Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Tiflotecnología, luz para débiles visuales

01/06/2013 05:14 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tiflotecnología, luz para débiles visuales SyM - Juan Fernando González G.

La adaptación de sistemas computacionales y de la comunicación para que sean utilizados por quienes sufren deficiencia visual, es una rama que apenas comienza a desarrollarse en México y que enfrenta los retos de crear condiciones de igualdad e independencia educativa y social.

Mucha gente que escucha el término debilidad visual automáticamente piensa en una persona ciega, pero esta apreciación es errónea. Los pacientes con visión baja o subnormal no son invidentes, pero tampoco les basta tener alta graduación en sus anteojos o lentes de contacto para ser completamente funcionales.

Los individuos a los que nos referimos están en medio de estos dos espectros, si acaso poco más cercanos a la "oscuridad", porque su campo de visión es -20/200, lo que significa que lo que vemos la mayoría de las personas a 200 pies de distancia (digamos, 60 metros, pues un pie equivale aproximadamente a 30 centímetros), ellos lo observan sólo si se encuentran a 20 pies (6 metros), y con ayuda de aditamentos especializados.

Como es de suponer, la gente con esta limitación tiene muchos problemas para desarrollarse en la vida cotidiana, pues es común que escondan su condición y, de esta forma, retarden la ayuda que se les puede brindar.

Así lo establece Norma Koi Fernández, creadora de la Fundación Makoi de Tiflotecnología, A. C. (Funmakoi): "Mi experiencia data de hace más de 22 años, cuando nació mi hija Mariana, quien estuvo muy grave (pasó sus primeros 18 días de vida en terapia intensiva) y recibió el peor de los pronósticos por parte de los médicos que nos atendieron".

Afortunadamente, abunda, "salvó la vida, aunque a lo largo de todo este tiempo ha convivido con severa debilidad visual. Esta experiencia me ha permitido estar al tanto de lo que le ocurre a una persona con baja visión y a saber que el problema empieza cuando el paciente se niega a reconocer lo que le sucede".

Si a esto añadimos el desconocimiento de los padres, que inscriben a su hijo en una escuela "normal", notaremos que la atención que reciben los chicos es muy pobre. "El niño en estas condiciones tiene grandes dificultades para conseguir buen rendimiento escolar; es tan simple como decir que su condición le impide ver lo que el maestro escribe en el pizarrón, incluso, si usa anteojos", dice la especialista.

Tecnología con luz

La Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) es corporación ejemplar para todo el mundo. Fue creada en 1938, durante la Guerra Civil española, y desde entonces a la fecha ha trabajado para mejorar la calidad de vida de los ciegos y deficientes visuales en la Península Ibérica y muchas otras partes del mundo.

Para lograr lo anterior, la ONCE ha obtenido asesoramiento de varios oftalmólogos y opera como centro de atención e información para los padres que detectan deficiencia en la visión de su hijo, sea parcial o total. La labor de esta corporación se ha extendido a tratar de brindar a sus afiliados las herramientas necesarias para que tengan acceso a las denominadas tecnologías de la información y comunicación.

Asimismo, la institución trabaja para que múltiples dispositivos tecnológicos puedan adaptarse a la condición de los individuos con baja visión o invidentes, lo que se conoce como Tiflotecnología (proviene del griego tiflo, que significa ciego). De esta forma, en la Unidad Tiflotécnica de ONCE se ha creado un sistema que permite el acceso a la información contenida en la pantalla de una computadora mediante su transcripción a Braille.

Otro producto es la computadora personal parlante, ordenador de bolsillo, sin pantalla y con teclado que consta de once botones que equivalen a los puntos Braille. Este adelanto tecnológico tiene las mismas funciones de cualquier computadora personal, y además actúa como agenda hablada.

Cabe destacar que el modelo de la asociación es tan eficiente que es capaz de brindar ayuda personalizada en la formación, asesoramiento y distribución de productos tiflotécnicos a toda España, a través de 36 tiendas-exposición y 41 aulas docentes bajo la coordinación del Centro de Investigación, Desarrollo y Aplicación Tiflotécnica.

México, en la oscuridad

En opinión de la directora de Funmakoi, las cifras que maneja el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) en torno a la cantidad de personas afectadas por el citado problema en México son irreales. "Ellos mencionan a 3, 000, 000 de personas, pero incluyen tanto a ciegos como a quienes padecen debilidad visual. En realidad, nadie sabe el número correcto".

Como es de suponer, si no conocemos siquiera la cifra de individuos con visión disminuida, es improbable que se tengan planes específicos para atenderlos o proyectos para apoyarlos en la adquisición de aditamentos especiales, los cuales son costosos y se encuentran fuera del alcance del grueso de la población.

Al respecto, Norma Koi afirma: "La tecnología es muy cara para la mayoría de la gente. Una persona con la mejor corrección, con lentes de contacto y que ha sido operada, puede seguir con índice visual -20/150, como en el caso de mi hija, y tendrá que utilizar un lente especial graduado por el optometrista para poder ver letras de tamaño normal. Sin embargo, luego de 30 minutos de lectura se cansa y debe abandonarla. Claro, existen lupas o telescopios, según sea el caso que se requiera, así como programas parlantes para computadora, los mismos que emplean los ciegos y que en el caso de los débiles visuales son buen apoyo, pero resulta que cuestan más de 3, 000 dólares".

