Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

Tijuana, en grave peligro ante eventuales sismos de 6.5 grados

01/04/2011 04:49 3 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tijuana se encuentra desprotegida, en grave riesgo ante un eventual terremoto de entre 6.5 y 7 grados, debido al caos urbanístico que presenta dicha ciudad, advirtió Antonio Rosquillas Navarro, jefe de la Dirección de Protección Civil Municipal,

Tijuana se encuentra desprotegida, en grave riesgo ante un eventual terremoto de entre 6.5 y 7 grados, debido al caos urbanístico que presenta dicha ciudad, advirtió Antonio Rosquillas Navarro, jefe de la Dirección de Protección Civil Municipal, durante una plática sostenida la tarde del jueves 17 de marzo, con investigadores del Colegio de la Frontera Norte.

"Si a nosotros nos pilla un terremoto cercano de 6.5" grados, el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada "nos advierte que vamos a tener aceleraciones fuertes y con ellas vamos a tener problemas graves, ellos estiman que si llega a romper la falla de Silver Strand, que pasa prácticamente pegada a la costa, vamos a tener intensidades de 10 en Playas de Tijuana, intensidad de Mercalli que es el número de daños", planteó el funcionario municipal

Rosquillas argumentó: "Tenemos que trabajar para reducir la vulnerabilidad de la ciudad, es un problema verdaderamente grave...".

Añadió que, según estimaciones de los sismólogos, un evento sísmico importante podría presentarse con una intensidad máxima de 6.5 e algunos hay quienes diagnostican que puede ser de "7, 7.5 grados en la falla de San Clemente, que está aguas adentro, entonces como fallas que nos están amenazando a la ciudad de Tijuana, tenemos al norte la Falla de la Nación, un poquito más allá sobre el Centro de San Diego, la Falla de Ross Canyon; hacia el mar sí tenemos una serie de fallas, desde Silver Strand, Coronado Banks y luego San Clemente, capaces de generar 6, 6.5 y hacia el sureste tenemos la falla de Vallecitos".

En este sentido, refirió una conversación que tuvo durante una reunión del Instituto de Ingeniería antisísmica en San Diego: "Un sismólogo de la Universidad de San Diego se atrevió a decir que la Falla de Vallecitos con la de Ross Canyon, la unión era el Río Tijuana, o sea hay qué estudiarlo, pero teóricamente es eso y si es así, pues estamos corriendo un peligro tremendo".

--Tijuana ha crecido sin la conciencia o sin la idea de que algún día pueda haber un terremoto, a excepción de algunas obras que el propio constructor o el propio inversionista se las va a quedar para él, y él quiere que su inversión sea permanente, a lo mejor ahí podemos pensar en que tienen una muy buena ingeniería, están considerando una serie de riesgos, pero también vemos desarrollos habitacionales en dónde en menos de dos, tres años ya las casas tienen daños sustanciales en sus muros en los pisos en los jardines, en las bardas...

Cuando suceden esos fenómenos, como el de ahora allá en Japón, pues tenemos que capitalizarlo, tenemos que decir: Bueno, por qué sucedió allá y qué posibilidades hay de que suceda acá o lo que pasó en Haití o lo que ha pasado en otras partes del mundo, en China, en Pakistán, en La India, en Turquía, en Italia, en Nicaragua, en El Salvador, en Colombia, en la ciudad de México ¿y qué pasa con Tijuana?

El balance de Antonio Rosquillas para Tijuana no es halagador.

"Nosotros catalogamos a Tijuana como una ciudad de alto riesgo; sin embargo, los fenómenos perturbadores que nos amenazan no son muy frecuentes, vaya, no son frecuentes, son muy esporádicos en el tiempo, no hemos tenido un terremoto aún, insisto y eso lo digo en el sentido de que hay otras ciudades que presentan la amenaza más evidente o tienen un alto nivel de peligrosidad, como es Mexicali en la cuestión de los terremotos, es más probable que vayan ellos a tener otro terremoto como el que tuvieron el cuatro de abril antes de que nosotros tengamos un seis o un cinco cercano".

Los argumentos de los científicos del Cicese son dignos de tomar en cuenta: "Por vivir prácticamente encima de lo que son los límites de las dos placas y el movimiento que tienen", recalcó, en la capital de Baja California es más probable que ocurra otro terremoto, pero "somos mucho más vulnerables en Tijuana para que el día que suceda, vamos a tener más daños que lo que tuvieron ellos definitivamente en Mexicali".

