Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Tenía Eduardo Wilde gran sentido literario y humorístico

14/06/2012 05:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A 168 años de su nacimiento, el médico, político, diplomático y escritor Eduardo Wilde es recordado por ser uno de los mayores exponentes de la generación intelectual de 1880 y uno de los médicos más comprometidos en ayudar a la sociedad ante epidemias altamente contagiosas. Nació en Tuzipa, Bolivia, el 15 de junio de 1844, donde su familia se encontraba refugiada tras el exilio que sufrió bajo el gobierno del mandatario argentino Juan Manuel Ortiz Rosas. Su padre Diego William Wilde fue un médico y militar argentino, y su madre, una mujer criolla de la provincia de Tucumán. De acuerdo con la biografía que difunde el sitio “ecured.cu”, Wilde, boliviano de nacimiento pero argentino de corazón, acudió al Colegio de Concepción de Uruguay, donde conoció y entabló amistad con Julio A. Roca. Olegario Andrade y Victoriano de la Plaza, entre otros, quienes más tarde conformaron un sector importante de la generación del 80, élite que dirigió la vida política y cultural de Argentina. Para 1864 ingresó a la Facultad de Medicina de Buenos Aires, pero decidió interrumpir sus estudios para ayudar en la epidemia de cólera de 1867-1868. También se desempeñó como médico cirujano en la Guerra de Paraguay, efectuada entre 1865 y 1970. Finalmente, obtuvo el título como Médico en 1870 y un año después, fue nombrado médico oficial en la epidemia de fiebre amarilla en Buenos Aires. También ocupó diferentes puestos como docente en la Facultad de Medicina y publicó dos textos referentes a su profesión y experiencias: “Lecciones de higiene” y “Lecciones de medicina legal y toxicológica”. Wilde se involucró en la vida política de Argentina, como legislador en la provincia de Buenos Aires y diputado por la misma provincia en el Congreso Nacional, además de ser Ministro de Justicia y Educación durante el mandato del presidente Julio A. Roca. Se pronunció a favor del fortalecimiento del sistema educativo, empujado por su firme convicción de que la mejor manera de mejorar las fuerzas morales, intelectuales y materiales de una nación era por este medio. Así, reformó las bases legales del sistema educativo argentino, aumentó el número de escuelas primarias, ayudó en el establecimiento del Colegio Nacional de la Plata, se pronunció a favor de la educación laica y el matrimonio civil y continuó su labor de servidor público, como ministro del presidente Miguel Ángel Juárez Celman, mejorando los servicios de salud pública e iniciando la construcción del Puerto Madero en Buenos Aires. Terminando el gobierno de Celman, Wilde viajó por Europa y publicó las impresiones sobre sus recorridos en los textos “Viajes por mares y por tierras” y “Viajes y observaciones”. Y también siguió con su labor médica, al organizar una expedición a Paraguay junto con el doctor Carlos Malbrán, para ayudar en el combate de la peste bubónica. El documento consultado destaca a Wilde también en su faceta como literato, en la que realizó colaboraciones agudas y satíricas para diversos diarios, editó “La República” durante cuatro años y escribió obras llenas de un gran sentido literario y humorístico como “Discurso sobre educación Laica”, “Tiempo perdido”, “Prometeo y compañía” y “Aguas abajo”, considerada su obra más relevante y de carácter autobiográfico. Eduardo Wilde falleció el 4 de septiembre de 1913 en Bruselas, Bélgica, mientras se desempeñaba como ministro plenipotenciario ante Estados Unidos.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
266
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.