Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

El "Titan Missile Museum" es un mal recuerdo de la guerra

07/11/2009 06:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Obreviviente de la infraestructura militar de Estados Unidos que se le ha permitido existir como un monumento a la insensatez humana, el "Titan Missile Museum", representa un recuerdo intacto de lo frío, lo violento y lo agresiva que es una guerra. A 50 kilómetros de la ciudad de Tucson, Estados Unidos, se encuentra este museo único en el mundo ya que en él se puede ver en su presentación original, la combinación de tecnología para la guerra más avanzada e impresionante de la historia. El recinto museístico corresponde a las instalaciones donde está un Misil Balístico Intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) "Titán II", al que se le quitó la bomba de hidrógeno que tenía, construido, por mandato del gobierno de Estados Unidos durante la llamada "Guerra Fría" (1945-1990). De acuerdo con un reporte publicado en la revista "Ingenierías", el físico-matemático Rubén Morones Ibarra señaló que la visita a ese museo revive aspectos de una parte de la historia mundial reciente, en la que la humanidad vivió momentos de gran tensión por la amenaza de una tercera guerra mundial. Erguido en las entrañas de la tierra con 32 metros de profundidad, por tres de diámetro, "El Titán II" era considerado como el más poderoso en el arsenal de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que de haberse detonado, habría causado efectos devastadores superiores a los registrados en Hirosima y Nagasaki en 1945. "El recorrido es impactante, provocando una sensación de escalofrío, por lo que significaron en su momento, sus instalaciones y por la autencidad del equipo que se exhibe", explicó el especialista. Recomendó que antes de visitar el recinto sería conveniente documentarse un poco sobre el pasado reciente mundial. Las superpotencias surgidas de la Segunda Guerra Mundial se enmarcaron en una lucha armamentista con consecuencias desastrosas como conflictos bélicos en Asia, Africa, América Latina, el colapso de la Unión Soviética y la quiebra financiera actual. Durante la Guerra fría, ambas superpotencias (Estados Unidos y Rusia) vivieron en permanente alerta cuidándose una de otra, por lo que los programas militares tuvieron un amplio apoyo económico desarrollándose costosos proyectos como el diseño de los ICMB. Los misiles, cada vez más sofisticados y poderosos, junto con las armas nucleares, proporcionan la combinación perfecta para convertirse en líder mundial indiscutible en el campo militar. El misil del Titan Missile Museum, en Arizona, tenía la capacidad de ser lanzado 60 segundos después de dada la orden, llevando una bomba de hidrógeno de nueve megatones y recorrer 12 mil kilómetros en 30 minutos para alcanzar su blanco. En su trayectoria, el misil se eleva hasta las capas superiores de la atmósfera terrestre y regresa para liberar su carga mortal en su objetivo. Desde 1963 -cuando fue terminada su construcción hasta 1987, año en que fue desactivado- este artefacto ha permanecido bajo tierra en una estructura colosal de concreto, que fue la plataforma de lanzamiento. Considerada como la bomba nuclear más poderosa construida a la fecha, el "Titan II" contuvo originalmente una ojiva termonuclear, hasta finales de 1980, cuya carga tendría un efecto destructivo 20 veces más potente que la ocasionada en Hirosima. Los ocupantes de la cabina de control se mantuvieron en alerta permanente, las 24 horas del día, los 365 días del año, listos para lanzar el misil en caso de recibir la orden desde Washington. Se disponía también de un almacén con alimentos suficientes para permanecer sin salir durante 30 días. El guía de visitantes menciona que el misil tenía un menú programado de tres blancos, todos ubicados en el territorio de la Unión Soviética, sobre los cuales caería la destrucción total y la muerte. "Estar oyendo las explicaciones y parte de la historia de los sucesos de la guerra fría, así como estar viendo al cohete que transportaría la bomba es algo espeluznante. Inmediatamente comprendes la diferencia entre leer una información sobre algo y estar en el terreno de los hechos", comentó Morones Ibarra. La exhibición del misil declarado por el gobierno de Estados Unidos, "National Historic Landmark" en 1994, es una especie de homenaje a lo que nunca debió haberse hecho. "La locura de la Guerra fría llevó a los militares a los extremos de lo absurdo, pues estaban convencidos de que al asegurar la mutua destrucción entre Estados Unidos y la URSS, se garantizaba la paz", concluyó.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
353
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.