Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

TEPJF, Tribunal Electoral en entredicho

29/05/2014 11:32 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Puesto el Tribunal Electoral en el ojo del huracán, luego de que el Senado de la República le adjudicara a sus siete magistrados la oportunidad de recibir una pensión vitalicia multimillonaria, los garantes de la ley demostraron de qué están hechos

Puesto el Tribunal Electoral en el ojo del huracán, luego de que el Senado de la República le adjudicara a sus siete magistrados la oportunidad de recibir una pensión vitalicia multimillonaria, los garantes de la ley demostraron de qué están hechos.

Cinismo y soberbia es la masa que conforma a los doctores de la ley, quienes trepados en su nube de megalomanía, se atrevieron a cuestionar a una sociedad que les cuestiona su grotesca capacidad para aprovechar su lugar en la cadena de poder y descaradamente agandallarse con los recursos públicos.

Si los magistrados del TEPJF fueran los garantes del estado de derecho que la sociedad reclama y necesita, es claro que una pensión vitalicia como la aprobada por el Senado, sería lo menos que se les podría ofrecer, pero de cara a la realidad de su paso por el Poder Judicial, no están ni cercanos de merecerla.

Con el país sumido en la inseguridad, la violencia y la recesión económica, el debate en torno a lo que pretendían obtener los funcionarios públicos encargados de vigilar que los procesos electorales se lleven a cabo con apego a la ley, nos habla de un divorcio entre gobierno y sociedad, el cual no es un asunto menor.

La realidad es que si los magistrados desempeñaran sus funciones en apego a la legalidad y la certeza que su cargo les exige, pese a ser los funcionarios mejor pagados en su ramo, no sólo del país, sino del mundo entero, nadie se habría ocupado del tema e incluso los mexicanos tendríamos que pedirles perdón por pagarles tan poco.

Pero en un país en donde 54 millones de personas se debaten en condiciones de miseria y otros sesenta millones no se encuentran precisamente en jauja, que existan este tipo de prebendas no sólo es un despropósito ético y moral, sino un oprobioso insulto dirigido hacia los que nada tienen.

Más sobre

En esta nación, donde la justa aplicación de la ley es poco menos que una quimera, concederle un “haber de retiro” millonario, sea vitalicio o no, a funcionarios que ya están suficientemente bien pagados y premiados con todo tipo de prebendas, pese a que no desquitan ni el café que también les paga el pueblo, que añoren más recursos es un acto vulgar, indigno de personas que se supone estudiaron para servir al pueblo y no para servirse de él.

Esto aplica para los magistrados, pero también para senadores, diputados, gobernadores, alcaldes e incluso el presidente de la República, quienes, dado el estado actual de la economía nacional y los pocos beneficios que sus acciones le proveen a 118 millones de mexicanos con hambre y sed de justicia, si acaso están para exigir que se les pague el salario mínimo, pero ni un peso más.

Dadas las grandes desigualdades socioeconómicas de México, que los garantes de la ley formen parte de una casta privilegiada, trepada en su nube de opulencia, mientras a millones de mexicanos la realidad no les da más que para comer dos veces al día y eso si bien les va, convierte a este tipo de acciones y actitudes en un coctel de insana desvergüenza que raya en el descaro.

Tienen una alta responsabilidad y un muy buen salario, señaló el magistrado Salvador Olimpo Nava Gomar, quien la mañana del viernes 23 de mayo, se defendió como gato boca arriba, al ser entrevistado por Carmen Aristegui para MVS Comunicaciones, curándose en salud y curando al apaleado Tribunal después del fuerte golpeteo mediático recibido, pero con el detalle de que subsiste en el imaginario colectivo una certeza: para los beneficios ofrecidos al pueblo que los mantiene, los magistrados están excesivamente bien pagados.

Pillados con los dedos en la puerta, hubo magistrados que se hicieron los ofendidos, planteando su oposición a recibir la pensión vitalicia, pero lo hicieron a toro pasado, cuando ya tenían a la opinión pública abrumando la escasa honorabilidad del Tribunal Electoral, la cual quedó bastante golpeada luego de las controvertidas elecciones del año 2012.

Darse baños de pureza en un país que puede presumir de cualquier cosa, menos de ser una democracia real, da pie para poner en duda la honestidad de los jurisconsultos, sobre todo cuando, dicho por la organización Transparencia Internacional, la corrupción es la sangre que nutre al Sistema Político Mexicano, del cual, quiéranlo o no, los magistrados del TEPJF forman parte. Y sí, con o sin pensión vitalicia en el bolsillo, son un Tribunal en entredicho, sin credibilidad.


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
311
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Custodio (29/05/2014)

Es una verdadera falta de consciencia por parte de los que se encuentran en el poder seguir cargando al erario el sostén de sus familias y su protección vitalicia cuando hay tanta ineficiencia en todos los sentidos, al contrario deberían en un acto de consciencia (ya no pidamos honor) poner topes a los salarios de los políticos y endurecer el castigo a sus delitos de cuello blanco.