Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Greturviajes.com escriba una noticia?

10 cosas a tener en cuenta cuando se viaja con bebés

02/08/2011 02:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No hay nada mejor en esta vida que agrandar la familia. Dar a luz es la mayor felicidad de un padre y una madre, pero a partir de ese momento, sus vidas varían irremediablemente, y ciertos aspectos se complican vertiginosamente. El turismo es de los más afectados: viajar con un bebé no es tarea fácil y hay ciertas consideraciones que deben ser tomadas en cuenta.

Antes de comprar los billetes...

1 La planificación de un viaje con un bebé exige, ante todo, un gran trabajo previo. Primero, porque debe seleccionarse el destino a conciencia y no todos valen. Los pediatras desaconsejan que un infante de menos de dos semanas de edad viaje en avión, y uno mayor no debería someterse a largos desplazamientos, entre otras cosas porque podría acabar con la paciencia de su acompañante, por lo que la distancia en kilómetros tendrá que ser tomada en cuenta. Los bebés prematuros y las madres con problemas durante el parto, deberán también asegurarse con su médico de la posibilidad de realizar el viaje, así como la permisión de la compañía aérea.

2 Sopesada esta precaución, también conviene elegir un lugar que goce de ciertas facilidades que tendrían una importancia relativa en otras circunstancias: países en los que se entienda y se pueda hablar un idioma, que no supongan una amenaza vírica (atención a las vacunas necesarias), que dispongan de todos los productos que puedan ser de utilidad y que no se traigan desde casa, e incluso que aseguren unas condiciones gastronómicas acordes con las necesidades de un niño. Por otra parte, deben definirse de antemano rutas, visitas e itinerarios, de manera que puedan amoldarse a las necesidades de un bebé y de quien se encargue de llevarlo consigo. Es aconsejable organizar excursiones poco pesadas, visitas amenas, y alguna que otra actividad infantil.

3 El siguiente paso consiste en determinar el lugar en que dormir, pues en caso de que se vaya a hacer uso de un hotel, hay que buscar el adecuado: cada vez es más frecuente encontrarse con establecimientos que no aceptan la entrada ni de mascotas ni de bebés, porque empeora, dicen, su imagen pública en relación al resto de clientes. Por tanto, hay que asegurarse totalmente de ello y prever con tiempo los más que probables cambios de planes vinculados al alojamiento. Ahora bien, en caso de que sí toleren su acceso, los hoteles suelen disponer de programas infantiles (o recomendar los de sus alrededores). Acostumbran a tener atracciones de gran atractivo para los más pequeños, de canguros profesionales y demás, por lo que suponen una ocasión única para dejarlos bajo la vigilancia segura (confírmense sus cualificaciones antes) y aprovechar el tiempo disponible. Además, cuentan con menús especiales, servicios de atención sanitaria, etcétera.

Comprando los billetes

4 Decidido el destino, y delineada una posible lista de candidatos para pasar la(s) noche(s), no hay que olvidar una precaución previa a la adquisición de los billetes: confirmar que todos los papeles necesarios para el viaje están en regla. Para viajes al extranjero, especialmente en avión, se exige que el bebé disponga de pasaporte. Del mismo modo, conviene revisar seguros de viaje, en caso de tener que lidiar con un accidente inesperado.

5 Ahora ya sí se está en condiciones de adquirir los billetes correspondientes, teniendo en cuenta las diversas especificaciones con que cuentan los cruceros en relación al transporte de bebés. Para este último, se considera bebé a todo niño que esté entre los 0 y los 2 años, lo cual implica que no ocupa asiento de pasajero (debe ir sobre el regazo de un adulto) y que, por tanto, no tiene que pagar el billete. Ahora bien, sí debe abonarse un seguro de vuelo para él y/o el 10% del precio de billete más las tasas al completo, y en algunos casos (especialmente en las compañías de bajo coste) deberá abonar el 100% del pasaje. Hay que recordar que un bebé debe viajar acompañado de una persona mayor de 12, 16 o 18 años, según la compañía, y que aunque no le corresponda asiento, si hay uno libre puede instalarse una trona homologada para aviones, que en viajes largos deberá ser ofrecida por los azafatos, pero en cortos deberá ser el propio adulto que viaje con el niño quien la proporcione. Lo normal es que sólo permitan viajar a un bebé por adulto, y su equipaje oscila entre los 10-15 kilos, incluido el coche, según la compañía con la que se vuele. En estos casos y para evitar complicaciones, es mejor preguntar a la compañía o a su agencia de viajes al respecto.