Sismos como "parte aguas" de la Protección Civil

Aunque expresó que para la población no es deseable que se presente un sismo fuerte, comentó que, de cara a los graves problemas urbanísticos que afectan a la mega-urbe tijuanense, se vuelve necesario que ocurra un movimiento telúrico de importancia que saque a la población y a las autoridades del marasmo e impasividad en el que actualmente se encuentran, con el fin de corregir el rumbo y evitar problemas mayores dentro de medio siglo.

"Si nos toca el terremoto ahora en los próximos diez años, le estamos salvando la vida a muchos cientos de miles para el futuro o a miles, porque si seguimos con esta tranquilidad, de indiferencia sobre los riesgos sísmicos en la ciudad y el terremoto llega dentro de cincuenta, sesenta años, los daños van a ser bastante más severos de los que pueden ser hoy", precisó.

Y es que, afirmó Rosquillas Navarro, "la ciudad va a seguir creciendo con la ignorancia, tanto de la falta del conocimiento como de ignorarlo, no lo quiero ver, seguirán asentamientos con autoconstrucción esperando a que venga el terremoto que nos defina el antes y el después", situación que ya es grave en estos momentos y se incrementa al no tomarse las medidas correspondientes en materia de administración urbana.

"Esa es una de las cosas que creemos en Protección Civil, que no necesitamos ese fenómeno que nos ponga como el parte aguas" y puso de ejemplo el sismo que afectó a la ciudad de México el 19 de septiembre de 1985, porque "el Sistema Nacional de Protección Civil nace a raíz de un fenómeno perturbador que provoca miles de muertos, un impacto al producto bruto severo y ese es el parte aguas".

En este sentido, destacó la posición actual de Mexicali, donde, expresó, el terremoto de 7.2 grados del cuatro de abril de 2010, sirvió de parte aguas y "ya están por conmemorar el primer aniversario y están viendo haber con qué logros después del terremoto y la cosa interesante es que nosotros venimos trabajando sobre riesgo sísmico desde 1998 y Mexicali ha hecho mucho más y rebasa lo que Tijuana ha pretendido, gracias a su terremoto".

Es por eso que Antonio Rosquillas, quien empezó a trabajar en el área de Protección Civil desde las lluvias que afectaron a Tijuana en 1978, lanzó la siguiente advertencia, dirigida a los asistentes a la conferencia: "No queremos que pase eso en Tijuana, podernos hacer algo, entonces ustedes tienen una gran responsabilidad para a dónde van a aplicar sus conocimientos, ya sea en Tijuana o donde sea".

Tijuana, zona peligrosa

De cara a la realidad que enfrenta la Dirección a su cargo, la cual ha dirigido durante las administraciones municipales de Osuna Millán, Francisco Vega, Jesús González, Jorge Ramos y ahora con Carlos Bustamante, a quienes agradeció que le tuvieran paciencia, dijo: "Protección Civil lo único que hace es tratar de acolchonar los efectos que provoca la mala urbanización porque no prevenimos desastres".

Por eso, planteó la necesidad de hacer un estudio integral de toda Tijuana, porque "si nos vamos a hacer una comparación de qué tan expuestos estamos a tsunamis y ese tipo de cosas, no tenemos un estudio especializado, bien definido, hecho por las personas que lo tienen que hacer: sismólogos, oceanólogos, oceanógrafos".

Y detalló lo que de momento hacen para ir capoteando el temporal: "California tiene un estudio de riesgos de tsunamis de toda su costa y obviamente termina aquí en donde está Imperial Beach... pero nos deja un dato bien interesante: en donde está lo que era el famoso Parque de la Amistad, que nomás te acercabas y como que te apuntaban, o sea que de mucha amistad no era -comentó a manera de broma-, a ese nivel está el Faro y la Plaza de Toros y prácticamente todo Playas de Tijuana está al mismo nivel...".

--En ese plano que ellos tienen, el Parque de la Amistad no se inunda, en el peor de los casos que ellos estiman, tanto por fuentes cercanas como por fuentes lejanas, se mete por el Estuario del Río Tijuana alrededor de 500 metros, pegado a la Línea hay algunas entradas de algunos cañoncitos... por ahí se metería el agua... nosotros eso lo extrapolamos hacia este lado --dijo, asumiendo así que, en caso de producirse un tsunami, el agua tampoco se metería por el lado mexicano.

