Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Toma Pasión de Cristo en Iztapalapa camino hacia la UNESCO

20/04/2011 04:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

* En 2010 fue declarada Patrimonio Cultural de esa demarcación política * Ahora, el gobierno capitalino debe acogerla como patrimonio local * Será el Conaculta quien haga luego la petición formal a la Unesco Por Juan Carlos Castellanos C. México, 20 Abr. (Notimex).- El primer paso para que la ceremonia ritual de La Pasión de Cristo en Iztapalapa, que este año cumple 168 representaciones, sea declarada Patrimonio Intangible de la Humanidad por la UNESCO, ya está dado, destacó la vocera de esa demarcación política, María de la Luz Avilés. La coordinadora de Comunicación Social señaló a Notimex que fue durante la presentación de la edición 2010 cuando se declaró a esa apoteosis Patrimonio Cultural Intangible de esa jurisdicción y que ahora, autoridades y pueblo de Iztapalapa esperan que el gobierno de la Ciudad de México la defienda. Como en cascada, dijo Avilés, “el paso siguiente sería que el gobierno de la República, a través del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) haga la petición a la UNESCO para que La Pasión de Cristo en Iztapalapa sea declarada Patrimonio Intangible de la Humanidad, con los beneficios lógicos”. En tanto, voceros del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informaron que hasta hoy se han mantenido al margen de este asunto, dado que son las autoridades delegacionales, de la Ciudad de México y del Conaculta, quienes habrán de dar seguimiento a esta solicitud. Mientras, la 168 edición de la Semana Santa en Iztapalapa, que en su pleno desarrollo incluye las escenas de La Pasión de Cristo, se lleva a cabo del 17 al 23 de abril. Se trata de una obra cultural monumental con significado y valor excepcional, que cada año congrega a miles de feligreses de todo el mundo. “Esta representación forma parte de una amplia visión cultural para mostrar una Iztapalapa en la que se reconoce la calidad de la gente que la habita, gente de trabajo, de lucha, que día a día produce, de comunidad que se organiza”, de acuerdo con las autoridades de esa delegación, localizada en el oriente de esta capital. Alrededor de estas festividades, familias y visitantes se unen y comparten. No son sólo feligreses y turistas, sino fotógrafos, investigadores y artistas de muchas naciones. A la actividad acuden entre tres y seis millones de personas y en la representación toman parte entre cuatro mil y siete mil personas. Sin embargo, lo más importante es la organización popular: Las cinco mil personas actuantes, de los ocho barrios, en tres meses logran la sincronización de un gran ballet o de una gran fábrica de cosas intangibles, y lo hacen, por el deber o el gusto de hacerlo, para compartirlo con su gente y con el mundo. El gobierno de Iztapalapa, señaló la misma fuente, fortalece la identidad de los iztapalapenses “para que quienes habitamos aquí nos reconozcamos y respetemos, del Salado a la Sierra y de los pueblos a las colonias más cercanas al centro de la ciudad, de las organizaciones sociales a los organismos productivos”. “La Pasión de Cristo” simboliza la síntesis de Iztapalapa, así como su añeja resistencia. “Con su organización, crean una realidad común al reproducir lo que han hecho sus ancestros. Se unen generaciones para representar la historia más conocida de la cultura occidental, haciéndola cotidiana en cada año”. Según las autoridades delegacionales, aquí se refrescan las viejas costumbres; sus habitantes rejuvenecen lazos sanguíneos, de compadrazgo, de pertenencia e identidad con el barrio y con la localidad en las distintas fiestas de su calendario. Carlos Monsiváis, el intelectual mexicano más popular, escribió: “La conmemoración de la Pasión de Cristo en Iztapalapa es el último, genuino, avasallador teatro de masas que queda en la República Mexicana”. Esto es suficiente para reconocer a esa ceremonia como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad, y reúne todos los requisitos que exige UNESCO. Y para concretar el actual sueño de los iztapalapenses, la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, la Delegación Iztapalapa y el Comité Organizador de la Pasión de Cristo en esa demarcación crearon una comisión de trabajo que impulse declarar Patrimonio Cultural Tangible Intangible, a esta tradición. De aprobarla, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, la firmará y publicará en la Gaceta Oficial capitalina, lo cual la protegerá, conservará, promoverá su investigación y se difundirá aún más, dio a conocer el pasado fin de semana la Secretaria de Cultura Elena Cepeda de León. La delegada Clara Brugada Molina sostuvo que este anuncio es fundamental para que el Estado mexicano incluya a la representación entre el Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, con lo que podrá tener acceso a fondos internacionales para su preservación y para mejorar su economía y turismo. Subrayó que lo más importante es resaltar la participación de la gente en la organización de esta tradición que este año cumple 168 representaciones ininterrumpidas, donde la autoridad delegacional participa con seis millones de pesos únicamente para logística, y la gente aporta todo lo demás al festejo. Mientras, el coordinador de Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural de la Secretaría de Cultura, José de la Rosa, explicó que tras la declaratoria se creará una Comisión de Vinculación Comunitaria con su propio programa de destinado a investigar, preservar y promover la representación de La Pasión. Reiteró que actualmente Iztapalapa está a la espera de que la declaratoria sea firmada por el Jefe de Gobierno capitalino y publicada en la Gaceta oficial, e inmediato sea entregada al Conaculta para que las autoridades de ese organismo la hagan llegar, sin demora y buena voluntad política, a sede de la UNESCO. Explicó también que el programa de preservación de “La Pasión de Semana Santa en Iztapalapa” considerará el carácter educativo, así como los valores culturales que representa, para ser transmitidos a las generaciones futuras. Lo anterior, para hacer honor a la casi declaratoria que podría hacer la UNESCO. Los valores históricos de esta representación religiosa y cultural, el sincretismo vinculado a lo prehispánico y occidental que encarna, así como la participación comunitaria que refleja, son entre otros, los significados que harán de esta tradición, un Patrimonio Cultural Inmaterial de México y el mundo.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
166
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.