Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fernando Ramírez López escriba una noticia?

Terrorismo, principio del Armagedón

28/05/2014 11:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Después del 11 de septiembre del 2001, el Imperio Norteamericano identificó su debilidad, la fortaleza que lo caracterizó había sido minada en el centro de la ciudad de Nueva York

Por Fernando Ramírez López

Para Yasser Arafat y la lucha milenaria del pueblo palestino

“La miré muerta; su rostro de cera había sido despintado y aún más por la mano fría de la muerte, la cara de harina y caricaturizada por el colorete y el lápiz labial que el agente fúnebre (o el maldito don Nazario) le habían pintado en la cara grisácea”.

Carlos Fuentes. La Voluntad y la Fortuna

En estos últimos años parece que las palabras escritas por Marx y Engels en el Manifiesto Comunista han recobrado su valor patético, hoy más que nunca “todo lo sólido se desvanece en el aire”. Es cierto los creadores del Materialismo Histórico pretendían señalar con esto el carácter revolucionario de la propia burguesía y con ello su propia ruina. El 11 de septiembre de 2001 hemos asistido al acto mediático y globalizado de ver como dos aviones de línea norteamericana se estrellaban contra un ícono vivo del capitalismo: las Torres Gemelas del World Trade Center. La sociedad en riego, como la que vive México y el mundo quedaban dañadas en el seno de una nueva forma de lucha: el terrorismo.

Este hecho dejó a la sociedad mundial perpleja. La política exterior norteamericana había sido minada en el corazón de su cuerpo. Los consensos de las naciones unidas y la OTAN en segundos quedaron obsoletos. Esto nos ha llevado necesariamente a un replanteamiento no solo de la mutación social, sino del surgimiento de formas de lucha impensadas, lo cual debe llevar necesariamente a los señores del poder a medir con mejor precisión el debate de su constitución.

La guerrilla rural y urbana instalada durante décadas y su descomposición natural de la estabilización de pronto quedaron atrás, el Armagedón se manifestó previo al Apocalipsis del orbe y las formas de convivencia capitalista como el consumismo y la concentración de la riqueza de pronto palidecieron.

Entendimos que en la vida de los pueblos y naciones, tanto como en los individuos como en las colectividades, ocurren acontecimientos que señalan lo imposible, lo evidente y lo inexplicable.

Hoy sabemos, que existen acontecimientos que adquieren significados y connotaciones excepcionales y reveladoras. Mucho más allá que las reformas de estado promovidas para beneficio de unos cuantos por Enrique Peña Nieto o la comedia de carpa realizada a propósito del tema del Estado de la Laguna, entre protagonistas similares a los cómicos de la legua.

El terrorismo como nueva forma de lucha, es que al ser una explosión, involucra a la realidad y a lo imaginario, de tal manera que se observan con nitidez los procesos de dominación y apropiación aparentemente escondidos. De repente se derrumbaron los cuadros sociales y mentales de referencia.

El terrorismo es un fenómeno que afecta a buena parte de países del mundo, no es privativo de Estados Unidos

Estos cambios bajo el ejercicio puntual del terror, aquello que en un momento todo lo cambia, todo lo cuestiona, todo lo inmoviliza; esa es la parte no comprendida por Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de gobernación, hacia donde están transformándose los grupos de autodefensa, hacia nuevas formas de lucha, tal vez para ellos mismos inimaginables en este momento de un recuadro histórico e ideológico: que es preludio de una guerra colectiva. En un instante, el poder económico y el poder militar, incluyendo el monopolio de la violencia, son cuestionados dejando de ser intocables.

A partir del fin de la guerra fría y el desmoronamiento de los países comunistas del este de Europa, la presencia de los Estados Unidos en el escenario mundial se hace todavía más evidente. Después del 11 de septiembre el Coloso del Norte encara una campaña tanto militar, política y cultural contra el “eje del mal”, por esto surgen personajes como Snowden contrarios a la propia política de dominación de su país.

Se ha producido una nueva polarización y la maquinaria bélica norteamericana, se orienta a combatir este “demonio” como aborto del mal. El terrorismo no es nuevo pero su contexto internacional ha cambiado sustantivamente. Este, utiliza principalmente el terror y el miedo para dejar perplejas a sus víctimas indirectas, pero no hay un solo terrorismo. Si nos introducimos en el terrorismo de base islamista establecemos categorías diversas para su análisis. El movimiento islamista se caracteriza por seguir las prescripciones del Corán, particularmente entre la simbiosis política – religión.

En el caso del IRA irlandés no es solo  una consecuencia del catolicismo. Sin embargo no puede dejar de señalarse que ciertas aseveraciones del dogma y algunas interpretaciones de los llamados reformadores le han dado fundamento doctrinal por lo menos en el ejercicio de la violencia.

Finalmente es claro, que tanto los conflictos israelíes y musulmanes, como los irlandeses y nigerianos, ya no son privativos de una parte del orbe, suelen dar la cara en el momento más inesperado; los odios han caído en grandes exterminios y esta sencilla reflexión lo único que busca es dar salida a conflictos inesperados en países de incluso de América Latina, como es el caso de México.

Esto es en pocas palabras un compromiso por encontrar soluciones, bajo el sustento de la objetividad y no de intereses particulares ocultos, no deja de ser otra cosa que una tentativa de interpretación de un mundo que vive grandes cambios y donde la ética de la responsabilidad es la ética de la convicción  de que podemos aspirar a formas de vida más homogéneas, solo tenemos que desprotegernos de ese egoísmo individualista, que nos hace olvidar que aún los seres más pequeños forman parte de la gran colectividad humana. Esta crisis y el cambio que vivimos, es parte de un conflicto de tal magnitud como lo dijimos al principio, que nos está señalando el fin de la era en que vivimos.

El poder musulmán dejó de ser un enemigo lejano al demostrar su capacidad de destrucción

Email: Licfernandora@hotmail.com

Celular: 871 163 3813.  


Sobre esta noticia

Autor:
Fernando Ramírez López (53 noticias)
Visitas:
270
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.