, en el Teatro Benito Juárez, mientras que “Pacamambo” extendió su temporada hasta el 29 de mayo en el Teatro Sergio Magaña. Además se espera el reestreno de la obra “Incendios” y en noviembre la temporada de “Litoral”.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
292
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.