Ensenada y Rosarito, en riesgo ante tsunamis

"Ha dicho el doctor Ortiz en Cicese que para las costas de Tijuana, Rosarito y Ensenada, lo que él más teme que pueda suceder en algún momento, es en Rosarito, porque prácticamente está al nivel del mar, sobre todo la colonia Mexicali y la Obrera, y Ensenada que es el muelle, la bahía".

Sobre el Ensenada externó su preocupación, porque, explicó Rosquillas Navarro, "tengo entendido que es ola de bahía y los que pudimos ver en la televisión cómo se metió la ola en Santa Cruz, California, mientras en mar abierto se pierde la ola de tsunami entre el oleaje cotidiano, porque no es más allá de lo que está viendo, no se ve".

Tras el terremoto de Japón, refirió, a la población le ganó el morbo, porque "hubo una gran cantidad de personas que se acercaron el día del tsunami, que tuvimos que cerrar las calles, no por el peligro de tsunami, sino porque ya no cabían mas carros adentro que querían ir a ver la ola, sí, se esperaban que iba a venir la gran ola, iban a tomar sus videos y los iban a subir a YouTube".

De darse un escenario catastrófico en las costas de Baja California, dijo que el agua se mete "por los canales de navegación y es por donde entra la ola y es por lo que tienen peligro o temen que Ensenada pueda ser uno de los lugares en donde más se afecten -en caso de terremoto y posterior tsunami- y si la cosa pudiera ser más grave, bueno, pues Rosarito y a lo mejor Maneadero", que está" justamente atrás del Estero, a muy bajo nivel del mar", precisó.

Pero no todo son malas noticias sobre eventuales afectaciones en la costa oeste de Baja California. También informó lo que viene en materia de Protección Civil: "Ahora con los fondos federales para la Prevención de Desastres, tanto de Gobernación como de Sedesol, se está buscando la manera de que se inviertan para que se haga un estudio a medida del Estado de Baja California, para que entonces sí, científicamente, nos digan qué acciones tenemos que hacer y si hay que hacer notificaciones y rutas de evacuación", pues hacerlas, pero ya con un plan preconcebido.

Acciones anti desastre

Lentos, pero avanzando. Ese es el status actual de los encargados de velar por la seguridad de los tijuanenses ante el eventual surgimiento de desastres provocados por la naturaleza y la mano del hombre.

Rosquillas ejemplifica: "Hemos desarrollado proyectos con Naciones Unidas. En los noventa hubo la Década Internacional para la Reducción de Desastres Naturales, la cual trabajamos con ellos, con el Proyecto Radius, que aún estamos llevando mes con mes, todos los segundos martes de cada mes, en la Canaco".

"Van científicos del Cicese, investigadores del Colef, el maestro Rodríguez Estévez, es asesor de nosotros en el Proyecto Radius, hemos ido trabajando, pero a Tijuana le falta mucho... más estudios, ahorita estamos trabajando para tener un atlas de riesgos", anunció y es que, con una población que asciende actualmente, según el INEGI, a poco más del millón y medio de habitantes, el trabajo de la Dirección de Protección Civil se augura largo y difícil.

En este sentido, Antonio Rosquillas plantea:

--Queremos un atlas de riesgos con 9 tomos o con 12 tomos para que cada tomo sea para cada Delegación, porque es tan a detalle la problemática de Tijuana que tiene que ser por Delegación o dividirlo por cuencas.

La delegación Centro es la de menor riesgo, junto a la de Otay, que, sin embargo, tiene el Cañón del Pastejé y si nos vamos hacia el este, El Centenario tiene los cañones que bajan, que son El Nido de Las Águilas y Las Torres, con problemas serios de avenidas de aguas.

Los americanos que han hecho ahora su obra magna que nos divide a los dos países, ellos pusieron cuatro tubos de un metro noventa cada uno, ellos están considerando que va a bajar en algún momento una cantidad de agua que necesitan cuatro tubos de un metro noventa y en lo que cruzas la calle están las casas y tienen un espacio que no va de metro y medio de arroyito.

En la carretera que va a Tecate, los ingenieros mexicanos calcularon que el agua iba a bajar con tanta fuerza y tanta cantidad que hicieron un pluvial de casi cuatro metros de diámetro.

"Los ingenieros están calculando adecuadamente, pero nosotros hemos permitido que el asentamiento humano sea totalmente ilegal, sin orden...". ¿Por qué?, es la pregunta.

