Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Daniel Higa escriba una noticia?

De Tlatelolco al Zócalo, una ruta de lucha histórica en México

03/10/2013 13:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

México ha pasado por etapas de cambio desde aquel 1968. Del autoritarismo priísta, pasamos a la era de la “bonanza” neoliberal. Se desgató el sistema político y llegamos a la época de democracia electoral

Han pasado 45 años desde aquel 2 de octubre que no se olvida. Cada año, unos minutos después de las seis de la tarde, el silencio invade la columna de personas que salen a las calles a recordar a los que murieron, a los que desaparecieron y a los que sobreviven en pie de lucha desde esa matanza de estudiantes que sucedió en la Plaza de las Tres Culturas y que fue el parte aguas de las luchas sociales en México.

“Es el 45 aniversario de la matanza del 68 y esta será una marcha pacífica que rememora este evento histórico”, dice Carlos David Roura, miembro del Comité 68 y ex líder estudiantil en el Consejo Nacional de Huelga.

La marcha irá de la Plaza de las Tres Culturas hasta donde les permitan avanzar, lo más cercano al Zócalo. “La idea original era evitar cualquier tipo de enfrentamiento, por eso no se pretendía llegar al Zócalo pero finalmente se acordó esto a pesar de las condiciones en las que se encuentra actualmente como centro nacional de acopio para los damnificados y que está tomada por las fuerzas federales”.

Pero esta marcha además de conmemorar, apunta hacia temas actuales de la realidad del país.  “Tiene muy claros los objetivos que es manifestarnos en contra de las reformas estructurales; en contra de la criminalización de los movimientos sociales y la libertad inmediata del profesor Alberto Patishtán. Estos son los ejes que sigue el movimiento”, dice el ex dirigente estudiantil.

México ha pasado por etapas de cambio desde aquel 1968. Del autoritarismo priísta, pasamos a la era de la “bonanza” neoliberal. Se desgató el sistema político y llegamos a la época de democracia electoral con la presencia de partidos de oposición en diversos escenarios. Salió el PRI de Los Pinos, llegó el PAN; salió el PAN y llegó el PRI otra vez.

Pero el ímpetu de los jóvenes ha retomado fuerza. Surgieron movimientos estudiantiles como el  Yo Soy 132, que fueron factor de unión para las protestas en la toma de posesión de Enrique Peña Nieto y en su primer informe de gobierno; eventos en donde se vio la fuerza de convocatoria de los jóvenes y también de otros movimientos que  desembocan en la necesidad de manifestar su descontento ante el panorama que presenta el país.

Ante este escenario de protestas sociales, David Roura señala: “las condiciones de luchas sociales se están volviendo extremas y ahora que el PRI regresó al poder, está la situación latente de la represión a los movimientos sociales. No me parecería extraño que estén midiendo hasta donde la sociedad puede justificar o no las represiones a grupos sociales”.

Y agrega: “todo esto es una campaña de medios en donde se satanizan a movimiento como el de la CNTE; tal como sucedió en el 68 con el estudiantil; sin embrago, veo una ventaja muy grande que es la existencia de internet y los medios alternativos que antes no teníamos”.

De una sola televisora que no dijo nada sobre la matanza de lo que pasó en Tlatelolco el 2 de octubre del 1968 en su noticiero nocturno, ahora las nuevas tecnologías permiten que en tiempo real uno se pueda enterar de lo que pasa en el mundo. El nuevo escenario de la información.

“Es un cambio muy favorable, porque esto ha permitido que nos enteremos de forma inmediata cuando se violan los derechos de algunas personas  gracias a que las nuevas tecnologías documentan muy rápido y en las redes sociales se conoce en todo el mundo un acto de represión”, asegura Roura.

El ímpetu de los jóvenes ha retomado fuerza. Surgieron movimientos estudiantiles como el Yo Soy 132, que fueron factor de unión para las protestas en la toma de posesión de Enrique Peña Nieto

Además hay un punto de avance en el sistema democrático, dice David Roura. “Lo que si hay que apuntar es el desarrollo de la democracia que era uno de los seis puntos del pliego petitorio de aquel entonces y que ahora se ha logrado que haya representantes de la izquierda en el juego político, aunque sea una izquierda muy pragmática y maiziada”, afirma.

Se vienen momentos de tensión entre las autoridades y la sociedad, debido a que las reformas presentadas por el gobierno federal han causado descontento en muchos sectores. La reforma educativa movilizó a la CNTE y miles de maestros en todo el país, la reforma energética ha juntado  a líderes de la izquierda y a sus seguidores y la reforma fiscal ha hecho que la clase media levante la voz ante los posibles impuestos que afectarían su estabilidad.

“Tal parece que los cálculos del sistema político de hacer las reformas estructurales que dicen que necesita el país, ha despertado la conciencia de muchas personas que parecían adormiladas. Por ejemplo ahora con la reforma fiscal, la clase media está indignada y respinga públicamente por el IVA a colegiaturas y todos los posibles cambios que  van a impactar  su economía, cosa que no veíamos”, explica Roura.

Pero además, “poco a poco se está logrando que se unan fuerzas de resistencia en contra de los embates del neoliberalismo. Primero los maestros estaban un poco aislados y ahora ya se unieron alumnos de universidades y otros movimientos sociales. Esto ayuda porque no se aíslan los movimientos y a la larga se amalgaman todos en una mismo camino que va a llevar una lucha conjunta”.

La crisis del sistema actual

Así como aquel movimiento estudiantil lidereado desde el  Consejo Nacional de Huelga marcó el rumbo de los movimientos sociales del país y del sistema político de finales de los sesenta, los miembros del Comité 68 buscan que su lucha siga inmersa en las fuerzas de cambio del mundo actual.

En palabras de David Roura: “La lucha del 68 creemos que sigue vigente, porque seguimos viviendo injusticia y desigualdad social.  Los pobres son cada vez más pobres y los ricos se vuelven cada vez más ricos.”

En palabras del luchador social, esto ha provocado que los grandes monopolios y empresas trasnacionales sean un lastre social. “Las grandes empresas no deben de ser tan pesadas para una sociedad –afirma-. Si en la cuna del capitalismo ya está presente una crisis, en el sur esto es una desgracia tremenda porque los complejos empresariales  son muy pesados y la economía de estos países muy débil para soportar sus exigencias y abusos”

Para el ex líder estudiantil, el mundo está en crisis. “El capitalismo mismo está en una crisis terrible. Los propios Estados Unidos viven una crisis económica y social muy profunda. O se socializa –sin miedo a la palabra socialización- el capital y se inventa una nueva fórmula de equilibrio social y económico, o vamos a desaparecer como nación y va a desaparecer el mundo moderno como lo conocemos.

De nueva cuenta el “Dos de octubre no se olvida” será la frase que de sentido a una lucha social que a través de los años ha encontrado eco en otros grupos sociales, en otras manifestaciones políticas y en otros actores, que siguen buscando la manera de lograr un mundo más justo para todos.

Http://daniel-higa-alquicira.suite101.net/

twitter@danielhiga_al


Sobre esta noticia

Autor:
Daniel Higa (209 noticias)
Visitas:
296
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.