Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bionero escriba una noticia?

Con técnicas de bioconstrucción, preservan edificios de tierra levantados en el siglo XVIII

18/03/2011 00:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con técnicas de bioconstrucción, preservan edificios de tierra levantados en el siglo XVIII por Staff bionero Última modificación Mar 17, 2011 05:14 PM Colaboradores: Con información delo INAH — archivado en:

Con una técnica de conservación arquitectónica basada en aglutinantes vegetales como la baba de nopal, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha logrado detener los daños del intemperismo en 16 edificaciones en Baja California.

Con técnicas de bioconstrucción, preservan edificios de tierra levantados en el siglo XVIII

La baba de nopal es empleada para la conservación de los edificios de adobe construídos por misioneros en el Siglo XVII. Foto vía ciudadtecate.com

MEXICALI.- A partir de una técnica de conservación de arquitectura de tierra, basada en aglutinantes vegetales, entre ellos la baba de nopal, que el INAH ha aplicado desde hace más de una década en 16 misiones de Baja California, se ha logrado detener en 80% el impacto del deterioro que provocan los factores ambientales en estas antiguas edificaciones de abobe, construidas entre 1752 y 1834 por jesuitas, franciscanos y dominicos.

Este método de preservación, creado por especialistas del INAH, consiste en el recubrimiento de las misiones con una pasta hecha con arcillas de la región, a las que se agrega un aglutinante natural de origen vegetal, animal o mineral, como baba de nopal, estiércol o cal; esta mezcla es aplicada en los muros de modo que el adobe queda protegido con lo que los restauradores denominan una "capa de sacrificio", revestimiento que recibe los daños causados por el intemperismo.

Carlos Chávez, arquitecto del Centro INAH BC, responsable de la conservación de los sitios misionales históricos de Baja California, informó que esta técnica se aplica desde hace 14 años en estas construcciones coloniales, como parte de un programa de largo aliento para el estudio, rescate, protección y conservación de las mismas.

"Cada año, antes de que comience la temporada de lluvias —que en Baja California se registra de noviembre a febrero—, cada una de las misiones ubicadas a lo largo de 750 km y alejadas entre sí, es recubierta con dicha pasta que impide que el agua, el sol o el viento toquen directamente el adobe".

El especialista señaló que esta tarea se enmarca dentro del Proyecto Corredor Histórico Camino Real Misionero de las Californias (Alta, Baja y Sur), donde se localizan un total de 61 edificaciones levantadas por misioneros jesuitas, franciscanos y dominicos para la evangelización de los indígenas de la parte norte de la Nueva España.

"En el estado de Baja California, están 18 de las 61 misiones de la península, de las cuales 16 son de adobe y dos de cantera; el programa ha permitido frenar el deterioro en aquellas construcciones hechas con ladrillos de arcilla, que presentaban un daño acelerado por las características de su constitución", explicó Carlos Chávez.

Factores como la humedad, la acción del viento, la radiación solar, la flora y fauna nocivas, así como el vandalismo en el caso de las más alejadas a las poblaciones, son los causantes de que la mayoría de las misiones sólo conserven entre 35 y 40% de su construcción original.

El arquitecto del INAH explicó que cuando estas edificaciones fueron abandonadas por los evangelizadores, alrededor de 1840, lo primero que perdieron fueron sus techos, porque la gente llegó a quitarlos para su reutilización.

"Con el retiro de las cubiertas comenzó su deterioro, ya que el sol, el viento y el agua llegaron directamente a los muros interiores, entonces se cayeron los aplanados y las paredes se empezaron a debilitar; una construcción de adobe si no tiene cubierta se deteriora rápidamente."

Carlos Chávez explicó que los trabajos de conservación de estos inmuebles coloniales también han implicado su limpieza, consolidación, protección y mantenimiento periódico.

El especialista descartó la reedificación como alternativa de preservación de las misiones, "en ninguna de ellas se ha recurrido a la reconstrucción; los tratados internacionales de restauración establecen que si un edificio ha perdido más de 80 por ciento de su composición no es posible hacerle reconstrucciones porque se caería en la falsedad, y este es el caso de las misiones de adobe de Baja California".

A través de este programa de conservación, el INAH también se ha dado atención a las dos misiones de cantera que hay en BC, Santa Gertrudis y San Francisco de Borja, fundadas por los jesuitas en 1752 y 1762 respectivamente.


Sobre esta noticia

Autor:
Bionero (370 noticias)
Fuente:
bionero.org
Visitas:
419
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.