Educar para aclarar el panorama

En el caso de España, la ONCE reconoce que la escolarización de un alumno con debilidad visual facilita su proceso de socialización, integración y aprendizaje. Para ello, tanto el estudiante como el colegio y la familia cuentan con el apoyo y asesoramiento que dicha organización les presta a través de sus equipos específicos de apoyo educativo.

Así, desde esta trinchera se realiza el seguimiento y adaptación de las herramientas que requiere el alumno (libros en Braille, grabados o en soporte informático, materiales en relieve y otros). Además, se desarrollan técnicas de aprendizaje específicas respecto a orientación, movilidad, habilidades de la vida diaria o tiflotecnología. No obstante, dependiendo de las características y necesidades personales, puede recomendarse la escolarización en un Centro Específico de la ONCE.

En México la situación es completamente distinta, y lo sabe perfectamente Norma Koi: "Los débiles visuales no cuentan con apoyo, ni siquiera con el que le dan a las personas ciegas, por lo que lo más frecuente es que este tipo de gente deje de estudiar y de tratar de hacer algo productivo".

¡A estudiar se ha dicho!

"Recuerdo el día en que un médico me dijo que no reprobara a mi hija antes de que lo hiciera ella misma, que no la limitara antes de que ella conociera sus propias limitaciones", dice con serenidad Koi Fernández, y continúa: "Pude dejarla acostada en su cama y decir: 'Pobrecita, que no lea porque le cuesta trabajo', pero no. Me dediqué a darle apoyo y afortunadamente tuve la oportunidad de ofrecerle lecturas digitalizadas, programas parlantes, lupas y telescopios".

Abunda en su relato: "Desde que tuve a Mariana y empecé a conocer la dificultad de integrarla a la sociedad, me preocupaba por los otros chicos que estaban en la misma situación y no acudían a ninguna escuela. Esto fue lo que me motivó a empezar esta labor, con investigación formal desde hace dos años y, recientemente, con la creación de la fundación".

Norma Koi pronto se dio cuenta de que hay mucha gente que no puede estudiar con un libro normal o computadora si no tiene aditamentos adecuados, como lupas o monitor especial, por lo que el objetivo de su asociación ha sido muy claro: trabajar para que todos los muchachos con 15 años cumplidos y que no hayan podido terminar la primaria o secundaria, logren hacerlo.

"Hoy, gracias al apoyo de la Universidad Tecnológica de México (Unitec), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), estamos listos para recibir a los débiles visuales que quieran estudiar. Por ello, necesitamos que haya gran difusión para que se aproveche al máximo esta oportunidad", sentencia.

El programa educativo que coordina Koi Fernández es hoy realidad, de manera que quienes se sumen a esta iniciativa, totalmente gratuita, podrán acudir a las instalaciones de Unitec, Campus Sur (en la Ciudad de México), de lunes a viernes, en horario de 11:00 a 13:00 horas.

El número de clases a tomar es opcional, porque cada quien debe elegir el ritmo al que puede avanzar. Lo que se ofrece es asesoría personalizada, impartida por un estudiante de este centro educativo que curse el 7º u 8º semestre de su carrera. Los voluntarios cumplirán de esta forma el requisito del servicio social y estarán capacitados y sensibilizados para entender la problemática de sus alumnos.

En el caso de la UNAM, dice la directora de Funmakoi, "también se ha formado un equipo piloto para los chicos que quieran terminar la preparatoria. La asesoría se dará en Ciudad Universitaria (en la capital del país), específicamente en la Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia. Si se requiere, con el tiempo se podrá conformar un grupo para personas que deseen comenzar su licenciatura o terminarla, si está inconclusa".

Prácticamente no existen requisitos para inscribirse, salvo, claro está, que los interesados que establezcan comunicación con Funmakoi no hayan concluido la primaria, secundaria o preparatoria, y cuyo campo de visión sea -20/200 con la mejor corrección posible, pues de lo contrario se trata de niños y jóvenes con miopía o ceguera, cuya condición requiere escuela especializada y no este tipo de apoyo.

La invitación es que "los padres de personas con esta condición llamen y se den la oportunidad de ver crecer a sus hijos como cualquier otro chico —dice convencida la entrevistada—, y dejen de culparse por algo de lo que no son responsables. Hay que pensar que los padres normalmente nos vamos a ir primero, y por ello debemos dejar a nuestros hijos lo mejor preparados para enfrentar la vida.

"Ésta era una de mis grandes preocupaciones cuando mi hija era pequeña: que pudiera ser independiente. Ahora veo que he ayudado a que sea muy positiva; conoce sus limitaciones, pero no se detiene, sabe a dónde ir y a dónde no, asiste a 'antros' y fiestas como cualquier persona de su edad, aunque recibe ayuda de sus acompañantes cuando lo requiere".

Así, concluye la directora de Funmakoi, "me he dado cuenta desde siempre que los individuos con visión disminuida están olvidados y nadie les brinda apoyo, quizá porque se encuentran en el punto medio entre los ciegos y quienes ven bien. Puedo decir que estoy iniciando este proyecto sólo con la valiosa ayuda de mi esposo, pero confío en que una vez que esto empiece a consolidarse, recibiremos la colaboración de grupos de profesionales y organismos gubernamentales o civiles".

Si desea más información sobre este tema o es familiar de una persona con debilidad visual que desea cursar la primaria, secundaria o nivel medio superior, comuníquese con Norma Koi Fernández al teléfono (01 55) 9171 1199, de lunes a viernes, de 9:00 a 18:00 horas. También puede escribir al correo electrónico f.makoi_tiflo@hotmail.com.

SyM

Última actualización: 05-2013


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
249
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.