"Protección Civil no controla el crecimiento de la ciudad -responde--, no es nuestra responsabilidad de acuerdo a la reglamentación y las leyes, nosotros no somos los que damos o no permisos para construcción, tampoco contribuimos en dar o no el visto bueno, mucho menos provocamos asentamientos ilegales, porque luego hay líderes que van y llevan" a su gente, puntualizó.

El problema es que hay "tantas zonas que fueron regularizadas y que son zonas de alto riesgo, que tienen agua, teléfono, pavimento, energía eléctrica y la gente hace sus autoconstrucciones y una de las consecuencias de las autoconstrucciones, sin tener ningún fenómeno natural que nos haya impactado, de consideraciones fuertes, pues provocó que se cayera un muro y murieran cuatro personas, tres niños con su mamá".

Cuando la naturaleza nos supera

Tomando como faro los terremotos que se presentaron en Indonesia, Chile y Japón, dijo: "No quiero ser fatalista, pero de repente hay eventos que rebasan lo que uno espera y esa es la experiencia que tuvo Japón y Japón ha tenido dos experiencias últimas; uno fue el terremoto de Kobe, en 1995 y ahora el terremoto. En Kobe ellos no esperaban que la bahía de Osaka, en donde está la ciudad de Kobe, fuera a tener un terremoto de esa magnitud y con esas sacudidas, esas aceleraciones.

"Ellos esperaban un terremoto de menos magnitud del que había ocurrido y ahora con lo del terremoto de 9 grados en Japón, también los rebasó, ellos no esperaban un terremoto de esa magnitud, no esperaban que un tsunami fuera a ocasionarles esos problemas y mucho menos esperaban que fueran a tener, a pesar del fenómeno natural que los pone en la cuerda floja, el fenómeno generado por la mano del hombre, que es ahora el problema de la radiactividad".

Ante las consecuencias suscitadas por el terremoto del 11 de marzo, reiteró su posición sobre los temas que más le preocupan, por ejemplo, en caso de que en Tijuana se presenten grandes lluvias o un sismo de magnitud 6.5 grados o superior: "Hay fenómenos naturales todavía que nos rebasan definitivamente, entonces nos preguntamos qué estudios tenemos de Tijuana para pensar verdaderamente cuáles son los fenómenos que estamos esperando normales...".

Y abundó: "Lluvias de cuánto, terremotos de qué magnitud, cuáles son las fuentes que pueden generar esos terremotos, cuáles son los lugares de Tijuana que se pueden afectar más, en dónde podemos esperar mayores aceleraciones, qué tipo de estructura o habitación o casa, con qué materiales tenemos, en dónde podemos esperar mayores afectaciones, en dónde vamos a tener deslizamientos de masas de terreno, en dónde vamos a tener caídas de viviendas o dónde va haber licuefacción".

"Nosotros catalogamos a Tijuana como una ciudad de alto riesgo", es la advertencia de Rosquillas Navarro. En la medida en que tal advertencia sea tomada en cuenta o descartada por autoridades, ciudadanos y urbanistas, en esa medida se dará el nivel de maximización o minimización de daños, si acaso les llega a tocar un terremoto, en el mejor de los escenarios, de 6.5 grados.

Fotos: Ayuntamiento de Tijuana.


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
6417
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Karlsion (02/04/2011)

Tienes toda la razón Roberto. Ojala y no porque hasta ahorita no se ha presentado una desgracia semejante. Sedeje pasa
r y las autoridades junto con la sociedad se preparen dentro de lo posibe para una situación de emergencia.

0
+ -
Responder

Roberto Díaz Ramírez (02/04/2011)

Por parte de Protección Civil de Tijuana, me parece, no se está dejando pasar, Karlsion; saben lo que tienen y deben hacer, pero tienen un problema encima: Les falta personal operativo y recursos económicos para descorrer ese nudo gordiano que es el caos urbanístico de Tijuana.

0
+ -
Responder

Roberto Díaz Ramírez (02/04/2011)

Si el 7.2 que vivimos hace casi un año en Mexicali, le tumbó la casa al ex gobernador y actual senador González Alcocer, allá en Tijuana, esperemos que Dios no permita un sismo con epicentro en la zona costa porque las cosas se pondrían color "hormiga enojada". Frente a esto, sólo queda prevenir, adelantarnos a los sismos.