Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

El teatro es como una planta que debe regarse y alimentarse: Bujeiro

25/07/2011 10:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El teatro en México es como sembrar una planta, la cual debe regarse, cuidarse, alimentarse constantemente y esperar a que rinda sus frutos, aseguró hoy aquí la directora teatral Verónica Bujeiro. Entrevistada a propósito de su libro “Nada es para siempre”, la también dramaturga expresó que el arte teatral debe ser alimentado todo el tiempo “tener un montaje implica no descuidarlo, se requiere de un trabajo de promoción y difusión, de buscar entrevistas, invitar a gente y crear nuevos públicos y espacios”. La becaria del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), mencionó que a diferencia de otros teatros que se realizan en América Latina, el de México es el que más apoyos recibe, sin embargo, reconoció que lo que hace falta es la realización de más festivales y foros para la presentación de obras, y sobre todo, la profesionalización de dichos montajes. Editado por el Programa Cultural Tierra Adentro, “Nada es para siempre”, aborda la historia en la que tres familias disputan la propiedad que han habitado y que nadie la poseerá. La publicación que da nombre al montaje del mismo nombre y que se presenta en el Teatro “El Milagro”, en la Colonia Roma, es un trabajo audaz en donde Bujeiro enfrenta a los personajes con sus prejuicios, miedos y mezquindades. “Nada es para siempre, es la escenificación de discusiones donde la armonía y la convivencia son imposibles. Las familias se desvanecen compartiendo un pasado hundido en la hipocresía, el cinismo, la doble moral, la mentira y el fraude; ese doloroso pasado los esclaviza, los secuestra, pero que al mismo tiempo se niegan a superarlo”, indicó Bujeiro. Con la misma intensidad dramática, en la segunda parte del libro, se presenta también la obra “Me falta el aire”, donde los personajes son parodia de una clase política que se niega a perecer: se regodean en los restos de su gloria pasada e intentan un cambio que no aspira a la grandeza o la redención, sino a rescatar de los restos lo que sirva para conservar la ilusión del poder. “Se trata de dos trabajos que comencé a escribir en el 2004, dos obras que reflexionan sobre el absurdo, la incongruencia y la pervivencia de nuestras propias miserias”, señaló. Sobre “Nada es para siempre”, comentó que la idea “era hacer un augurio acerca del 2006”. Lo curioso con esta obra, es que la termine en el 2008 y le agregue el antes, durante y el después de lo que ocurrió en el 2006, las elecciones presidenciales. “Está inspirada en la clase política, pero también en los que estamos abajo, en la sociedad. La mayoría de las referencias que aparecen en la obra vienen de la realidad de la calle y de los diarios”, dijo. Destacó que igual que en la obra escénica, “Nada es para siempre”, representa esa lucha por el poder. “Aquí es la casa, y del lado político es la silla”, agregó. “Por estar preocupados por esas cosas, los protagonistas del montaje se olvidan se sus hijos, por estar en lo mezquino, obsesionados por ciertas rivalidades”, expresó. Explicó que presenta una escena de trifulca y engaños, y a tres familias concurridas para soslayar rivalidades, “un banquete alegórico que desentraña la vileza de una sociedad enajenada por empañar su pobreza, para unos ser extranjeros los redime de su realidad. Para otros, abundó, su confundido nacionalismo los reprime, así como otros más que viven bajo la culpa y la abnegación que su religión les dicta”, apuntó.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
116
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.