Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Epistemologia escriba una noticia?

“TP Integrador – Unidad II”

27/04/2017 12:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"La formación a partir de la reflexión sobre las propias prácticas docentes. Fundamentos y acciones a realizar"

Alumnos:

 - Lloret, Ana Clara

 - Miglino, Natalia

 - Rodriguez Castelli, Leopoldo

 - Santos, Laura

 

TRABAJO PRÁCTICO INTEGRADOR: UNIDAD II

 

   Ser educador: una decisión valiente. ¿Por qué uno decide convertirse en educador? ¿Qué nos hace querer ir día a día a la escuela?

     Empecemos por nuestra formación ¿o instrucción?: los profesorados. El currículum y los profesores  en los diferentes niveles educativos  responden a una realidad educativa inexistente. Pasamos cuatro años dentro de una institución académica donde se plantea, desde las diferentes bibliografías utilizadas, la educación de una escuela liberadora, donde el sentido de la educación no es la mera instrucción sino que se abarca en un sentido amplio, teniendo como finalidad promover  la autonomía de los educandos. Pero esta educación superior que nos brindan tiene claras contradicciones a la hora de poner en práctica lo expresado a través de los libros de texto. Por otro lado esta educación está teñida de innovaciones tecnológicas sin fundamento, que dejan al nuevo profesor con herramientas muy deficientes para la escuela de hoy, por lo que la formación docente con todo lo que eso implica queda desdibujada,   aportándonos la mayoría de las veces una instrucción de “cómo” ser educadores, pero ni el “qué”, “para qué” serlos.

Varios profesorados siguen resistiendo al cambio en los programas, teniendo sólo en el último año un espacio con mayor carga horaria dedicado a las  prácticas docentes, tan indispensables para reafirmar la vocación cómo para entender métodos, modos en la enseñanza. Por lo que uno concluye su carrera, siendo un sabio teórico con muy poca experiencia en la práctica con todas las variables que la atraviesan. Pero ésta resistencia al cambio, a la transformación educativa, no sólo en los profesorados sino también en todos los niveles educativos, está presente, no sólo por parte de los mismos actores dentro de las instituciones, sino que también se refleja claramente en la comunidad educativa que naturaliza las prácticas docentes tradicionales y al naturalizar estas prácticas las legitiman. De este modo el inconsciente colectivo  generado, al legitimar dichas prácticas, es un factor fuerte y utilizado como herramienta por las clases dominantes para no accionar sobre una verdadera transformación partiendo del miedo a lo nuevo, a lo que podría ser y es así como se invita a la no acción por parte de los sujetos. Pero debemos preguntarnos ¿por qué no se participa activamente en la transformación?, ¿somos conscientes de la importancia de nuestra alfabetización política? Para generar un verdadero cambio en la educación debemos ser conscientes de nuestro nivel de alfabetización política, de cómo esta nos hace comprender los diferentes fenómenos y proceder de manera eficaz frente a los mismos. Debido a que la educación está directamente ligado a lo político debemos proponernos elevar el nivel de alfabetización política ya que hoy en día poseemos un nivel muy bajo, apropiándonos de nuevos  conocimientos políticos, como sujetos, estaremos en pleno ejercicio de nuestra ciudadanía.

   La urgencia que se genera a la hora de enseñar.  El proceso de aprendizaje-enseñanza con los educandos debe ser real pero en los tiempos escolares. La presión que se le ejerce al educador para terminar con el programa, hace que no se busque el conocimiento verdadero y mucho menos la apropiación real de este. De hecho las formas de evaluación de los saberes en una educación progresista deben ser una instancia más de aprendizaje, en proceso, deben ser correctivas, es decir que se genera  en el hacer y rehacer de los educandos, problematizándolos de manera tal que se involucren con su educación, con su pensamiento crítico, que aborden la realidad. Cada práctica, cada actividad  realizada es evaluada por el educador.

Más sobre

 Enseñar mediante la retórica, con tecnología en dónde el educando pueda construir el conocimiento y no depositando este último, requiere del factor tiempo y justamente es lo que uno no posee. De esta manera, el docente termina realizando diversas tareas en simultáneo, para complacer todo requerimiento por parte de las instituciones.

     Capacitarse para “renovarse como educador”. Muchas veces los cursos plantean utopías que sólo nos hace perder el tiempo. Para tener más puntos en los listados docentes y así, tener más posibilidades para obtener un cargo, uno debe hacerlos .Además, debemos de disponer de tiempo, puesto que se realizan fuera del horario escolar. Por lo que uno se pregunta, realmente, ¿sirven las capacitaciones?, ¿nos convierte en mejores  educadores?

      Ser un  buen educador solamente depende de uno. Freire sostenía que “una de las virtudes de un educador progresista es la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace”. Tomando este pensamiento y para lograr esta virtud se requiere de una constante reflexión y autocrítica sobre nuestras capacidades. Cada grupo de educandos en el que uno se ve inmerso,   es un mundo atractivo, único y por lo tanto complejo. Y es en esta complejidad donde los educadores deben realizar su mejor esfuerzo para poder transformar verdaderamente sus prácticas.  Edgar Morín sostenía que: "La educación debe promover una inteligencia apta para referirse a lo complejo, al contexto, en una concepción global". Ser consciente de la complejidad que atraviesa a las instituciones educativas nos hace no sólo reflexionar acerca de nuestro rol dentro de las aulas sino también nos invita a generar las estrategias necesarias para que el proceso de enseñanza-aprendizaje se adecue al contexto en el que estamos desarrollándonos como educadores. Es por eso que todos los días deben ser  un reto, un desafío, del cual uno se retroalimenta. Cada estrategia satisfactoria que uno utiliza debe ser tenida en cuenta para futuras prácticas, pero no debemos caer en la desgracia de naturalizarlas. Las sociedades cambian, las personas lo hacen, por lo que cada año, cada grupo de educandos debe ser respetado, analizado y comprendido. De este modo podremos brindarle las mejores herramientas para acompañar su proceso de enseñanza-aprendizaje donde puedan formarse como sujetos críticos de la realidad para poder transformarla activamente.

Bibliografía:

  • FREIRE, P., (197O): Pedagogía del oprimido. México: Siglo Veintiuno Editores.
  • LENS, J.L., (2001) Paulo Freire: su praxis pedagógica como sistema. Buenos Aires.
  • Morin, E. (2000) Los siete saberes para una educación del futuro. Documento de la UNESCO.

Sobre esta noticia

Autor:
Epistemologia (1 noticias)
Visitas:
1561
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.