La nuevas normativas en relación a los viajes con bebés

6 Desde el 11-S, los aeropuertos han ido reforzando sus medidas de seguridad, y se han mostrado sumamente estrictos con determinadas prohibiciones. Entre ellas, la de no poder llevar más de 100ml de líquido a bordo. Sin embargo, si está permitido subir comida de bebé, considerada de la misma manera que las medicinas o alimentos dietéticos que pueda necesitar un adulto. En otras palabras, significa que entre el equipaje de mano de un pasajero, pueden figurar biberones y potitos que, eso sí, deben empaquetarse por separado y en una bolsa transparente, sujeta a ser inspeccionada por cualquier control de seguridad.

7 Lo que No se permite es subir cochecitos a la cabina, pero sí se les concede paso preferente hasta la misma puerta del avión, en cuyo caso se recoge y almacena en la bodega del mismo. Por ese motivo, lo más cómodo es contar con un maxi-cosi debidamente homologado para viajes en avión, que sí puede ser subido a bordo y depositado en el asiento de al lado, en caso de que quede libre.

En el avión...

8 Se recomienda encarecidamente que los bebés consuman muchos líquidos a lo largo de todo el viaje para no quedar deshidratados, que succionen un chupete (o similar) en los momentos de aterrizaje y despegue, y que vayan identificados en todo momento. La mayoría de compañías disponen de menús infantiles y juguetes y otros entretenimientos gratuitos para aligerar el vuelo del bebé.

9 También es buena opción no escatimar en baberos, pañales, servilletas y mudas, en especial si se trata de un viaje largo. Las normativas son muy exigentes con no rebasar el volumen máximo de equipaje de mano, por lo que subir todo el material a un avión puede significar el sacrificio de otras pertenencias que deberán ser facturadas.

En el lugar de destino

10 Con todo planificado y previsto con antelación, aún es posible encontrar pequeños contratiempos en el lugar de destino. Por ejemplo, que de igual manera que en lo relacionado al alojamiento, determinados restaurantes (o similares) no permiten el acceso a bebés, lo cual puede suponer un duro revés si se tiene previsto asistir a algún tipo de convite especial: los organizadores de los mismos rara vez suelen fijarse en ese detalle. Para estos casos, hay que contactar con el hotel para preguntar por canguros, con la suficiente antelación como para poder confirmar su disponibilidad por un lado, y su profesionalidad por el otro. Lo mismo puede ocurrir en determinadas excursiones y visitas, aunque el otro lado de la moneda lo constituye el hecho de que, por lo general, un bebé rara vez debe pagar la entrada.

Se hace aún más importante en el caso de viajar con bebés el hecho de llevar el viaje bastante programado, incluso por aquéllos que prefieren disfrutar del momento sin realizar planes, y dejarse asesorar por experiencias previas de personas que hayan realizado el mismo viaje en circunstancias similares, por compañías aéreas, hoteles y demás servicios que se requieran, o por su agencia de viajes de confianza.

Teniendo estas indicaciones en cuenta, no deberá tener ningún problema para disfrutar de su pequeño o pequeños en un inolvidable viaje familiar. Únicamente cierta planificación como ya hemos detallado, mucha ilusión, y ganas disfrutar de unos fabulosos días serán los ingredientes necesarios para elaborar su viaje.


Sobre esta noticia

Autor:
Greturviajes.com (860 noticias)
Visitas:
2542
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.